Tendencias21
Encuentran fósiles microbianos vivos en lo más hondo del Océano Pacífico

Encuentran fósiles microbianos vivos en lo más hondo del Océano Pacífico

Los científicos han encontrado vida microbiana en sedimentos marinos depositados hace 100 millones de años a 6.000 metros de profundidad en el Océano Pacífico. La mayoría son unicelulares y solo perceptibles al microscopio.

Microorganismos que han estado inactivos durante casi 100 millones de años a 6.000 metros de profundidad en el Océano Pacífico, pueden revivir y reproducirse si se les proporciona el alimento adecuado.

Lo han comprobado en laboratorio investigadores japoneses, que publican sus resultados en la revista Nature Communications.

Los investigadores perforaron numerosos núcleos de sedimentos a casi 6.000 metros de profundidad en el Giro del Pacífico Sur, un área de 37 millones de kilómetros cuadrados que es una de las regiones menos exploradas del planeta, a pesar de que representa el 10% de la superficie total de los océanos terrestres.

La superficie de este vórtice muestra un agua completamente cristalina, pero es muy baja en nutrientes: es una región estéril conocida también como el desierto marino.

En esas profundidades, los sedimentos, conocidos también como nieve marina, están formados por desechos orgánicos procedentes de la superficie del mar, así como por polvo y otras partículas que han llegado hasta allí transportadas por el viento o las corrientes oceánicas.

Los científicos descubrieron que el oxígeno estaba presente en todos los núcleos a esas profundidades, lo que sugiere que, si el sedimento se acumula lentamente en el fondo marino a una velocidad de no más de un metro o dos cada millón de años, el oxígeno penetrará desde el fondo marino hasta el sótano.

Estas condiciones hacen posible que los microorganismos aeróbicos, aquellos que requieren oxígeno para vivir, sobrevivan durante escalas de tiempo geológicas de millones de años.

Vida atrapada

Pequeñas formas de vida han quedado atrapadas también en este sedimento, como bacterias, microalgas y protozoos (animales eucariotas). La mayoría son unicelulares y solo son perceptibles al microscopio.

Los científicos se llevaron las muestras obtenidas de estos sedimentos a sus laboratorios y descubrieron que los microorganismos no eran fósiles, sino seres vivos capaces de alimentarse y de dividirse, a pesar del tiempo transcurrido desde que quedaron atrapados en los sedimentos marinos.

Casi todos los microorganismos analizados en el laboratorio, el 99,1%, que se habían depositado en los sedimentos hace más de 100 millones de años, estaban vivos y dispuestos a alimentarse.

Sorpresa mayúscula

La sorpresa de los investigadores fue mayúscula: el coautor Steven D’Hondt, explica que este descubrimiento «muestra que la vida en los viejos sedimentos de los océanos es ilimitada, que todavía hay organismos vivos en los sedimentos más antiguos con la menor cantidad de alimentos, y que pueden volver a la vida, crecer y multiplicarse «.

Según el autor principal, Yuki Morono, la vida de los microbios en el subsuelo es muy lenta en comparación con la vida que está por encima, por lo que la velocidad de evolución de estos microbios será más lenta. «Queremos entender si estos antiguos microbios evolucionaron y, en ese caso, cómo lo hicieron”, señala. Y añade: «este estudio demuestra que el subsuelo es una excelente ubicación para explorar los límites de la vida en la Tierra».

Referencia

Aerobic microbial life persists in oxic marine sediment as old as 101.5 million years. Yuki Morono et al. Nature Communications volume 11, Article number: 3626 (2020). DOI:https://doi.org/10.1038/s41467-020-17330-1

 

Foto: Microbios de sedimentos de 100 millones de años JAMSTEC

RedacciónT21

1 comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Partículas invisibles de polvo cósmico habrían propagado la vida por toda la Vía Láctea 20 febrero, 2024
    Una nueva investigación sostiene que el polvo cósmico podría ser responsable de la propagación de la vida por toda la galaxia, mediante un proceso conocido como panspermia. Esta no es una idea nueva, pero en este trabajo se ha calculado qué tan rápido podría suceder: gracias a la presión de la radiación solar, pequeños granos […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un misterioso encuentro cósmico modificó la órbita de la Tierra hace millones de años 20 febrero, 2024
    Alrededor de 56 millones de años atrás, en el límite entre el Paleoceno y el Eoceno, la temperatura de la Tierra se elevó hasta 8 grados Celsius. Una nueva investigación postula que un encuentro superficial entre el Sistema Solar y otra estrella podría haber cambiado la órbita de la Tierra, con la intensidad suficiente como […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un antibiótico que puede superar a muchas cepas de bacterias resistentes 20 febrero, 2024
    Investigadores de la Universidad de Harvard han creado un antibiótico que puede superar muchas bacterias resistentes a los medicamentos. Estas cepas se han convertido en una amenaza mortal y creciente para la salud mundial.
    Redacción T21
  • Los satélites espía proporcionan información sobre los cambios históricos en los ecosistemas 20 febrero, 2024
    Más de un millón de imágenes desclasificadas de antiguos programas de espionaje estadounidenses podrían utilizarse para la investigación y conservación ecológica, a partir de los recientes avances tecnológicos en el procesamiento y análisis de imágenes. Llamamiento científico para aprovechar esta oportunidad.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Algunos virus antiguos moldearon nuestros cuerpos y cerebros 19 febrero, 2024
    Los virus antiguos que infectaron a los vertebrados hace cientos de millones de años desempeñaron un papel fundamental en la evolución de nuestros cerebros avanzados y cuerpos de gran tamaño, según un nuevo estudio. De acuerdo a los científicos, una secuencia genética adquirida de retrovirus es crucial para la producción de mielina, y ese código […]
    Pablo Javier Piacente
  • Las minilunas podrían transformarnos en una especie interplanetaria 19 febrero, 2024
    "Minilunas" aún no descubiertas pueden orbitar la Tierra: teniendo en cuenta su proximidad a nuestro planeta, estos pequeños cuerpos serían excelentes herramientas para potenciar la exploración espacial. En concreto, algunos científicos creen que estos diminutos satélites podrían permitir a la humanidad explorar con mayor facilidad el Sistema Solar, establecerse como una especie interplanetaria y vivir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un robot con el cerebro de un insecto 19 febrero, 2024
    Investigadores europeos han desarrollado un robot que puede moverse como un insecto. Le integraron un modelo de la actividad neuronal que se mueve de la misma forma que lo hacen los insectos para navegar eficientemente en cualquier entorno, sin tener capacidad de aprendizaje.
    Redacción T21
  • ¿La cognición sería una función de onda? 19 febrero, 2024
    Las ondas cerebrales desempeñan un papel crucial para la formación de la memoria, de la misma forma que las ondas cuánticas estructuran las neuronas que posibilitan la cognición. Una nueva investigación sugiere que memoria y consciencia podrían formar parte de esa dinámica, aunque a escalas muy diferentes.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los simios también tienen sentido del humor 18 febrero, 2024
    Cuatro especies de grandes simios empiezan a burlarse de los demás en broma en edades tan tempranas como los humanos. Sus burlas son provocativas, persistentes y se caracterizan por elementos sorprendentes y divertidos. Llevan así 13 millones de años.
    Redacción T21
  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe