Tendencias21

Un entrenamiento no emocional ayuda al cerebro a regular las emociones

Científicos de Israel y Alemania han demostrado que un entrenamiento no emocional puede ayudar al cerebro a reducir su reactividad a sucesos negativos. En concreto, han utilizado un entrenamiento computarizado para ignorar información irrelevante, con personas sanas.

Un entrenamiento no emocional ayuda al cerebro a regular las emociones

Una tarea informática simple puede cambiar el cableado del cerebro que regula las reacciones emocionales, según un reciente estudio publicado en NeuroImage por investigadores de la Universidad Ben Gurión del Néguev (BGU, Beerseba, Israel).

«Estos resultados son los primeros en demostrar que un entrenamiento no-emocional que mejora la capacidad de ignorar información irrelevante puede disminuir las reacciones cerebrales a eventos emocionales y alterar las conexiones del cerebro,» dice Noga Cohen en la nota de prensa de la universidad. Cohen realizó el estudio como parte de su doctorado en Neuropsicología Cognitiva de la BGU.

«Estos cambios fueron acompañados por el fortalecimiento de las conexiones neuronales entre las regiones del cerebro implicadas en la inhibición de las reacciones emocionales», añade.

Los investigadores esperan examinar el impacto de esta capacitación no-emocional en las personas que están deprimidas o ansiosas. También puede ser útil para las personas con alto riesgo de desarrollar reacciones de presión arterial alta a la información emocional.

«Estas orientaciones futuras tienen importantes implicaciones clínicas potenciales para un gran porcentaje de la población», explican los investigadores. «Este entrenamiento cognitivo puede emplearse fácilmente con diferentes poblaciones, como los niños, personas mayores y personas con trastornos neurológicos o psiquiátricos».

Estudio

En el estudio, los cerebros de 26 voluntarios sanos fueron controlados antes y después de varias sesiones de entrenamiento computarizado utilizando imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI). Durante la capacitación, se pidió a los participantes identificar si una flecha concreta apuntaba hacia la derecha o hacia la izquierda, sin tener en cuenta la dirección de las flechas a cada lado de la misma.

Los investigadores llevaron a cabo una «exploración fMRI en estado de reposo» para evaluar las conexiones entre las regiones del cerebro cuando no se hacía ninguna tarea específica, y más tarde durante una tarea de reactividad emocional en la que tenían que hacer caso omiso de las imágenes negativas que se utilizaban para estudiar la emoción.

«Como era de esperar, los participantes que completaron la versión más intensa del entrenamiento (pero no los otros participantes) mostraron una activación reducida en su amígdala -una región del cerebro involucrada en las emociones negativas, incluidas la tristeza y la ansiedad».

«Además, el entrenamiento intenso produjo un aumento de la conectividad entre la amígdala de los participantes y una región de la corteza frontal que está involucrada en la regulación emocional», dice Cohen, que colaboró ​​con Hadas Okon-Singer, de la Universidad de Haifa (Israel) y el Instituto Max Planck de Ciencias del Cerebro y Cognitivas Humanas (Alemania).

«Esperamos que este trabajo de lugar a más pruebas y, potencialmente, al desarrollo de una intervención eficaz para las personas que sufren de conducta emocional desadaptativa», dice Cohen.

«Sin dejar de reconocer las limitaciones de este estudio, que se basa en un número relativamente pequeño de participantes sanos y se centró en los efectos a corto plazo del entrenamiento, puede resultar eficaz para las personas que sufren de desrregulación emocional.»

Un estudio previo dirigido por estos autores ya había demostrado que un entrenamiento similar puede reducir la tendencia a sumergirse en un ciclo de pensamiento repetitivo acerca de un acontecimiento vital negativo.

