Tendencias21
Encuentran una extraña galaxia espiral que emite 'chorros' de partículas

Encuentran una extraña galaxia espiral que emite 'chorros' de partículas

Gracias a la ayuda de miles de ciudadanos voluntarios, que clasificaron miles de galaxias, un equipo de astrónomos estadounidense ha descubierto una galaxia espiral que emite ‘chorros’ de partículas subatómicas a casi la velocidad de la luz. En principio, sólo las galaxias elípticas pueden emitir ese tipo de chorros. El hallazgo podría ayudar a entender cómo se desarrollaron las galaxias en el universo temprano.

Encuentran una extraña galaxia espiral que emite 'chorros' de partículas Con la ayuda de científicos ciudadanos, un equipo de astrónomos ha descubierto un nuevo e importante ejemplo de un tipo muy raro de galaxia que puede dar información valiosa sobre cómo se desarrollaron las galaxias en el universo temprano.

La galaxia que estudiaron, llamada J1649+2635, a casi 800 millones de años luz de la Tierra, es una galaxia espiral, como nuestra propia Vía Láctea, pero con chorros prominentes de partículas subatómicas propulsadas hacia fuera desde su núcleo a casi la velocidad de la luz . El problema es que se supone que las galaxias espirales no tienen esos grandes chorros.

«La creencia tradicional es que esos chorros provienen sólo de galaxias elípticas que se formaron mediante la fusión de espirales. No sabemos cómo las espirales pueden tener estos grandes chorros», reconoce Minnie Mao, del Observatorio Nacional de Radioastronomía (NRAO) estadounidense, en la nota de prensa del mismo.

J1649 + 2635 es sólo la cuarta galaxia espiral emisora de chorros descubierta hasta ahora. La primera se encontró en 2003, cuando los astrónomos combinaron una imagen de radio-telescopio del Karl G. Jansky Very Large Array (VLA, Nuevo México, EE.UU.) y una imagen de luz visible del mismo objeto desde el Telescopio Espacial Hubble. La segunda apareció en 2011 en las imágenes de la Sloan Digital Sky Survey (Nuevo México) y el VLA, y la tercera, que se encontró a principios de este año, también fue descubierta mediante la combinación de imágenes de radio y luz visible.

«Con el fin de averiguar cómo pueden producirse estos chorros en el tipo equivocado de galaxia, nos dimos cuenta de que teníamos que saber más acerca de ellos», recuerda Mao.

Ayuda ciudadana

Para ello, los astrónomos buscaron ayuda. Esa ayuda llegó en forma de grandes colecciones de imágenes de telescopios ópticos y de radio, y de la colaboración de ciudadanos voluntarios. Los voluntarios participan en un proyecto en línea llamado Galaxy Zoo, en el que miran imágenes de luz visible de la Sloan Digital Sky Survey y clasifican las galaxias como espirales, elípticas, o de otros tipos. Cada imagen de una galaxia es inspeccionada por múltiples voluntarios para asegurar la precisión en la clasificación.

Esta nueva técnica promete proporcionar a los astrónomos muchos más ejemplos de las misteriosas galaxias espirales emisoras de chorros.

Hasta el momento, más de 150.000 participantes de Galaxy Zoo han clasificado unas 700.000 galaxias. Mao y sus colaboradores utilizaron un subconjunto «extremadamente limpio» de más de 65.000 galaxias, en cuya clasificación coincidieron el 95 por ciento de los que las vieron. Unas 35.000 de ellas son galaxias espirales. J1649+2635 fue clasificada por 31 voluntarios de Galaxy Zoo, 30 de los cuales coincidieron en que era una espiral.

A continuación, los astrónomos decidieron cruzar las galaxias de espiral de este catálogo con otro realizado con imágenes de radio, obtenidas con el VLA. Este trabajo fue realizado por el estudiante de grado Ryan Duffin, de la Universidad de Virginia, en una estancia de verano en NRAO. Los cruces de Duffin mostraron que J1649+2635 es una galaxia espiral y a la vez emite potentes chorros en radiofrecuencia.

«Esta es la primera vez que una galaxia se identifica en primer lugar como una espiral, y a continuación presenta grandes chorros en radiofrecuencia», explica Duffin. «Fue emocionante hacer un hallazgo tan raro», añade. Agujero negro

Chorros como los procedentes de J1649+2635 son impulsados por la energía gravitacional de un agujero negro supermasivo en el núcleo de la galaxia. El material arrastrado hacia el agujero negro forma un disco de rápida rotación, y las partículas se aceleran hacia el exterior a lo largo del disco.

La colisión que, presumiblemente, forma una galaxia elíptica afecta al gas de las galaxias que se fusionan para formarla y proporciona «combustible» para el disco y su mecanismo de aceleración. Esa misma alteración, sin embargo, se cree que destruye cualquier estructura espiral ya que las galaxias se fusionan en una sola.

J1649+2635 es inusual, no sólo por sus chorros, sino también porque es el primer ejemplo de galaxia espiral con un gran «halo» de emisión de luz visible rodeándola.

«Esta galaxia se nos presenta con muchos misterios. Queremos saber cómo se convirtió en un animal tan extraño», reconoce Mao. «¿Vivió un tipo especial de fusión que conservó su estructura espiral? ¿Fue una galaxia elíptica a la que otra colisión hizo que le crecieran de nuevo los brazos espirales? ¿Es su carácter único resultado de la interacción con su entorno?» «Vamos a estudiarlo más a fondo, pero, además, tenemos que ver si hay más como ella», añade Mao.

«Esperamos que con proyectos como Galaxy Zoo y otro llamado Galaxy Zoo Radio, esos miles de científicos ciudadanos pueden ayudarnos a encontrar muchas más galaxias como ésta para que podamos responder a todas nuestras preguntas», señala Mao. Ella y sus colegas han bautizado estas raras galaxias como «DRAGNs Espirales», un acrónimo para la descripción técnica, «fuentes de Radio Vinculadas a Núcleos Galácticos de Doble lóbulo».

Los científicos están publicando sus hallazgos en la revista Monthly Notices de la Royal Astronomical Society.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente