Tendencias21
El estrés de las embarazadas pasa a sus hijos a través de la placenta

El estrés de las embarazadas pasa a sus hijos a través de la placenta

Si la madre sufre estrés durante el embarazo, la placenta traslada su experiencia al feto mediante la alteración de los niveles de una proteína que afecta al desarrollo del cerebro, ha revelado un estudio realizado con ratones. Según los autores de la investigación, la proteína identificada podría servir como biomarcador para la detección precoz de problemas de desarrollo neurológico en bebés de nuestra propia especie.

El estrés de las embarazadas pasa a sus hijos a través de la placenta

La placenta de los mamíferos es mucho más que un filtro a través del cual se transmiten nutrientes y oxígeno de la madre al feto. Según un estudio realizado por un grupo de investigadores de la School of Veterinary Medicine de la Universidad de Pennsylvania (Estados Unidos), si la madre sufre estrés durante el embarazo, la placenta traslada su experiencia al feto mediante la alteración de los niveles de una proteína que afecta a los cerebros en desarrollo de la descendencia masculina y femenina de manera distinta.

Estos hallazgos sugieren que el estrés materno podría estar relacionado con enfermedades vinculadas al desarrollo neuronal, como el autismo y la esquizofrenia, que afectan a los varones con más frecuencia o más severamente que a las mujeres.

«Casi todo lo que experimenta una mujer durante el embarazo interacciona con la placenta y es transmitido al feto», afrima Tracy L. Bale, autora principal del estudio y profesora de la Universidad de Pennsylvania en un comunicado de dicho centro.

«Ahora hemos hallado un marcador que parece señalar al feto que su madre ha sufrido estrés», añade Bale.

Estrés y esquizofrenia

Publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), el presente estudio está basado en un trabajo previo de la investigadora y de sus colaboradores, en el que se constató que ratones hembra expuestos a estrés durante el embarazo dieron a luz a machos cuya reacción al estrés había aumentado.

Una investigación adicional demostró que este efecto se ampliaba a la segunda generación: las crías de estos ratones machos también desarrollaron una reacción anómala al estrés.

Por otra parte, estudios realizados con humanos por otros científicos han demostrado que los varones nacidos de mujeres que experimentan estrés en el primer trimestre del embarazo tienen un mayor riesgo de desarrollar esquizofrenia.

A la búsqueda de un biomarcador

El equipo la Universidad de Pennsylvania esperaba encontrar un biomarcador (medidas en los niveles molecular, bioquímico o celular que indican un estado biológico), que pudiera dar cuenta de estos cambios y de los factores de riesgo implicados en ellos.

Para señalizar de manera eficaz el estrés materno, los investigadores pensaron que dicho biomarcador debería mostrar diferencias en su expresión en la descendencia masculina y femenina, y que además tendría que ser distinto entre madres estresadas y madres no estresadas. Los científicos también querían encontrar un marcador que se comportara de manera similar en seres humanos.

Su análisis se centró en un grupo de ratones hembra sometidas a un estrés moderado, derivado de situaciones como ruidos poco familiares, durante la primera semana de embarazo, un período de tiempo equivalente al primer trimestre del embarazo humano. Otro grupo de ratonas preñadas no fue expuesto a estrés alguno.

En una panorámica de las placentas de las hembras del primer grupo, destacó un gen que cumplía con los criterios previamente establecidos por los investigadores: el gen OGT, vinculado al cromosoma X que codifica la enzima O-N-acetilglucosamina transferasa (OGT).

Resultados obtenidos

Las placentas de las crías macho presentaron menores niveles de OGT que las de la descendencia femenina, y todas las placentas de las madres estresadas presentaron niveles más bajos que las placentas de sus iguales no estresadas.

Además, al comparar a las hembras con niveles normales de OGT placentaria con las hembras que habían sido manipuladas para que tuvieran solo la mitad de OGT, se observaron cambios en más de 370 genes en el hipotálamo en desarrollo de la descendencia de estas últimas.

Se sabe que muchos de estos genes están involucrados en el uso de la energía, en la regulación de proteínas y en la formación de sinapsis, funciones que resultan todas críticas para el desarrollo neurológico.

Por último, Bale y su equipo encontraron indicios prometedores de que estos resultados podrían trasladarse a humanos, a partir del análisis de placentas humanas desechadas tras el nacimiento de bebés varones.

Qué pasa en la placenta humana

En estos casos, no pudo asociarse ninguna información de identificación con el tejido, pero sí se constató que en el lado de la placenta de los fetos varones (XY) se había reducido la expresión de la OGT, en comparación con el lado materno (XX), de manera similar a lo observado en la placenta de los ratones.

En conjunto, estos resultados sugieren que la enzima OGT podría actuar como protectora del cerebro durante la gestación, pero que los varones contarían con menores cantidades de ella, lo que aumenta el riesgo de que padezcan un desarrollo neurológico anómalo, si la madre sufre estrés durante el embarazo.

Si el estado de la enzima OGTcomo biomarcador de exposición a estrés prenatal y de mayor riesgo de problemas de desarrollo neurológico se confirmase en humanos, podría ayudar a detectar precozmente a personas vulnerables.

«Queremos poder predecir la incidencia de enfermedades del neurodesarrollo», explica Bale. «Si tenemos un marcador que indique la exposición, podremos fusionar ese dato con lo que ya sabemos acerca de los perfiles genéticos que predisponen a los individuos a estas condiciones, y mantener una estrecha vigilancia sobre niños con un riesgo aumentado”, concluye.

Referencias bibliográficas:

Bridget R. Mueller y Tracy L. Bale. Sex-Specific Programming of Offspring Emotionality after Stress Early in Pregnancy. The Journal of Neuroscience (2008). DOI: 10.1523/JNEUROSCI.1424-08.2008.

Christopher P. Morgan y Tracy L. Bale. Early Prenatal Stress Epigenetically Programs Dysmasculinization in Second-Generation Offspring via the Paternal Lineage. The Journal of Neuroscience (2011). DOI: 10.1523/JNEUROSCI.1887-11.2011.

Christopher L. Howerton, Christopher P. Morgan, David B. Fischer, y Tracy L. Bale. O-GlcNAc transferase (OGT) as a placental biomarker of maternal stress and reprogramming of CNS gene transcription in development. PNAS (2013).

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • El posible descarte de la inflación cósmica resquebraja los cimientos del Big Bang 4 noviembre, 2022
    Un nuevo estudio plantea que la inflación cósmica, un punto en la infancia del Universo cuando el espacio-tiempo se expandió exponencialmente y que es crucial en la teoría del Big Bang, podría descartarse rápidamente como posibilidad a partir de nuevos descubrimientos. Estos hallazgos serían posibles en las próximas décadas, de la mano de un gran […]
    Pablo Javier Piacente
  • Marte tuvo un océano en su hemisferio norte 4 noviembre, 2022
    Los científicos descubrieron en Marte más de 6.500 kilómetros de crestas fluviales, que son probablemente deltas de ríos erosionados o cinturones de canales submarinos: los restos de una antigua costa marciana, en torno a un océano o un gran mar que habría existido en el planeta rojo hace aproximadamente 3.500 millones de años, y que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los agujeros negros en estado cuántico rompen los límites de lo extraño 4 noviembre, 2022
    El Universo nos está revelando que siempre es más extraño, misterioso y fascinante de lo que la mayoría de nosotros podríamos haber imaginado: un nuevo estudio ha descubierto que los agujeros negros, afectados por el fenómeno de superposición cuántica, pueden tener masas muy diferentes al mismo tiempo: extrapolando esta idea a una persona, significaría que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Científicos y teólogos alemanes se suman a la rebelión científica por la inacción climática 4 noviembre, 2022
    “Salvemos la creación” de la catástrofe climática es el grito de relevantes figuras de la iglesia católica alemana que se han unido a la rebelión científica en Múnich pidiendo una nueva alianza entre la ciencia y la fe.
    Alberto Coronel/Agnès Delage
  • Se avecinan tiempos muy excitantes para la astronomía gracias a a una lejana galaxia 3 noviembre, 2022
    El detector IceCube, situado bajo la capa de hielo antártico, ha identificado una galaxia que está a 47 millones de años luz como origen de los neutrinos de alta energía, sugiriendo así que los núcleos activos de galaxias no solo emiten rayos cósmicos, sino también estos mensajeros cósmicos que contienen los secretos del universo.
    SMC/T21
  • Sigue la búsqueda del cerebro de Albert Einstein 3 noviembre, 2022
    Partes del cerebro de Einstein, dividido luego de su fallecimiento en 1955, siguen desaparecidas: su hallazgo sería crucial para determinar finalmente si el cerebro del genial físico era diferente al del resto de los mortales y por qué.
    Pablo Javier Piacente
  • Un nuevo cohete chino fuera de control amenaza a la Tierra 3 noviembre, 2022
    China permitirá una vez más que un cohete fuera de control caiga del cielo, concretamente este 4 de noviembre: no es la primera vez que una etapa del cohete Long March 5B puede caer sobre un área poblada. La estructura, de 21 toneladas métricas, ha comenzado un reingreso descontrolado y potencialmente peligroso a la atmósfera […]
    Pablo Javier Piacente
  • La reproducción en ratones responde a criterios de calidad neuronal y la agresión a la cantidad 3 noviembre, 2022
    El cerebro del ratón dispone de una puerta que regula la activación de neuronas según se precise aparearse con una hembra o atacar a otro macho: en el primer caso opta por la calidad, en el segundo por la cantidad de neuronas implicadas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Explican científicamente por qué los gatos tienen siete vidas 3 noviembre, 2022
    Una combinación de la reducción de la velocidad de aterrizaje debido a la aerodinámica, de las propiedades de resorte de sus patas y de la relación entre la masa corporal y el diámetro de sus huesos, le dan al gato las siete vidas que se le atribuyen.
    N+1/T21
  • Los colores que vemos viven en nuestros ojos, nuestro cerebro, nuestra cultura y el entorno 2 noviembre, 2022
    El color está en los ojos y el cerebro del espectador: la forma en que vemos y describimos los tonos varía ampliamente entre las personas por múltiples razones. Según un nuevo estudio, estas variaciones están determinadas por variables como nuestra estructura ocular individual, la forma en que nuestro cerebro procesa las imágenes, qué idioma hablamos […]
    Pablo Javier Piacente