Referencia bibliográfica:

N. Cohen, D.S. Margulies, S. Ashkenazi, A. Schaefer, M. Taubert, A. Henik, A. Villringer, H. Okon-Singer: Using executive control training to suppress amygdala reactivity to aversive information. NeuroImage (2016). DOI: 10.1016/j.neuroimage.2015.10.069.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los dinosaurios murieron en primavera 25 febrero, 2022
    La extinción de los dinosaurios ocurrió en la primavera de hace 66 millones de años, lo que explica por qué muchas aves y mamíferos sobrevivieron al impacto de un asteroide de 10 kilómetros de ancho que resultó demoledor para la vida en todo el planeta.
    InsideScience/T21
  • Neuronas y dendritas especializadas desarrollan la matemática cerebral 25 febrero, 2022
    Dos investigaciones diferentes han desvelado la importancia de las matemáticas para el cerebro: no solo tiene neuronas especializadas en sumar y restar, sino también dendritas que realizan cálculos complejos para procesar la información sensorial.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren en Inglaterra una “cápsula del tiempo” de la Edad de Hierro 24 febrero, 2022
    Una “cápsula del tiempo” descubierta en el noroeste de Inglaterra es el registro más completo de la vida de la Edad del Hierro jamás recuperado: diez casas circulares y más de 5.000 artefactos, que datan del año 800 antes de Cristo, permitirán entender por primera vez y en profundidad las prácticas culturales y rituales de […]
    Pablo Javier Piacente
  • Revolucionario descubrimiento sobre una misteriosa y rápida señal de radio 24 febrero, 2022
    Una investigación ha descubierto que una serie de ráfagas de radio rápidas (FRB) detectadas el año pasado no solo se ubican mucho más cerca de nosotros de lo que pensábamos, sino que además aparecen en un cúmulo globular, un grupo de estrellas muy antiguas, algo totalmente inesperado y revolucionario para los astrónomos.
    Pablo Javier Piacente
  • Los metamateriales pueden resolver ecuaciones a la velocidad de la luz 24 febrero, 2022
    La computación analógica basada en interacciones de ondas electromagnéticas con metamateriales ha hecho posible el diseño de un ordenador analógico óptico y compacto que puede resolver ecuaciones diferenciales casi al instante.
    N+1/T21
  • La criptografía cuántica funciona también a través del aire urbano 24 febrero, 2022
    Físicos rusos han probado con éxito la criptografía cuántica por el aire en un entorno urbano: combinaron equipos de seguridad de la información cuántica con tecnología de transmisión de datos por láser y evaluaron la influencia de las condiciones climáticas en la calidad de su sincronización.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Integran una neurona orgánica artificial en una planta viva 23 febrero, 2022
    Una neurona artificial confeccionada con transistores electroquímicos orgánicos es capaz de integrarse a una planta carnívora y crear sinapsis artificiales: a través de este circuito neuronal, puede “engañar” al vegetal y hacer que sus hojas se cierren, sin que ninguna presa esté lista para ser devorada. 
    Pablo Javier Piacente
  • Encuentran compuestos orgánicos en un planeta del cinturón de asteroides 23 febrero, 2022
    Un cráter ubicado en el planeta enano Ceres, el cuerpo más grande del cinturón de asteroides, presenta extrañas manchas blancas: los astrónomos sostienen que se trata de depósitos de sal y materia orgánica. La presencia de estos compuestos refuerza la posibilidad de que Ceres esté atravesado por un océano subterráneo, parte del cual aún podría […]
    Pablo Javier Piacente
  • Seguramente se producirán más erupciones en lugares como La Palma y Tonga 23 febrero, 2022
    Una investigación europea ha documentado que las diferencias de temperatura en el manto superior de la Tierra permiten anticipar qué volcanes entrarán en erupción, pero no en qué momento. El geofísico Javier Fullea, de la UCM, que participó en esa investigación, anticipa en esta entrevista que seguramente se producirán más erupciones en lugares como La […]
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Un tercer continente euroasiático existió hace 50 millones de años 23 febrero, 2022
    Balkanatolia era un continente que existió hace 50 millones años separado de Europa y Asia. Hace de 34 a 40 millones de años se unió con sus dos vecinos, allanando el camino para el reemplazo de los mamíferos europeos por mamíferos asiáticos.
    Redacción T21