Tendencias21
El cerebro cambia según cada género musical

El cerebro cambia según cada género musical

Investigadores japoneses hallaron diferentes comportamientos neuronales entre intérpretes de música clásica occidental, japonesa y personas sin formación musical. Los músicos entrenados poseen mayor capacidad de predicción rítmica que los neófitos, pero hay notables cambios cerebrales según cada estilo musical.

El cerebro cambia en función de cada género musical,  ha revelado un reciente estudio desarrollado en la Universidad de Tokio. Los especialistas comprobaron la presencia de tipos específicos de comportamiento neuronal de acuerdo al estilo de música desarrollado, un hallazgo trascendente sobre el impacto cultural en el aprendizaje y el desarrollo del cerebro.

Los científicos analizaron las diferencias en los cerebros de los distintos participantes de la investigación, algunos de los cuales eran músicos dedicados a un repertorio clásico occidental, mientras que otros se orientaban a la música clásica japonesa. En tanto, un tercer grupo no tenía experiencia musical.

Como se expresa en un comunicado de prensa,  el efecto de la música en el cerebro ha sido largamente investigado, pero la mayoría de los estudios se centra exclusivamente en estilos musicales occidentales. La música clásica japonesa, por ejemplo, es un género importante a considerar porque insume un patrón rítmico muy diferente con respecto a su variante occidental.

El sentido del ritmo se encuentra únicamente en el cerebro humano, y en consecuencia cuando la música presenta variantes en los patrones rítmicos también se observarán distintas reacciones cerebrales. Lógicamente, el impacto será diferente en los cerebros de quienes poseen conocimientos musicales con relación a quienes no tienen experiencia al respecto.

Comportamientos neuronales y patrones rítmicos

De esta forma, y a partir de estas hipótesis de trabajo, los investigadores lograron descubrir notables diferencias en el comportamiento neuronal entre los participantes que se dedican a la música clásica occidental, de ritmos más regulares, y aquellos que practican música clásica japonesa, la cual se caracteriza por patrones rítmicos más cambiantes y desestructurados.

Empleando una técnica denominada magnetoencefalografía, que observa los campos magnéticos en el cerebro, los científicos determinaron que la predicción rítmica o el aprendizaje de los patrones de los ritmos se reflejó en el hemisferio izquierdo de los cerebros de los participantes. Lo más importante es que se observó un mayor nivel de actividad en las personas con entrenamiento musical, con respecto a quienes no lo poseen.

Avanzando un poco más, los investigadores encontraron diferencias en las respuestas neuronales entre los ejecutantes de música clásica japonesa y aquellos dedicados a la música clásica occidental, un aspecto que deja en claro cómo las estructuras rítmicas de cada género pueden influir de forma diferente en el cerebro.

Expresiones culturales y desarrollo del cerebro

La investigación se enmarca en un proyecto aún más ambicioso, que busca desentrañar la forma en la cual las expresiones culturales y sus diferencias impactan en el aprendizaje y el desarrollo cerebral.

Los expertos creen incluso que los intervalos temporales y los ritmos irregulares que caracterizan a la música clásica japonesa pueden incidir positivamente en el tratamiento de los trastornos del lenguaje y otras patologías relacionadas.

Referencia

Musical expertise facilitates statistical learning of rhythm and the perceptive uncertainty: A cross-cultural study. Tatsuya Daikoku and Masato Yumoto. Neuropsychologia (2020).DOI:https://doi.org/10.1016/j.neuropsychologia.2020.107553

 

Foto: Kael Bloom. Unsplash.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

1 comentario

  • Es indudable la influencia de la música (ritmo, melodía, armonía) en el desarrollo cerebral del ser humano. Esta investigación así lo ratifica. Me parece importante el poder ayudar a quienes padecen anomalías en su lenjuage,escuchando músicas y poniendo atención enle ritmo.
    Buen artículo.

RSS Lo último de Tendencias21

  • Partículas invisibles de polvo cósmico habrían propagado la vida por toda la Vía Láctea 20 febrero, 2024
    Una nueva investigación sostiene que el polvo cósmico podría ser responsable de la propagación de la vida por toda la galaxia, mediante un proceso conocido como panspermia. Esta no es una idea nueva, pero en este trabajo se ha calculado qué tan rápido podría suceder: gracias a la presión de la radiación solar, pequeños granos […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un misterioso encuentro cósmico modificó la órbita de la Tierra hace millones de años 20 febrero, 2024
    Alrededor de 56 millones de años atrás, en el límite entre el Paleoceno y el Eoceno, la temperatura de la Tierra se elevó hasta 8 grados Celsius. Una nueva investigación postula que un encuentro superficial entre el Sistema Solar y otra estrella podría haber cambiado la órbita de la Tierra, con la intensidad suficiente como […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un antibiótico que puede superar a muchas cepas de bacterias resistentes 20 febrero, 2024
    Investigadores de la Universidad de Harvard han creado un antibiótico que puede superar muchas bacterias resistentes a los medicamentos. Estas cepas se han convertido en una amenaza mortal y creciente para la salud mundial.
    Redacción T21
  • Los satélites espía proporcionan información sobre los cambios históricos en los ecosistemas 20 febrero, 2024
    Más de un millón de imágenes desclasificadas de antiguos programas de espionaje estadounidenses podrían utilizarse para la investigación y conservación ecológica, a partir de los recientes avances tecnológicos en el procesamiento y análisis de imágenes. Llamamiento científico para aprovechar esta oportunidad.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Algunos virus antiguos moldearon nuestros cuerpos y cerebros 19 febrero, 2024
    Los virus antiguos que infectaron a los vertebrados hace cientos de millones de años desempeñaron un papel fundamental en la evolución de nuestros cerebros avanzados y cuerpos de gran tamaño, según un nuevo estudio. De acuerdo a los científicos, una secuencia genética adquirida de retrovirus es crucial para la producción de mielina, y ese código […]
    Pablo Javier Piacente
  • Las minilunas podrían transformarnos en una especie interplanetaria 19 febrero, 2024
    "Minilunas" aún no descubiertas pueden orbitar la Tierra: teniendo en cuenta su proximidad a nuestro planeta, estos pequeños cuerpos serían excelentes herramientas para potenciar la exploración espacial. En concreto, algunos científicos creen que estos diminutos satélites podrían permitir a la humanidad explorar con mayor facilidad el Sistema Solar, establecerse como una especie interplanetaria y vivir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un robot con el cerebro de un insecto 19 febrero, 2024
    Investigadores europeos han desarrollado un robot que puede moverse como un insecto. Le integraron un modelo de la actividad neuronal que se mueve de la misma forma que lo hacen los insectos para navegar eficientemente en cualquier entorno, sin tener capacidad de aprendizaje.
    Redacción T21
  • ¿La cognición sería una función de onda? 19 febrero, 2024
    Las ondas cerebrales desempeñan un papel crucial para la formación de la memoria, de la misma forma que las ondas cuánticas estructuran las neuronas que posibilitan la cognición. Una nueva investigación sugiere que memoria y consciencia podrían formar parte de esa dinámica, aunque a escalas muy diferentes.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los simios también tienen sentido del humor 18 febrero, 2024
    Cuatro especies de grandes simios empiezan a burlarse de los demás en broma en edades tan tempranas como los humanos. Sus burlas son provocativas, persistentes y se caracterizan por elementos sorprendentes y divertidos. Llevan así 13 millones de años.
    Redacción T21
  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe