Tendencias21

El gran laboratorio subterráneo Dusel se construirá en una mina de Dakota

Una mina situada en Dakota del Sur albergará desde 2011 el gran laboratorio subterráneo de investigación de Estados Unidos, el Deep Underground Science and Engineering Laboratory o Dusel. La Nacional Science Foundation ha anunciado que un comité de expertos ha escogido finalmente la mina de Homestake, que permite experimentos a 2.250 metros de profundidad, a salvo de interferencias de las partículas presentes en la superficie terrestre. La física de partículas, la microbiología, la biología y la así llamada ingeniería de las profundidades, que estudia la viabilidad de construcciones industriales subterráneas, serán las investigaciones punteras de este laboratorio. Por Eduardo Martínez.

El gran laboratorio subterráneo Dusel se construirá en una mina de Dakota

La National Science Foundation, NSF, ha anunciado en un comunicado que el futuro gran laboratorio subterráneo de investigación norteamericano, el Deep Underground Science and Engineering Laboratory, Dusel, será construido en la mina de oro de Homestake, en Dakota del Sur.

Un panel de 22 expertos internacionales, integrado por norteamericanos, italianos, británicos y canadienses, especialmente escogidos para evitar conflictos de intereses, ha sido el encargado de seleccionar el mejor sitio para la localización del Dusel, entre una docena de posibilidades diferentes.

Después de varios años, la unanimidad se ha impuesto respecto a la mina de Dakota del Sur, al considerar que reúne las mejores condiciones para el cumplimiento de las funciones pretendidas para el gran laboratorio subterráneo de investigación, que puede aportar información sustancial para el conocimiento científico y tecnológico de las próximas décadas.

La selección de los expertos debe ser confirmada todavía oficialmente tanto por la NSF como por la Oficina Nacional de Ciencias, al mismo tiempo que la financiación necesaria para su construcción deben ser aprobados a su vez por el Gobierno y el Congreso norteamericano.

Antes y después del Dusel

El laboratorio Dusel se considera una encrucijada en el actual conocimiento científico y tecnológico, con resultados prometedores para el campo de la física de partículas, la microbiología, la biología y la que podríamos llamar ingeniería de las profundidades.

Esta ingeniería pretende profundizar en el conocimiento de la naturaleza oculta de nuestro planeta con la finalidad de habilitarla para desarrollos tecnológicos futuros. Dada la enorme presión que existe sobre la superficie de nuestro planeta, se considera la posibilidad de construir a grandes profundidades plantas hidroeléctricas, de almacenamiento de energía y otras instalaciones industriales.

El Dusel, descubriendo las características mecánicas de la roca, sus reacciones a la actividad humana, cómo fluye el agua subterránea a esas profundidades y cómo puede la tecnología ayudar a construir un mundo subterráneo más seguro, debe aportar respuestas a esta alternativa de nuestra civilización. La aportación que pueda realizar el Dusel sobre el estudio de las rocas ha sido evocada ya en diversos trabajos, entre ellos el publicado por el profesor colombiano Mario Camilo Torres.

El Dusel se desplegará en diferentes estratos subterráneos hasta una profundidad de 2.250 metros, lo que permitirá experimentos sin la interacción con las partículas presentes en la superficie terrestre, como las que proceden del Sol o del universo y que pueden adulterar los resultados.

Proyectos programados

Ya existen diversos proyectos de investigación programados para el Dusel de diferentes países, entre ellos Canadá, Italia y Japón. Algunos de estos proyectos pretenden alcanzar una mayor comprensión de la naturaleza de la antimateria o de los neutrinos.

Muy especialmente, existen grandes esperanzas de que los proyectos de investigación que puedan desarrollarse a esas profundidades permitan desvelar los misterios de la materia oscura, que compone el 95% de la masa del universo, o de ciertas partículas fantasmagóricas llanmadas neutrinos que penetran el cosmos sin interferir con la materia. (Tal como informamos en otro artículo, el detector de neutrinos más grande del mundo se construye actualmente en el Polo Sur y estará terminado en 2012.)

El Dusel permitirá asimismo estudiar la naturaleza sísmica de nuestro planeta y modelizar mejor el mecanismo de algunos movimientos telúricos, con la finalidad de mejorar la capacidad de prevenirlos. También permitirá profundizar en las características de los organismos que viven a esas profundidades.

El Estado de Dakota del Sur ha aceptado financiar la rehabilitación de la mina con 35 millones de dólares, al mismo tiempo que el multimillonario norteamericano Denny Sanford prevé destinar al Dusel 70 millones de dólares, informa la prensa local.

La NSF ha indicado también su intención de destinar 5 millones de dólares durante tres años para el desarrollo del diseño técnico del laboratorio. Si la financiación pendiente se completa con fondos públicos y se superan, como se espera, los trámites administrativos, este laboratorio estará operativo en 2011.

Estados Unidos no dispone en la actualidad de ninguna instalación de este tipo enterrada a más de un kilómetro de profundidad. La mina de Homestake fue propuesta en 2001 para la ubicación del Dusel, pero inmediatamente fueron sugeridas otras posibilidades.

El primer proceso de selección se lanzó en 2004, reteniéndose entonces dos posibilidades: la mina de Homestake y la mina de Henderson, en Colorado. El proceso de selección fue muy criticado, por la que la NSF relanzó el debate que ha concluido ahora con la selección de la mina de Dakota del Sur.

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe es el Editor de Tendencias21.

Hacer un comentario