Tendencias21

El estilo de vida queda reflejado en las conexiones cerebrales

Las personas con un estilo de vida satisfactorio tienen conexiones cerebrales parecidas entre sí, y las que lo tienen negativo, también. Así lo ha comprobado un estudio británico realizado con datos del Proyecto Conectoma Humano, que cartografía las conexiones cerebrales.

El estilo de vida queda reflejado en las conexiones cerebrales

Hay una fuerte correspondencia entre un conjunto particular de conexiones del cerebro y un estilo de vida y de conducta positivo, según un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Oxford (Reino Unido).

Un equipo de científicos dirigido por el Centro de Resonancia Magnética Funcional del Cerebro de la universidad investigó las conexiones de los cerebros de 461 personas y las comparó con 280 medidas conductuales y demográficas diferentes, registradas en los mismos participantes. Encontraron que la variación en la conectividad cerebral y los rasgos de un individuo están relacionados: aquellos con estilos de vida y comportamientos clásicamente positivos tenían diferentes conexiones que aquellos con costumbres clásicamente negativas. Los hallazgos aparecen publicados en la revista Nature Neuroscience.

El equipo utilizó datos del Proyecto Conectoma Humano (HCP), un estudio de imágenes cerebrales de 30 millones de dólares financiado por los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU. y dirigido por las Universidades de Washington, Minnesota y Oxford. El HCP empareja resonancias magnéticas funcionales de 1.200 participantes sanos con datos detallados obtenidos en pruebas y cuestionarios.

«La calidad de los datos de imágenes no tiene precedentes, en verdad», explica el profesor Stephen Smith, autor principal del artículo, en la nota de prensa de Oxford. «No sólo es que el número de sujetos que podemos estudiar sea grande, sino que la resolución espacial y temporal de los datos de la fMRI está muy por delante de grandes conjuntos de datos anteriores.»

El equipo de Oxford tomó los datos de 461 de las exploraciones y los utilizó para crear un mapa promedio de los procesos cerebrales de los participantes. «Se puede pensar en él como un mapa de la población promedio de 200 regiones de todo el cerebro que son funcionalmente distintas unas de otras», explica el profesor Smith. «Entonces, nos fijamos en cuánto se comunicaban entre sí todas esas regiones, en cada participante.»

El resultado es un conectoma (mapa de las conexiones entre las neuronas) para cada sujeto: una descripción detallada cuánto se comunican entre sí esas 200 regiones cerebrales. Posteriormente, el equipo añadió las 280 medidas conductuales y demográficas diferentes de cada sujeto y realizó un análisis de correlación canónica entre los dos conjuntos de datos -un proceso matemático que puede descubrir relaciones entre los dos grandes conjuntos de variables complejas.

Correlación

Encontraron una fuerte correlación que relaciona las variaciones específicas en el conectoma de un sujeto con sus medidas conductuales y demográficas. Curiosamente, la correlación muestra que aquellos con un conectoma en un extremo de la escala puntúan alto en las medidas de la conducta que normalmente se consideran positivas, como tener vocabulario, memoria, satisfacción con la vida, ingresos y años de educación.

En cambio, los que están en el otro extremo de la escala exhibían altas calificaciones en rasgos típicamente considerados negativos, como la ira, romper las reglas, el consumo de sustancias y la mala calidad del sueño.

Los investigadores señalan que sus resultados se asemejan a lo que los psicólogos denominan el factor g) de inteligencia general: una variable propuesta por primera vez en 1904 que a veces se utiliza para resumir las habilidades de una persona en diferentes tareas cognitivas. Mientras que los nuevos resultados incluyen muchas medidas de la vida real no incluidas en el factor g -como los ingresos y la satisfacción con la vida, por ejemplo-, otros como la memoria, el reconocimiento de patrones y la capacidad de lectura están fuertemente reflejados.

Los defensores del factor g señalan que muchas de las medidas relacionadas con la inteligencia están relacionadas entre sí -lo que sugiere que si usted es bueno en una cosa, es muy probable que sea bueno en las demás, también. Sin embargo, el factor g también ha recibido algunas críticas, en parte porque no está necesariamente claro si estas correlaciones entre diferentes capacidades cognitivas reflejan adecuadamente correlaciones entre los distintos circuitos cerebrales subyacentes. Los nuevos resultados, sin embargo, pueden proporcionar una oportunidad de saber si es correcto, o si los procesos del cerebro cuentan una historia más compleja.

El equipo continuará con esta investigación dado que el conjunto de datos del proyecto Human Connectome estará cada vez más a disposición de los investigadores.

Referencia bibliográfica:

Stephen M Smith, Thomas E Nichols, Diego Vidaurre, Anderson M Winkler, Timothy E J Behrens, Matthew F Glasser, Kamil Ugurbil, Deanna M Barch, David C Van Essen, Karla L Miller: A positive-negative mode of population covariation links brain connectivity, demographics and behavior. Nature Neuroscience (2015). DOI: 10.1038/nn.4125.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente