Tendencias21

El bosque se rediseña al ritmo del cambio climático

El bosque se rediseña al ritmo del cambio climático, ha descubierto un estudio realizado con hayas y píceas. La elevación de las temperaturas prolonga la aparición de nuevas hojas en primavera y la duración de las hojas amarillas en otoño, al mismo tiempo que aumenta el crecimiento de la biomasa. El estudio ha determinado que las hayas dominarán en el futuro en los bosques europeos.

El bosque se rediseña al ritmo del cambio climático

Cada árbol reacciona de forma diferente al calentamiento global y la humedad del aire desempeña un papel mucho más importante de lo que se creía en esta reacción, ha descubierto un  estudio realizado con dos tipos de árboles, las hayas y las píceas, las especies más abundantes en Europa.

El haya es uno de los árboles que habitan en los bosques de clima templado y continental de Europa. Con una altura de 40 metros, crece verticalmente si está en grupos, o bien ramifica a muy temprana edad si se encuentra aislado.

Las píceas son árboles entre 20 y 60 metros con porte piramidal. Entre sus representantes más conocidos está el abeto común europeo o picea glauca. La mayoría de las especies del género son árboles longevos y de crecimiento lento.

Lo que ha descubierto este estudio es que la elevación de las temperaturas alarga la temporada de crecimiento de ambos tipos de árboles, es decir, prolonga el período comprendido entre la aparición de nuevas hojas o agujas en la primavera, y el amarillo de sus hojas en otoño.

Asimismo, el calentamiento global aumenta el crecimiento de su biomasa. En el caso de las hayas, se benefician de la elevación de las temperaturas, prosperando rápidamente y aclimatándose más fácilmente que las píceas.

Las píceas, explican los investigadores en un comunicado, se adaptan más lentamente, ya que es una especie más conservadora. El estudio ha constatado así que una de las consecuencias más claras de la elevación de las temperaturas para los bosques es que las hayas predominarán en el futuro.

Otra sorpresa de esta investigación es que la explicación de este comportamiento no reside en el proceso de la fotosíntesis, estrechamente vinculado a la temperatura, ni en la cantidad de agua presente en el suelo, sino en el déficit de presión de vapor, es decir, en la humedad que el aire puede contener según la temperatura.

Ventaja competitiva

El déficit de presión de vapor (DPV) es la cantidad de vapor de agua que se requiere en un determinado momento para saturar la atmósfera: indica la diferencia entre la cantidad de vapor de agua que puede retener el ambiente, la cual depende de la temperatura. Este valor representa el grado de sequedad de la atmósfera y la presión que ejerce sobre el sistema hídrico de la planta.

Las plantas disponen sobre sus hojas de orificios microscópicos, llamados estomas, que sirven para regular los cambios gaseosos con el exterior. Los vegetales utilizan estos estomas para absorber el CO2 de la atmósfera por difusión, explican los investigadores.

Cuando los estomas se abren para dejar entrar el CO2, al mismo tiempo dejan escapar el agua. Este movimiento de succión del líquido se llama transpiración y se debe a que generalmente hay más humedad en la planta que en el aire. Este movimiento es el que permite al agua y a la savia subir desde el suelo las raíces, hacia los tallos y las hojas.

Cuanto más seco es el are, más importante será el DPV y más fuerte será el proceso de succión. Cuando se suceden muchos días con el DPV alto, lo que ocurre cada vez con más frecuencia con el cambio climático, los vegetales reaccionan a estos eventos extremos de diferente forma, tal como se ha comprobado con las hayas y las píceas.

Antes de que el agua empiece a escasear en el suelo, las píceas cierran sus estomas para evitar el estrés hídrico, mientras que las hayas esperan un poco más antes de tomar esta medida, lo que les permite seguir absorbiendo CO2 para su crecimiento, encontrando así una ventaja competitiva en relación con las píceas.

Simulación de temperaturas

Tradicionalmente, las repuestas de los vegetales al entorno se analizan apoyándose en promedios estacionales o anuales de las temperaturas y de las precipitaciones. En este caso, no es suficiente para explicar los diferentes crecimientos que experimentan las hayas y las píceas.

La originalidad y el éxito de este estudio reside en el recurso a un dato poco utilizado: el número de horas que registra un DPV por encima de un determinado nivel crítico, que indica la sequedad vivida por la planta.

Los investigadores se proponen ampliar sus estudios a otras especies de árboles, con la finalidad de realizar un retrato-robot del futuro bosque europeo a tenor del calentamiento global, y conseguir una explotación forestal más duradera.

Este estudio se realizó mediante la observación durante cuatro años, entre 2012 y 2015, de la evolución de dos especies de árboles que tenían entre cinco a siete años. Los árboles se replantaron en tres altitudes diferentes en las que el clima era más cálido, menos un grupo que quedó en su lugar de origen como control.

Este desplazamiento permitió simular para las plantas una elevación de la temperatura entre 1ºC a 6ºC, que son los parámetros que se esperan de aquí a 2100, según diferentes escenarios climáticos. Un modelo de medida del tronco y de las cuatro ramas principales permitió a continuación observar la evolución de la biomasa de cada  planta.

Referencia

Vapor-pressure deficit and extreme climatic variables limit tree growth. Global Change Biology. DOI: 10.1111/gcb.13973

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21