Tendencias21

El miedo en el cerebro: nuevas claves

El miedo nos ayuda a sobrevivir pero, si no tiene causa real, puede condicionar mucho la vida cotidiana. Por eso, los científicos se afanan por descubrir el origen neurológico de esta sensación, en ocasiones paralizante. Diversos estudios han aportado información al respecto en los últimos años, que podría impulsar el desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas para trastornos como el estrés postraumático. El último revela que existe un circuito neuronal que nos permite distinguir los lugares seguros de los que no lo son. Por Yaiza Martínez.

El miedo en el cerebro: nuevas claves

El miedo es una respuesta orgánica que nos ayuda a sobrevivir, pero si esa respuesta se produce en momentos no necesarios –por ejemplo, en entornos no peligrosos- puede condicionar nuestra vida. Esto es lo que sucede, por ejemplo, a personas que sufren estrés postraumático o ataques de pánico. Por eso resulta importante encontrar la causa cerebral del miedo sin sentido.

En esta dirección, a principios de 2015, un equipo de científicos de la Stony Brook University de EEUU descubrió un circuito neuronal responsable de reconocer y recordar amenazas, así como de activar el cerebro en respuesta a cualquier peligro.

También constató en ratones que dicho circuito –situado en el núcleo paraventricular del tálamo (PVT, por sus siglas en inglés)- se puede “desconectar”, a través de la manipulación de una proteína que modula la plasticidad neuronal (la capacidad de las células cerebrales para reorganizar sus conexiones): el factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF). Con esta manipulación, los ratones sometidos al estudio perdieron sus miedos.

Ahora, se ha producido un nuevo avance en esta misma dirección, gracias a una investigación realizada por científicos del Mortimer B. Zuckerman Mind Brain Behavior Institute de la Universidad de Columbia y del Columbia University Medical Center (CUMC), ambos en EEUU.

Otro circuito involucrado

Lo que ha descubierto este equipo es otro circuito neuronal que ayuda a que el cerebro –de nuevo, de ratones- recuerde qué ambientes son seguros y cuáles son perjudiciales. Asimismo, el estudio también ha revelado qué sucede cuando dicho circuito se interrumpe.

En este caso, el circuito se halló en dos regiones cerebrales interconectadas: el hipocampo y la corteza entorrinal, ambas implicadas en la memoria y en la orientación. Hasta ahora, se sabía que estas áreas se conectaban siguiendo dos vías para formar memorias “de contexto”; pero había una tercera vía de conexión entre ellas cuya función permanecía sin aclarar.

Alrededor del 80% de las neuronas del cerebro son excitatorias -lo que significa que se comunican con otras neuronas a larga distancia-, mientras que el resto de las neuronas (un 20%) son inhibitorias, es decir, actúan localmente para disminuir o detener la actividad neuronal.

En la tercera vía de conexión entre el hipocampo y la corteza entorrinal mencionada, sin embargo, las neuronas funcionan de manera algo extraña: son inhibitorias, pero a través de una distancia relativamente larga. Por eso, estas neuronas han recibido el nombre de proyecciones inhibitorias de largo alcance o LRIPs.

En su trabajo, en primer lugar, los investigadores silenciaron temporalmente las LRIPs en los cerebros de ratones. A continuación, colocaron a los ratones en un espacio en el que se les dio una breve pero dolorosa descarga en las patas. 

Resultados obtenidos

Cuando se reingresó a los ratones en dicho espacio, 24 horas más tarde, los animales recordaron la descarga y exhibieron una respuesta de miedo. Esto indicó que, por tanto, las LRIPs no son necesarias para la formación del recuerdo desagradable.

Sin embargo, cuando estos mismos ratones fueron colocados en un espacio completamente diferente, mostraron una vez más el miedo, lo que sugiere que el silencio de sus LRIPs provocó en ellos una generalización del temor inicial.

Ratones no manipulados –con sus LRIPs funcionando con normalidad- solo mostraron una respuesta de miedo en el espacio donde habían sido agredidos.

Experimentos posteriores con registro de imágenes  de los cerebros de ratones con y sin LRIPs constataron el papel preciso de estas neuronas en estas reacciones o en su ausencia de ellas, informa el Mortimer B. Zuckerman Mind Brain Behavior Institute en un comunicado.

Implicaciones clínicas

Según los investigadores, este hallazgo, aunque preliminar, tendría interesantes implicaciones para nuestro cerebro, pues sugiere que “cualquier alteración en esta vía de actividad (…) podría contribuir a la aparición de formas patológicas de repuesta del miedo”.  

Los autores del estudio de 2015 señalaron, por su parte, que el conocimiento del mecanismo cerebral por ellos descubierto podría impulsar el desarrollo de tratamientos eficaces para ciertos trastornos emocionales en humanos, como la ansiedad, las fobias o el estrés postraumático.

Una tercera investigación realizada en 2014 por científicos de IDIBELL y de la Universidad de Barcelona también arrojó luz sobre el miedo patológico y su relación con el cerebro. Reveló que  cuando pasamos miedo, nuestro cerebro codifica de una manera la memoria del contexto en que hemos tenido esa sensación, y de otra manera la respuesta emocional al peligro.

Con el tiempo, podemos olvidar los detalles de dicho contexto, pero la memoria emocional se perpetúa, por lo que el miedo puede reaparecer donde nadie se lo espera.  Este conocimiento abre la puerta a la investigación de nuevas estrategias terapéuticas para estos trastornos, aseguraron entonces los autores del estudio.

Pánico y miedo útil en el cerebro

Sobre el miedo y el cerebro también se sabe que, cuando esta emoción nos paraliza (lo que se conoce como “quedarse helado” de miedo), se pone en marcha una cadena de conexiones neuronales que vincula el circuito cerebral de supervivencia central a la médula espinal.

Esa cadena de conexiones iría desde la llamada sustancia gris periacueductal (región del cerebro responsable de cómo humanos y animales responden al peligro) a una parte localizada en el cerebelo, llamada pirámide, involucrada en la generación del comportamiento de paralización cuando las redes centrales de la supervivencia se activan, ante situaciones amenazantes innatas o aprendidas. Asimismo, se ha descubierto que en el sentimiento del pánico juegan un papel el tronco cerebral, el diencéfalo o la corteza insular.

En un sentido positivo, el cerebro nos permite anticiparnos a los peligros gracias a la corteza cingulada anterior, una región involucrada en la atención y en las emociones.  Este sistema de alarma se activa a nivel inconsciente y ayuda a reconocer y evitar las situaciones peligrosas. 

Referencia bibliográfica:

Jayeeta Basu, Jeffrey D. Zaremba, Stephanie K. Cheung, Frederick L. Hitti, Boris V. Zemelman, Attila Losonczy, and Steven A. Siegelbaum. Gating of hippocampal activity, plasticity, and memory by entorhinal cortex long-range inhibition. Science (2016). DOI: 10.1126/science.aaa5694.
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia