Tendencias21

El CO2 puede ser almacenado bajo tierra 100.000 años sin peligro

El estudio de una reserva de CO2 de origen natural de 100.000 años de antigüedad no ha revelado una corrosión significativa en dicha reserva. Esto sugiere que el gas de efecto invernadero no se ha filtrado ni ha salido durante ese tiempo. Dado que los escapes son una de las principales preocupaciones sobre la captura y almacenamiento de carbono (CCS) para reducir los gases de efecto invernadero, el hallazgo parece una buena noticia.

El CO2 puede ser almacenado bajo tierra 100.000 años sin peligro

Una nueva investigación muestra que las acumulaciones naturales de dióxido de carbono (CO2) que han sido atrapadas bajo tierra durante unos 100.000 años no han corroído significativamente las rocas que las cubren, lo que sugiere que el almacenamiento de CO2 en depósitos bajo tierra es mucho más seguro durante largos períodos de tiempo de lo que se pensaba.

Estos resultados, publicados en la revista Nature Communications, demuestran la viabilidad de un proceso llamado captura y almacenamiento de carbono (CCS) como solución para reducir las emisiones de carbono que generan las centrales eléctricas.

El CCS implica capturar el dióxido de carbono producido por dichas centrales, comprimirlo, y bombardearlo en embalses rocosos situados a más de un kilómetro bajo la tierra.

El CO2 debe permanecer enterrado durante al menos 10.000 años para evitar sus impactos sobre el clima. Una de las preocupaciones que genera este sistema es que el ácido diluido, que se forma cuando el CO2 almacenado se disuelve en el agua presente en las rocas del yacimiento, pueda corroer dichas rocas y dejar que el CO2 se escape y salga a la superficie.

Mediante el estudio de un reservorio natural en Utah, EE.UU., en el que el CO2 liberado de formaciones profundas ha quedado atrapado durante unos 100.000 años, un equipo de investigación ha demostrado que el CO2 puede ser almacenado de forma segura bajo tierra durante mucho más tiempo que los 10.000 años necesarios para evitar impactos climáticos.

Esta nueva investigación muestra que el componente crítico en el almacenamiento geológico de carbono, la capa relativamente impermeable de la «roca de cubierta» que retiene el CO2, puede resistir la corrosión del agua saturada de CO2 durante al menos 100.000 años.

«La captura y almacenamiento de carbono es vista como la tecnología esencial para que el Reino Unido pueda cumplir con sus objetivos de cambio climático», explica el autor principal del estudio, Mike Bickle, Director del Cambridge Centre for Carbon Capture and Storage de la Universidad de Cambridge.

«Nuestro estudio demuestra que el almacenamiento geológico de carbono puede ser seguro y predecible a lo largo de muchos cientos de miles de años”, añade Bickle.

El componente clave en la seguridad del almacenamiento geológico de CO2 es una capa impermeable de roca situada sobre el embalse poroso en el que se almacena el CO2. Aunque el CO2 sea inyectado como un fluido denso, todavía es menos denso que las salmueras que originalmente llenan los poros de los depósitos, y se elevará hasta quedar atrapado por la capa de rocas relativamente impermeables.

Escasa corrosión

«Algunos estudios previos, utilizando simulaciones por ordenador y experimentos de laboratorio, han sugerido que estas rocas de cubierta pueden ser corroídas progresivamente por las salmueras cargadas de CO2, formadas al disolverse este gas, creando capas más débiles y permeables de roca de varios metros de espesor que pondrían en peligro la retención segura del CO2 «, explica Bickle.

«Sin embargo, estos estudios han sido realizados bien en laboratorio, en escalas de tiempo cortas, bien a partir de modelos teóricos. Predecir el comportamiento del CO2 almacenado bajo tierra se logra mejor mediante el estudio de las acumulaciones de CO2 naturales que han sido retenidas durante períodos comparables a los que se precisan para un almacenamiento eficaz», sigue diciendo el investigador.

Para comprender mejor estos efectos, el presente estudio examinó un reservorio natural con grandes embalses naturales de CO2 atrapado en rocas sedimentarias durante cientos de miles de años. El equipo perforó el fondo bajo la superficie de uno de estos reservorios naturales de CO2 para recuperar muestras de las capas de roca y de los fluidos confinados en los poros de la roca.

Luego estudió la corrosión de los minerales que componen la roca y cómo dicha corrosión había afectado a la capacidad de la roca de cubierta para atrapar eficazmente el CO2 durante períodos de tiempo geológicos. Se descubrió así que el CO2 tuvo muy poco impacto sobre la corrosión de los minerales en la roca de cubierta, con una corrosión de solo una capa de 7 centímetros de espesor. Esto es considerablemente menos que lo predicho en algunos estudios anteriores (varios metros de corrosión).
 
Los investigadores también usaron simulaciones por ordenador, realizadas a partir de datos recogidos de las muestras de roca, para mostrar que esta capa  de 7 centímetros había tardado al menos 100.000 años en formarse.

La investigación demuestra que la resistencia natural de los minerales de cubierta a las aguas gaseosas ácidas hace que enterrar el CO2 bajo tierra sea un proceso mucho más predecible y seguro que lo estimado previamente.

Referencia bibliográfica:

N. Kampman, et al. Observational evidence confirms modelling of the long-term integrity of CO2-reservoir caprocks. Nature Communications (2016). DOI: 10.1038/ncomms12268.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente