Tendencias21

Estamos preparados para un mundo que ya no existe

La vida moderna desafía continuamente los ritmos de las funciones corporales. Los trastornos más comunes de los ritmos biológicos son los derivados de cambiar abruptamente la hora del mundo, sin darle tiempo al reloj biológico para cambiar de forma simultánea. Las bases del reloj biológico son genéticas, ya que hay genes que se activan y desconectan periódicamente para gobernar los ritmos fisiológicos, bioquímicos y comportamentales. La cronobiología estudia los ritmos de las funciones corporales para ayudarnos a mejorar la salud y los modos de vida. Por Diego Golombek.

Estamos preparados para un mundo que ya no existe

Entre el día y la noche
hay un territorio inexplorado.
No es sol ni es sombra:
es tiempo.

Octavio Paz

Un mito griego cuenta que Febo (el dios sol) llegó a enamorar a una jovencita de nombre Clythie, que lo observaba embelesada desde la Tierra. Al no ser correspondida, Clythie decidió “plantarse” en la tierra y seguir a Febo. Tanto se tomó en serio el trabajo que al cabo de un tiempo de seguir al sol con su mirada, su cuerpo comenzó a transformarse; sus pies echaron raíces hasta que se convirtió en… un girasol. Nada más parecido a un ritmo biológico: tenemos una planta (lo biológico) que repite un movimiento día a día (lo rítmico).

Algo de esto sabían médicos y filósofos de la Grecia antigua. El poeta Hesíodo escribió hacia el año 700 a.C. que “las enfermedades caen sobre los hombres, algunas de día y otras por la noche”. El mismísimo Hipócrates aconsejaba a los interesados en la medicina “investigar las estaciones del año y lo que ocurre en ellas”. Como consejo práctico, sugería “administrar las purgas de arriba hacia abajo en el verano, y de abajo hacia arriba en el invierno”.

La Cronobiología, que estudia los ritmos en funciones corporales, nació formalmente a mediados del siglo XX, y fue quedando claro todas las funciones fisiológicas, bioquímicas y comportamentales son periódicas (en particular, el hecho de haberse adaptado a un planeta que gira con un período de 24 horas sin duda condicionó a infinidad de ritmos biológicos en plantas y animales a la presencia de esos ritmos diarios).

Como bien predijo Cortázar, “el tiempo entra por los ojos”: es la luz la que pone en hora a unos pedacitos de cerebro que funcionan como relojes y que se llaman núcleos supraquiasmáticos (NSQ). Las bases del reloj son genéticas, es decir, que hay genes que se prenden y se apagan periódicamente para gobernar los ritmos.

Sin embargo, muy recientemente se descubrió la presencia de relojes por todo el cuerpo, aunque su significado no es comprendido (si uno saca los NSQ se pierden los ritmos en general, lo que no ocurre con los osciladores periféricos). Y hay más sorpresas: las bases genéticas de los relojes son bastante parecidas en humanos, ratones… y hasta moscas. Será porque hemos estado relojeando en el planeta desde hace muchísimo tiempo.

Desafío al reloj

La vida moderna desafía continuamente al reloj: estamos preparados para un mundo que ya no existe, con días, noches, estaciones, viajes lentos y tiempos calmos. La luz eléctrica, por ejemplo, alarga los días, y en cierta forma confunde a nuestro sistema temporal y lo obligan a esforzarse para marcar la hora. Los trastornos más comunes de los ritmos biológicos son los derivados de cambiar abruptamente la hora del mundo sin darle tiempo al reloj biológico para cambiar en forma simultánea.

Estamos hablando de casos como el jet-lag, que ocurre luego de volar atravesando varios husos horarios: el viajero que vuele de Buenos Aires a Europa, por ejemplo, requerirá de varios días para que se reloj se adapte a la nueva hora (al decir de García Márquez: “cuando uno vuela a Europa, el alma tarda tres días más en llegar”).

Esto no es muy grave para un turista que en los primeros días de museos y shopping esté un poco mareado, pero para los que viajen por trabajo (o, peor aún, para los pilotos de aviación), resulta todo un problema. Otro caso es el de los trabajadores en turnos rotativos, que pasan una semana en el turno mañana, otra en el turno tarde y otro en el turno noche, para luego comenzar nuevamente.

Se ha comprobado que los trabajadores en estas condiciones se enferman más y sufren mayor cantidad de accidentes de trabajo (algo que ya sabía don Alfredo Palacios allá porla década de 1930, cuando estudió el y el efecto de la fatiga sobre el desempeño de trabajadoras en hilanderías del estado).

Perspectiva médica

La cronobiología ofrece también una perspectiva muy interesante para la medicina: poder optimizar el efecto de los fármacos eligiendo a qué hora del día administrarlos, con resultados asombrosos en alergias, cáncer y muchas otras enfermedades. De esto se ocupa la cronofarmacología, y habrá que estar atentos a las novedades.

Nosotros mismos somos diferentes a lo largo del día, no sólo en cuanto a nuestras funciones internas (hormonas, temperatura, etc.) sino también en nuestro estado de ánimo: “ si yo no estuviera para que se conocieran, mi yo matinal no reconocería a mi yo nocturno” (André Gide).

Muchas enfermedades mentales tienen un claro componente temporal, incluyendo a la depresión y la manía, así como muchos trastornos del sueño se basan en el mal funcionamiento del reloj biológico.

Porque el tiempo, sin duda, no espera a nadie. Y está en todos lados. Hasta dentro nuestro.

Diego Golombek (Buenos Aires, 1964) es licenciado y doctor en Biología de la Universidad de Buenos Aires. Actualmente es profesor en la Universidad de Quilmes, e investigador del CONICET. Dirige el laboratorio de Cronobiología de la Universidad Nacional de Quilmes, y coordina el área de ciencias del Centro Cultural Rojas de la UBA. Ha publicado numerosos trabajos de investigación científica, literatura, ensayo y divulgación científica. Ha trabajado, además, como director de teatro, periodista y músico.

Diego Golombek

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren cómo podría ser la vida extraterrestre en mundos distantes 18 julio, 2022
    Utilizando proteínas que capturan la luz en microbios vivos, los científicos han reconstruido cómo era la vida para algunos de los primeros organismos de la Tierra. El descubrimiento podría ayudar a reconocer y caracterizar formas de vida extraterrestres, en planetas cuyas atmósferas pueden parecerse a la Tierra primitiva, antes de la aparición del oxígeno hace […]
    Pablo Javier Piacente
  • La supervivencia de la humanidad está cuestionada 18 julio, 2022
    La Tierra está viviendo un proceso similar al del Pérmico que, hace 250 millones de años, acabó con la mayoría de las especies: hemos invertido una tendencia natural que asegura que nuestro planeta mantenga una temperatura adecuada. ¿Podremos sobrevivir? No lo sabemos.
    Eduardo Costas, catedrático de Genética, UCM
  • ¿Descubierto por fin el factor X de la consciencia? 18 julio, 2022
    Una nueva investigación ha podido tropezar con el factor X de la consciencia, que nos permite darnos cuenta de lo que pasa. Depende de los niveles de unas ondas cerebrales, que podrían ser los correlatos neuronales de la consciencia largamente perseguidos por la búsqueda científica del alma.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La selección natural podría estar alterada en las sociedades humanas 17 julio, 2022
    Un estudio ha descubierto que en las sociedades humanas aumentan los genes que propician menos estudios y más hijos, mientras decaen los que impulsan mejor educación y menos hijos. La selección natural ¿no está siguiendo los patrones definidos por Darwin para la evolución de las especies?
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Crean el primer robot con autoconsciencia 16 julio, 2022
    Ingenieros norteamericanos han desarrollado un robot que es consciente de sus movimientos y de su posición en el espacio. Es la primera vez que un robot logra crear una "imagen mental" de sí mismo, aunque todavía está muy lejos de una consciencia similar a la humana.
    Redacción T21
  • Confirman indicios de agua en el lejano exoplaneta WASP-96 b 15 julio, 2022
    La NASA informó que el telescopio espacial James Webb ha registrado claros indicios de agua, acompañados de nubes y neblina, en la atmósfera del lejano exoplaneta WASP-96 b, que orbita alrededor de una estrella semejante a nuestro Sol localizada a 1.120 años luz de la Tierra. Es quizás el primer gran descubrimiento del nuevo telescopio […]
    Pablo Javier Piacente
  • China llegaría a Venus en 2027 15 julio, 2022
    La misión china, llamada Venus Volcano Imaging and Climate Explorer (VOICE), se lanzaría en 2026 y llegaría a la órbita del astro infernal en 2027. El objetivo principal sería estudiar la atmósfera y la geología del planeta, intentando determinar el potencial para un ambiente habitable y la presencia de vida en las nubes de Venus.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren las claves de la aparición de la vida en un planeta 15 julio, 2022
    La Tierra constituye un modelo cósmico para descubrir si en el universo existen otros mundos habitables: tanto la ubicación, como la distribución y cantidad de superficie sólida, son determinantes para que un planeta desarrolle vida. Nuevas pistas para la búsqueda de otras tierras más allá del sistema solar.
    Redacción T21
  • Embriones de estrellas de mar se agrupan en un "cristal viviente" en forma de panal de abejas 14 julio, 2022
    Los científicos han observado que cuando múltiples embriones de estrellas de mar giran hacia la superficie del agua, gravitan entre sí y se ensamblan espontáneamente en una estructura cristalina sorprendentemente organizada. La formación creada recuerda a la estructura de los panales de abejas.
    Pablo Javier Piacente
  • Una extraña señal de radio proveniente del espacio profundo late como un corazón 14 julio, 2022
    Una nueva señal de radio que llega desde el espacio profundo vuelve a desafiar nuestra comprensión sobre estos misteriosos fenómenos: las nuevas ráfagas de radio rápidas (FRB) identificadas son reiteradas, más largas de lo habitual y, por primera vez, muestran picos periódicos que fueron notablemente precisos, emitiendo cada fracción de segundo con el ritmo de […]
    Pablo Javier Piacente