Tendencias21

El mundo sería como el Serengeti si no existiera el ser humano

Un estudio de la Universidad de Aarhus ha permitido crear un mapa que predice la hipotética distribución de los grandes mamíferos en un mundo en que no existiera el Homo sapiens. Al contrario de lo que se suele pensar, es la actividad humana y no las condiciones climáticas la que tiene mayor incidencia en este aspecto, por lo que los ecosistemas del planeta serían más semejantes a los de África si no existiera el ser humano.

El mundo sería como el Serengeti si no existiera el ser humano

Uno de los pasatiempos más extendidos en el mundo, sin importar el grupo social al que nos dirijamos, es el del juego hipotético: “¿qué habría sucedido si…?”. Junto con las populares ucronías históricas, el impacto del ser humano en la naturaleza ha devuelto la fuerza a otra pregunta que ha dado pie a más de una película o documental: ¿qué sería del mundo si desapareciera el ser humano?

La pregunta ha trascendido la ficción en más de una ocasión, llegando al terreno científico. Es el caso que nos ocupa, aunque esta vez el enfoque ha sido ligeramente distinto. Poniendo la mirada en el grupo concreto de los grandes mamíferos, los investigadores han querido averiguar cuál habría sido su destino de no haber pisado nunca la Tierra el Homo sapiens.

El estudio, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Aarhus, en Dinamarca, del que informa en un comunicado, ha mostrado unas conclusiones muy claras: sin el Homo sapiens, Europa no sería hoy cuna solamente de animales como lobos, osos o alces, sino también de ejemplares de rinocerontes o elefantes, una megafauna hoy recluida en África y algunos lugares de Asia.

Una tendencia global

El caso de Europa es el más característico, pues es donde la acción humana ha tenido un efecto más determinante, no tanto en términos de perdurabilidad histórica o contingentes de población, sino en lo referente a un impacto sobre el medio mucho más marcado que en otros puntos del planeta.

Solo eso explica, según los investigadores, la distribución actual de especies de mamíferos consideradas megafauna. Teniendo en cuenta la ecología, la biogeografía, y las características medioambientales de los nichos donde habitan hoy los grandes mamíferos, el clima no sería un enemigo; más bien al contrario, pues la distribución de las especies sería muy similar a la que existe en África, solo que en este caso presente en todo el mundo.

Con todo, “el norte de Europa no es el único lugar donde los seres humanos han disminuido la diversidad de los mamíferos, sino que se trata de un fenómeno mundial”, afirma el profesor Jens-Christian Svenning, del Departamento de Biociencia de la Universidad de Aarhus, y uno de los autores del estudio.

El mundo sería como el Serengeti si no existiera el ser humano

El impacto humano

Los investigadores toman como ejemplo emblemático el fenómeno de los safaris. Según afirman, si tienen lugar en África se debe a que este continente es el último nicho donde existe una diversidad lógica en el número de especies de grandes mamíferos. A diferencia de lo que tradicionalmente se ha pensado, no es algo que se deba a las condiciones climáticas (cuya variabilidad es fácilmente encontrable en otros ecosistemas de todo el mundo), sino a que la actividad humana no ha producido un impacto tan notable como en otros continentes.

“Hay un gran déficit en la diversidad de los mamíferos en comparación con lo que habría sido la tendencia natural”, afirma Svenning. Su compañero de estudio, el investigador postdoctoral del Departamento de Biociencia de la Universidad de Aarhus Søren Faurby, concluye que en condiciones ideales “tantos o incluso más animales grandes habrían existido en otros lugares del mundo [fuera de África]”.

La comparación climática lleva a los autores del estudio a poner el foco en el continente americano, pues es allí donde el mapa de biodiversidad trazado en el estudio muestra una mayor diversificación de grandes mamíferos. Además, el continente (tanto en el Norte como en el Sur), ha sido tradicionalmente uno de los más estudiados en cuanto a megafauna extinta. Animales como los mamuts o algunas especies de dientes de sable desaparecieron en la gran extinción del Cuaternario por la acción conjunta de la caza humana y los cambios en el entorno (donde también el inicio de la agricultura jugó un papel fundamental).

El mundo sería como el Serengeti si no existiera el ser humano

Una ayuda a la conservación
 
El conocimiento de la distribución de mamíferos en un hipotético mundo sin humanos puede llevar a una mejor comprensión de los mecanismos que afectan a la supervivencia de una especie, tanto por la acción humana como por los mismos efectos de la naturaleza.
 
Como ejemplo, los investigadores resaltan la tendencia de conservación en las áreas montañosas, que muestran una diversidad más cercana a la que sería deseable. Hasta ahora se pensaba que un área montañosa tenía por sus características naturales una mayor diversidad, pero no es así en los mapas; por tanto, la posibilidad que queda es la de la mayor inaccesibilidad (y por tanto el menor impacto humano) de estas zonas haya permitido un mayor ratio de supervivencia de las especies que la habitan.
 
Es por ello que la principal conclusión que se desprende del estudio es la de un sentimiento de preocupación, pero también de esperanza. Es evidente que la presencia de cualquier especie afecta al equilibrio de los biomas de manera inevitable; sin embargo, la excesiva influencia del ser humano en la diversidad debe llevar a una reflexión sobre la conservación de las especies actuales. Estudios como el presente suponen un punto de partida muy importante de cara al trabajo para minimizar el impacto humano, intentando acercar los ecosistemas a una realidad más acorde con la naturaleza.

El mayor depredador

Otro estudio reciente ha descubierto que los seres humanos cazan y matan a los grandes carnívoros terrestres –tales como osos, lobos y leones– en una proporción nueve veces mayor a la tasa en la que estos animales depredadores se matan unos a otros en la naturaleza, según publica la revista Science.

Este otro estudio estableció que este comportamiento de depredación tan particular de los humanos puede tener impactos significativos en los ecosistemas ya que, por ejemplo, altera los fenotipos morfológicos y de recorrido vital de otras especies, modifica la capacidad reproductiva de las poblaciones y transforma las interacciones ecológicas de las redes alimentarias.
 

Referencia bibliográfica: Søren Faurby, Jens-Christian Svenning. Historic and prehistoric human-driven extinctions have reshaped global mammal diversity patterns. Diversity and Distributions (2015). DOI: 10.1111/ddi.12369

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente