Tendencias21
Inauguran una nueva red de investigación de vida extraterrestre

Inauguran una nueva red de investigación de vida extraterrestre

Reino Unido ha creado una nueva red para promover la investigación académica en la búsqueda de inteligencia extraterrestre (SETI), la USKRN. El proyecto cuenta con académicos de 11 instituciones de todo el país, y su representante más destacado es el Astrónomo Real y profesor Martin Rees. La USKRN se ocupará de buscar señales extraterrestres con avanzados radiotelescopios, así como de desarrollar métodos para interpretarlas, como si fueran un tipo de lenguaje.

Inauguran una nueva red de investigación de vida extraterrestre

Reino Unido ha creado una nueva red para promover la investigación académica en la búsqueda de inteligencia extraterrestre (SETI).

Esta “Red de Investigación SETI Reino Unido” (UKSRN) reúne a académicos de 11 instituciones de todo el país, y su representante más destacado es el Astrónomo Real y profesor Martin Rees.

El viernes pasado, se presentó la actividad que actualmente desarrolla UKSRN y su estrategia de futuro, en una sesión celebrada en el marco del National Astronomy Meeting de St Andrews, informa la Royal Astronomical Society en un comunicado.

Allí se informó de que UKSRN pretende cubrir un amplio espectro de temas de investigación, como posibles métodos para la detección de señales, el desafío lingüístico que entrañaría descifrar mensajes o la probabilidad de que una civilización extraterrestre interactúe con la Tierra, entre otros.

La captación de señales

Para la captación de señales se empleará una gigantesca red de radiotelescopios ubicada en Gran Bretaña, que permite estudiar el Universo con mayor profundidad de lo que hasta ahora había sido posible.

Se trata del complejo e-Merlin, inaugurado en 2009, que cuenta con un total de siete radiotelescopios para los proyectos SETI, entre ellos el Telescopio Lovell.

El complejo está conectado por fibra óptica al llamado Observatorio Jodrell Bank y se extiende 217 kilómetros, entre Cheshire y Cambridge.

Este enfoque multi-telescopio ofrece la posibilidad de distinguir señales extraterrestres verdaderas de interferencias generadas en la Tierra, un problema clave para todos los proyectos SETI de radio.

Los responsables del proyecto se mostraron entusiasmados, y creen que e-MERLIN y otras instalaciones previstas, como el radiotelescopio SKA que estará ubicado en territorio de Australia y de Sudáfrica en 2020, “supondrán una importante contribución a la búsqueda de vida inteligente en otros lugares del Universo “.

El tema de la comunicación

El segundo tema a trabajar en UKRSN será cómo afrontar un posible contacto con extraterrestres. A este respecto, John Elliott, investigador de la comunicación de la Universidad Metropolitana de Leeds explicó que se han analizado más de 60 idiomas humanos que abarcan todos los tipos distintos de sistemas comunicativos, así como la comunicación no humana, esto es, la de robots y delfines.

Elliot cree que mediante la comprensión de nuestra capacidad de análisis para la comunicación, se pueden desarrollar estrategias para la interpretación y comprensión de mensajes de origen extraterrestre.

Por ejemplo, sus investigaciones se centran en averiguar si existen elementos unitarios en todos los fenómenos comunicativos, independientemente de cuál sea su fuente, de tal manera que se puedan distinguir las comunicaciones de cualesquiera otras señales del universo.

«Al mirar por debajo de la superficie de sonidos y símbolos arbitrarios, podemos «ver» la máquina del lenguaje mismo: sus mecanismos, restricciones, las fuerzas evolutivas de la eficiencia y del compromiso que lo conforman. Mediante la comprensión de estas estructuras, debería ser posible recabar información sobre la inteligencia del autor del mensaje «, afirmó Elliott.

Sobre las probabilidades de interacción

En la investigación sobre vida extraterrestre, existe una importante paradoja: las estimaciones señalan que existe una alta probabilidad de que haya civilizaciones extraterrestres en el Universo. Sin embargo, no hay pruebas de su existencia. La falta de contactos con estas posibles civilizaciones es un área clave de investigación del proyecto SETI.

En esta dirección, Anders Sandberg, del Future of Humanity Institute de la Universidad de Oxford está investigando la cuestión de a qué distancia en el espacio y el tiempo podría encontrarse una civilización extraterrestre –con respecto a la Tierra- y la probabilidad de que ésta interactúe con nuestro planeta, en función de esas variables.

Según Sandberg: “Hay millones o miles de millones de galaxias desde las cuales una civilización podría haber llegado a nosotros, si se hubiese establecido pronto”, afirma Sandberg.

Para ello, además, debería haber vivido lo suficiente como para desarrollar la tecnología suficiente como para desplazarse entre galaxias, un punto que ha analizado Austin Gerig, investigador de redes complejas de la Universidad de Oxford.

Según él, el análisis de redes y las estimaciones sobre la supervivencia de éstas sugieren que es probable que existan muchas civilizaciones pero también es probable que éstas sean pequeñas y que no sean de larga duración, lo que disminuye las posibilidades de que podamos cruzarnos con ellas.

Grandes estructuras extraterrestres

Duncan Forgan, del Observatorio Real de Edimburgo, por su parte, está estudiando la posibilidad de detectar grandes estructuras construidas por civilizaciones extraterrestres, y que se encuentren orbitando estrellas.

Sería con el llamado “método de tránsito”, un sistema que ya se usa para detectar planetas extrasolares a través de la medición de la reducción de la luz estelar, cuando un planeta pasa frente a la estrella.

Este sistema es el más empleado actualmente en la búsqueda de planetas extrasolares. Las misiones Corot (2006) de la ESA, y Kepler(2009) de la NASA, han puesto en órbita satélites con sensores fotométricos del tipo CCD extremadamente sensibles, con los que se espera averiguar el número de planetas existentes en la galaxia, así como encontrar planetas del tamaño y órbita de la Tierra.

«Si bien las probabilidades de ver megaestructuras son probablemente muy bajas, pronto tendremos un enorme archivo de datos sobre exoplanetas que nos ayudarán buscar estos objetos”, aseguró el investigador.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una nave de la NASA visitará Apophis, el asteroide potencialmente más peligroso para la Tierra 9 mayo, 2022
    La misma nave espacial que traerá muestras del asteroide Bennu durante el próximo año volverá al espacio para seguir el rastro de Apophis, un enorme asteroide de unos 340 metros de ancho que se acercará a nuestro planeta en 2029. Aunque se ha confirmado que no constituye una amenaza concreta en los próximos 100 años, […]
    Pablo Javier Piacente
  • El cerebro nos engaña durante la hipnosis 9 mayo, 2022
    Una investigación ha descubierto que el cerebro oculta información a la consciencia durante la hipnosis, para que la persona solo se perciba la voz del hipnotizador y se comporte como si lo imaginario fuera real.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Un efecto cuántico estaría en el origen de las enfermedades genéticas 9 mayo, 2022
    El efecto túnel estaría en el origen de las mutaciones de ADN que originan las enfermedades genéticas, según una nueva investigación que confirma la implicación de las paradojas cuánticas en los sistemas vivos.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La Luna está robando agua a la Tierra 8 mayo, 2022
    Una nueva investigación sugiere que la Luna tiene agua porque la toma de la magnetosfera terrestre a través de los iones de hidrógeno y oxígeno que escapan de la atmósfera superior de la Tierra: forman el permafrost lunar que luego se convierte en agua líquida.
    Redacción T21
  • Un algoritmo detecta automáticamente focos epilépticos en el cerebro 7 mayo, 2022
    Investigadores rusos han desarrollado una técnica biomimética que localiza automáticamente en el cerebro los focos de las convulsiones epilépticas, a partir de datos obtenidos por los sistemas tradicionales de observación neuronal. Mejora los resultados obtenidos por las técnicas actuales.
    Redacción T21
  • Una aurora con forma de gusano cubrió la mitad de Marte 6 mayo, 2022
    Una aurora discreta y sinuosa, cuyo origen no ha podido ser explicado aún por los científicos, se extendió por la mitad de la superficie marciana. Se cree que la corteza del planeta contiene minerales magnetizados, por eso las auroras brillan solamente en algunos puntos de Marte.
    Pablo Javier Piacente
  • En una semana, el Sol lanzó dos gigantescas llamaradas 6 mayo, 2022
    La NASA registró un llamarada de clase X, la más fuerte producida por nuestra estrella, el martes 3 de mayo: es la segunda llamarada de esta fuerza producida por el Sol esta semana. Esto marcaría un incremento en la actividad solar, que tendría su pico en 2025: en los últimos meses, los recuentos de manchas […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los escapes de metano se propagan en los mares árticos 6 mayo, 2022
    Nuevas expediciones han descubierto enormes flujos de metano en los mares de Siberia Oriental y en el Mar de Laptev, ampliando los flujos de metano que fluyen frente a las costas, mientras el calentamiento del Ártico sigue disparado.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Un cambio en el ADN hizo a los humanos más susceptibles al cáncer 5 mayo, 2022
    Cuando el ser humano se separó a nivel evolutivo del resto de los primates, una sutil modificación en un gen provocó que adquiriera mayores posibilidades de contraer algún tipo de cáncer. El cambio en el gen BRCA2 desencadena una reducción del 20 por ciento en la capacidad de reparación del ADN.
    Pablo Javier Piacente
  • Tardaremos 400.000 años en encontrarnos con ET 5 mayo, 2022
    Científicos chinos han estudiado una serie de parámetros para estimar cuántos planetas terrestres podrían albergar vida y cuántas civilizaciones inteligentes podrían habitar la Vía Láctea: a partir de este dato, estimaron que la humanidad deberá esperar alrededor de 400.000 años para establecer contacto con una civilización alienígena. 
    Pablo Javier Piacente