Tendencias21
El futuro del coronavirus está lleno de incertidumbres

El futuro del coronavirus está lleno de incertidumbres

La incertidumbre rodea a lo que pueda pasar con el SARS-CoV-2: no hay consenso sobre cómo tratarlo, puede ser endémico, mutar y hacerse más peligroso o inofensivo, antes de obtener la vacuna o el medicamento.

El número de infectados en todo el mundo por el SARS-CoV-2 aumenta cada día y, previsiblemente, lo seguirá haciendo durante un tiempo.

El hecho de que ya no sea un único foco descontrolado, como ocurría en China, sino que sean múltiples y mundiales, aumenta el desconocimiento sobre la progresión que seguirá.

Además, las medidas que se toman no tendrán un efecto inmediato en el descenso del número de contagiados.

Una cuarentena obligatoria y extendida por todo el país, como la que acaban de imponer en Italia, reducirá el número de infectados sin ninguna duda, pero su efecto se verá tras unos días.

Esto es debido a que los nuevos infectados tardan un tiempo en mostrar síntomas y, una vez que los muestran, tardarán otros pocos días en tener resultados sobre si su infección es o no SARS-CoV19.

Restricciones puestas hoy frenarán los contagios, pero durante los días inmediatos el número de infectados aumentará, ya que éstos se contagiaron antes.

Un hecho que también ayuda a que, muy probablemente, el número de infectados esté infrarrepresentado. Cuando hablan de casos confirmados, la realidad puede ser hasta diez veces superior.

Sin consenso

Respecto a cómo abordar la enfermedad, aún no hay un consenso. Los datos de la infección son insuficientes y demasiado variables según el país. No tenemos aún claro cuál es la tasa de mortalidad, la de contagio y el tiempo hasta que un enfermo deja de ser infectivo.

Para ilustrar, a día 11 de marzo en Irán, por 9.000 infectados confirmados, hay 354 muertes achacables al Covid-19, cerca de un 4%. Por otro lado, en Alemania, por 1.622 infectados confirmados sólo hay 3 muertes registradas, un 0,18%.

Por lo tanto, podemos hacer predicciones y modelos matemáticos, pero tendrán un error suficientemente grande como para no ser representativos de la realidad, al menos a corto plazo.

Lo que sí está casi claro es que es demasiado tarde para contenerlo completamente y hacer que el virus desaparezca en los próximos meses, tal como se hizo con otros coronavirus: el SARS y el MERS.

Las medidas actuales, como el cierre de centros educativos o, de momento en otros países, las cuarentenas totales, no van a eliminar la enfermedad. Son medidas de contención encaminadas a disminuir la pendiente de la curva epidémica.

Al ser una enfermedad muy contagiosa, aunque sea de carácter leve para la mayoría, puede llegar a saturar los servicios sanitarios. Es ahí donde se produciría una situación realmente grave. Por ello hay que frenar la enfermedad, para evitar un colapso.

¿Endémica?

En cuanto a su futuro a medio plazo podemos hacer algunas aportaciones, pero tampoco son definitivas. Aunque en parte depende de nuestra actuación en este momento, la difusión de la enfermedad depende mayoritariamente de las características del virus.

Fundamentalmente son 2 factores: el valor β, que indica el número de contagios que provoca una persona infectada; y el valor α, que es igual a 1/t; siendo t el tiempo que tarda un nuevo infectado en adquirir resistencia al virus.

Con β ≤ 1, la enfermedad está abocada a su extinción. Con el nuevo coronavirus, esto se sabe que no ocurrirá, pues tiene, al menos, una β=2,3.

Algunos datos la evalúan mucho más contagiosa, llegando a valores de 5 ó 6. Además, el tiempo de infección está alrededor de 14 días, bastante alto teniendo en cuenta su contagio.

Cuanto mayores sean los contagios y mayor sea el tiempo que tarda en un humano en hacerse resistente, más posibilidades hay de que la enfermedad se quede entre nosotros de forma permanente, como una enfermedad endémica. Con esa α y β, será muy probable que la enfermedad logre hacerse endémica.

Una vez así, podrá sufrir variaciones estacionales, como le ocurre a la gripe. Pero esto son aún divagaciones. Sólo conoceremos su futuro cuando realmente lo observemos.

Imagen de Tumisu en Pixabay.
Imagen de Tumisu en Pixabay

Posible mutación

A largo plazo, lo que normalmente ocurre es una disminución de los contagios y de la gravedad de la enfermedad. Conforme pase el tiempo entenderemos mejor la dinámica del Covid-19 y su forma de dar la patología.

De esta manera se podrán hacer planes de prevención más adecuados, aplicar los fármacos más adecuados para su tratamiento e incluso, se podrían desarrollar vacunas.

Un ejemplo de esto es el VIH. Cuando apareció, su letalidad y el número de contagiados alrededor del mundo abrumaba. Pero con los años y su estudio se han encontrado tratamientos que hacen que los infectados puedan llevar vidas normales.

Es más, recientemente se ha documentado la segunda persona en el mundo que ha logrado curarse completamente de sida. El avance científico necesita tiempo, pero logra grandes resultados.

Por otra parte, la aparición de un nuevo virus endémico, con el potencial para mutar que tiene, supone un aumento en el riesgo de nuevos brotes más peligrosos.

Al igual que la gripe, que muta y se recombina, dando cepas con mayor o menor patogenicidad, el Covid-19 podría mutar desde una población humana infectada, teniendo más fácil el acceso al resto de personas que si tuviera que saltar la barrera de especies nuevamente.

Sin embargo, los virus endémicos también tienden a suavizarse por sí mismos. La evolución favorece a aquellos virus que más se contagian. Si un virus no es letal, la infección podrá durar más tiempo, lo que hará que se reproduzca más.

Pero si, en cambio, provoca una muerte rápida de los infectados, no podrá contagiar a tantos individuos. Es el fin último de gran cantidad de virus: adaptarse tanto a su hospedador, que ni tan siquiera se produce enfermedad.

Es muy probable que virus como los que hoy provocan un simple resfriado, en su día fueran virus altamente patógenos que provocaron cientos o miles de muertes.

Inmunidad progresiva

Otro factor a tener en cuenta es la progresiva inmunidad que se irá difundiendo en la población. Al superar la enfermedad, a priori, se desarrolla una resistencia que hace que no se vuelva a contraer.

En teoría, si se hace endémica, sólo las personas que aún no la han adquirido podrán infectarse, lo que provocará un gran descenso en el número de contagios. La inmunidad adquirida puede durar años, en ocasiones toda la vida.

En contra de esto tenemos, de nuevo, las mutaciones. Si el virus cambia lo suficiente, puede llegar a sortear la barrera inmunitaria, provocando de nuevo la enfermedad aunque ya se haya superado. Esto ocurre año tras año con las gripes.

Resumiendo: lo único claro es que hay que frenar los contagios. Intentar no colapsar los centros sanitarios y así poder dar una atención óptima a todos es esencial, por lo que se requieren medidas de contención que corten la propagación de la enfermedad.

Sobre el futuro del nuevo coronavirus necesitamos tiempo para entender bien cómo funciona. Una vez tengamos más información, podremos actuar en consecuencia para reducir su mortalidad y contagio o, incluso, exterminarlo, como ya se logró hacer con la viruela.

Héctor Díaz-Alejo

Héctor Miguel Díaz-Alejo Guerrero es investigador en el departamento de Producción Animal (Genética) de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente