Tendencias21
El contacto piel a piel beneficia a los bebés prematuros a largo plazo

El contacto piel a piel beneficia a los bebés prematuros a largo plazo

El beneficio que los bebés prematuros obtienen del contacto de su piel con la de sus madres es mensurable incluso 10 años después de su nacimiento, ha revelado un estudio realizado por especialistas de la Universidad Bar-Illan de Israel. En concreto, la investigación constató que la técnica de “cuidado canguro” mejoró a largo plazo las habilidades cognitivas y ejecutivas de los pequeños, su respuesta neuroendocrina al estrés, su sistema nervioso autónomo, y su control cognitivo. Por Yaiza Martínez.

El contacto piel a piel beneficia a los bebés prematuros a largo plazo

El beneficio que los bebés prematuros obtienen del contacto de su piel con la de sus madres es mensurable incluso 10 años después de su nacimiento, ha revelado un nuevo estudio publicado en la revista Biological Psychiatry.

En general, ya se sabía que el contacto físico con los bebés es esencial para el desarrollo físico y psicológico de los pequeños. Esto había quedado demostrado a través de efectos constatados en recién nacidos abandonados en hospitales u orfanatos, con problemas de desarrollo posteriores, como depresión o incapacidad de prosperar. Pero, ¿qué tipo de contactos es necesario y cuál beneficioso para el bebé?

En el presente estudio, Ruth Feldman, profesora del Brain Research Center de la Universidad Bar-Ilan de Israel, y sus colaboradores, analizaron los efectos de diferentes niveles de contacto físico en bebés nacidos antes de tiempo.

«En este estudio, que ha durado una década, se ha demostrado por vez primera que el contacto entre la madre y el recién nacido piel a piel durante el período neonatal mejora la funcionalidad de los niños diez años más tarde», afirma Feldman en declaraciones publicadas por Elsevier.

Efectos una década después

Más concretamente, los investigadores compararon a bebés prematuros atendidos en incubadora estándar con otros a los que se les aplicó una técnica conocida como «cuidado canguro» (KC), que consiste en mantener el contacto piel a piel entre el bebé y un adulto unas horas al día.

La KC se desarrolló inicialmente para atender a bebés prematuros en regiones donde no se disponía de incubadoras. El método, en esencia, consiste en aprovechar el calor del cuerpo de la madre para mantener a los bebés calientes, y evitar así el riesgo de que sufran hipotermia.

En esta investigación, Feldaman y su equipo pidieron a 73 madres que practicaran el contacto piel a piel con sus bebés prematuros durante una hora al día, durante 14 días consecutivos. A modo de comparación, los investigadores también evaluaron a 73 recién nacidos prematuros que recibieron atención en una incubadora estándar. El seguimiento a los niños se realizó en siete ocasiones, durante los diez primeros años de sus vidas.

Así pudo constatarse que durante el primer semestre de los niños, las madres del grupo KC fueron más sensibles y manifestaron un comportamiento más maternal hacia sus hijos. Los niños del grupo KC mostraron además mejores habilidades cognitivas y habilidades ejecutivas en las pruebas repetidas entre esos seis meses y los diez años.

A esa edad, los niños que recibieron el contacto materno de la KC en la unidad de neonatología presentaron asimismo una respuesta neuroendocrina al estrés mejorada, un funcionamiento más maduro del sistema nervioso autónomo, y un mejor control cognitivo.

«Este estudio nos recuerda una vez más las profundas consecuencias a largo plazo del contacto materno», afirma el doctor John Krystal, editor de la revista Biological Psychiatry. «El mayor nivel de estimulación proporcionada por este contacto parece influir positivamente en el desarrollo del cerebro».

Feldman concluye que «la KC es una herramienta de fácil aplicación, con un coste mínimo, y con un impacto multidimensional a largo plazo sobre el desarrollo del niño, lo que señala que debería integrarse en la atención de los recién nacidos prematuros de todo el mundo».

La importancia del apego

Los partos prematuros son un problema de salud en todo el mundo. En las sociedades industriales, aproximadamente el 12% de los bebés nacen antes de tiempo, y en los países en desarrollo ese porcentaje es aún más elevado.

Aunque la medicina moderna ha aumentado considerablemente la supervivencia de estos niños, muchos de ellos sufren secuelas neurológicas, sensoriales, respiratorias, de inteligencia o de psicomotricidad, tanto a corto como a medio plazo.

Gracias a la medicina se sabe también que la evolución del bebé prematuro y la aparición o no de problemas depende en gran medida del entorno familiar, sobre todo de cómo interactúa la madre con su hijo en sus primeros meses de vida.

Por ejemplo, un estudio realizado en 2010 por el investigador de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), Fernando González, con casi un centenar de recién nacidos, reveló que cuando se da un modelo de apego inseguro de una madre respecto a su hijo prematuro, los resultados son más bajos en el índice de desarrollo mental. Este resultado fue similar con niños nacidos a término.

González apuntó entonces la necesidad de evaluar lo antes posible las reacciones de las madres (y de los padres, en general) de niños prematuros, en cuanto a estrés y apego inseguro se refiere, con el objetivo de ofrecerles apoyo específico para minimizar los efectos de sus reacciones en el desarrollo de los niños. Se trataría, por lo tanto, de facilitar el desarrollo del apego durante la estancia hospitalaria, además de ofrecer programas de seguimiento para una vez se esté en casa.

Otra investigación de 2011 demostró el estrés que suponía para todos los neonatos (prematuros o no) la separación de sus madres para colocarlo en una cuna cercana o para asearlo, una práctica exclusiva de nuestra especie: la actividad autónoma neonatal era un 176% más alta y el sueño un 86% menos calmado cuando los niños estaban solos, en comparación con el rato que éstos estaban pegados a sus madres.

A raíz de estos resultados, los científicos señalaron que los médicos deberían incorporar el contacto piel a piel de madres e hijos dentro de las rutinas de tratamiento de los neonatos.

Referencia bibliográfica:

Ruth Feldman, Zehava Rosenthal, y Arthur I. Eidelman. Maternal-Preterm Skin-to-Skin Contact Enhances Child Physiologic Organization and Cognitive Control Across the First 10 Years of Life. Biological Psychiatry (2014). DOI: 10.1016/j.biopsych.2013.08.012.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente