Tendencias21
El lado oscuro de la personalidad no está unido al odio

El lado oscuro de la personalidad no está unido al odio

La deshumanización activa la zona del cerebro relacionada con el lenguaje y el reconocimiento facial. Y el odio las regiones cerebrales implicadas en las emociones y la memoria. Ambos son procesos psicológicos diferentes que señalan el camino a seguir para recuperar la empatía: asumir la verdad objetiva de que todos somos seres humanos.

El lado oscuro de la personalidad no está unido al odio

Una investigación desarrollada en la Universidad de Pennsylvania ha descubierto que la deshumanización de otros grupos humanos no procede de un sentimiento de odio hacia esos colectivos, sino que ambos tienen sustratos cerebrales diferentes y derivan de dos procesos psicológicos distintos.

Los resultados, publicados en el Journal of Experimental Psychology, sugieren que la aproximación entre grupos deshumanizadores y colectivos afectados debe comenzar por el reconocimiento de que todos somos seres humanos, primer paso para que la empatía pueda surgir en las relaciones entre ambos grupos.

Esta  investigación ha comprobado que la deshumanización y el odio son procesadas por dos regiones del cerebro completamente separadas que generan procesos psicológicos paralelos. Según los autores de este estudio, reconocer esta diferencia biológica puede contribuir a restablecer el diálogo entre diferentes grupos de población.

La finalidad de esta investigación pretendía conocer los mecanismos cerebrales que están detrás la tendencia a deshumanizar a otros grupos de personas con la finalidad de justificar acciones o comportamientos hacia ellos.

Es el caso, relativamente frecuente en la historia humana, de opresores que consideran a las víctimas como menos evolucionadas e incluso biológicamente inferiores. Esta mentalidad justificó en el pasado, entre otras, el racismo norteamericano, las persecuciones religiosas, las de los judíos durante la segunda guerra mundial o al apartheid sudafricano (que estuvo vigente hasta 1992).

Deshumanización de inmigrantes

Esta mentalidad ha tomado fuerza en los últimos años, entre otros motivos, debido al fenómeno migratorio. La extrema derecha europea habla de “carne humana” para referirse a los inmigrantes y Trump equipara inmigración con delincuencia. A veces también se habla de los inmigrantes como animales, favoreciendo así la deshumanización de este colectivo.

Comprender cómo el cerebro establece una división entre “nosotros” y los “otros” puede ayudar a entender mejor el comportamiento humano y a establecer puentes entre diferentes comunidades, señalan los investigadores.

Los psicólogos se han preguntado desde hace mucho tiempo si este tipo de razonamiento tiene su origen en el odio, esa emoción opuesta al amor y al afecto que se caracteriza por expresar un sentimiento de  antipatía, aversión, enemistad o repulsión hacia una persona o un colectivo. Esos sentimientos negativos pueden llevar a desear e incluso provocar la destrucción de la persona o el colectivo odiado.

«Cuando las personas deshumanizan a otros, movilizan diferentes regiones cerebrales que cuando registran su aversión», explica el co-autor principal Emile Bruneau,  en un comunicado. «Las regiones cerebrales sensibles a la deshumanización de otros grupos no registran la antipatía. Y las regiones cerebrales que se activan cuando perciben odio hacia esos grupos, no se activan cuando pensamos en lo humanos que son esos grupos».

En el experimento, los investigadores utilizaron imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) para observar la actividad cerebral de los participantes mientras evaluaban cómo se sentían ante 10 colectivos diferentes, constituidos por estadounidenses, europeos, árabes, mexicanos, así como colectivos profesionales como cirujanos, grupos itinerantes (sin domicilio duradero), y animales, como perros, gatos y ratas.

Procesos psicológicos diferentes

Los participantes debían indicar si estos grupos les inspiraban reacciones afectivas o de aversión. Mientras lo hacían, sus cerebros eran observados mediante imágenes de resonancia magnética.

De esta forma los investigadores observaron que, cuando se le pedía a un participante si consideraba uno de los grupos como evolucionado o no, las regiones del cerebro que se activaban eran las mismas regiones relacionadas con el lenguaje y el reconocimiento facial.

Pero si se les pedía si notaban odio o aversión hacia alguno de los grupos, las regiones cerebrales que se activaban eran las implicadas en las emociones y la memoria.

Esta constatación es la que señala claramente que la deshumanización no procede necesariamente del odio y que ambos son procesos psicológicos diferentes que terapéuticamente deben ser tratados por separado.

Según los autores, si se relacionan estos resultados con la separación de niños de sus padres en la frontera entre México y Estados Unidos, una deshumanización de ese calibre puede conducir al argumentario paternalista asumido por la Administración Trump: que es bueno separar a los niños de sus padres sin papeles. Hay deshumanización, pero no odio.

Esta investigación también puede explicar la falta de empatía cuando se banaliza la tortura o el rechazo a ayudar a los inmigrantes que perecen en el Mediterráneo, porque si realmente todos nos consideráramos iguales, lo cual es una verdad objetiva, la reacción social sería otra.

Referencia

Denying humanity: The distinct neural correlates of blatant dehumanization. Bruneau, E., Jacoby, N., Kteily, N., & Saxe, R. (2018).Journal of Experimental Psychology: General, 147(7), 1078-1093. DOI:http://dx.doi.org/10.1037/xge0000417
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente