Tendencias21
Un cuásar ilumina a una galaxia devorando una nube de gas

Un cuásar ilumina a una galaxia devorando una nube de gas

Un grupo de astrónomos ha localizado una galaxia distante alimentándose de una nube de gas cercana, gracias a un cuásar aún más distante que ilumina la escena. Se trata de la mejor evidencia observacional directa obtenida hasta el momento para apoyar la teoría de que las galaxias atraen y devoran material cercano para crecer y formar estrellas.

Un cuásar ilumina a una galaxia devorando una nube de gas

Utilizando el telescopio VLT (Very Large Telescope) de ESO (Observatorio Austral Europeo), un equipo de astrónomos ha localizado una galaxia distante tomando un refrigerio de gas cercano. El gas parece estar cayendo hacia el interior de la galaxia, creando un flujo que alimenta la formación estelar al tiempo que impulsa la rotación de la galaxia.

Es la mejor evidencia observacional directa obtenida hasta el momento para apoyar la teoría de que las galaxias atraen y devoran material cercano con el fin de crecer y formar estrellas. Los resultados aparecen en el número del 5 de julio de 2013 de la revista Science.

Los astrónomos siempre han sospechado que las galaxias crecen atrayendo material de su alrededores, pero ha sido muy difícil observar directamente este proceso. El telescopio VLT (Very Large Telescope) de ESO ha sido utilizado para estudiar un extraño alineamiento entre una galaxia distante y un cuásar aún más distante: el núcleo extremadamente brillante de una galaxia alimentado por un agujero negro supermasivo.

El cuásar del fondo se llama HE 2243-60 y la galaxia se encuentra a un desplazamiento al rojo de 2,3285 — lo cual significa que lo estamos viendo cuando el universo tenía una edad de tan solo unos dos mil millones de años.

La luz del cuásar pasa a través del material que rodea a la galaxia (que se encuentra entre nosotros y el cuásar) antes de alcanzar la Tierra, haciendo posible que exploremos en detalle las propiedades del gas que se encuentra en torno a la galaxia.

Cuando la luz del cuásar pasa a través de las nubes de gas, algunas longitudes de onda son absorbidas. Los patrones de estas huellas de absorción pueden revelar a los astrónomos mucha información sobre los movimientos y la composición química del gas. Sin el cuásar al fondo se habría obtenido mucha menos información: las nubes de gas no brillan y no son visibles en imágenes directas.

Estos nuevos resultados nos ofrecen la mejor visión obtenida hasta el momento de una galaxia en pleno proceso de “ingesta”. “Este tipo de alineamiento es muy poco usual y nos ha permitido hacer observaciones únicas”, explica en la nota de prensa de ESO Nicolas Bouché, del Instituto de Investigación de Astrofísica y Planetología (IRAP) en Toulouse (Francia), autor principal del nuevo artículo.

“Pudimos utilizar el telescopio VLT de ESO para mirar de cerca tanto la galaxia como el gas que la rodeaba. Esto significa que pudimos abordar un importante problema relacionado con la formación de las galaxias: ¿cómo crecen y cómo se alimenta la formación estelar?”.

Las galaxias agotan rápidamente sus reservas de gas a medida que crean nuevas estrellas, por lo que deben ir reponiéndolo de manera continua con nuevo gas para poder continuar su actividad. La pregunta era ¿de dónde procedía ese gas? Los astrónomos sospechaban que la respuesta a este problema se encontraba en la recolección de gas frío de los alrededores por la atracción gravitatoria de la galaxia.

Con este escenario, una galaxia arrastra el gas hacia ella y este circula alrededor de la misma, rotando con la galaxia antes de caer hacia su interior. Aunque ya se habían obtenido antes evidencias de este tipo de acreción (agregación de materia a un cuerpo), observado en algunas galaxias, hasta ahora no se habían estudiado a fondo tanto el movimiento del gas como otras de sus propiedades.

Los astrónomos utilizaron dos instrumentos conocidos como SINFONI y UVES, ambos instalados en el telescopio VLT de ESO en el Observatorio Paranal, en el norte de Chile. SINFONI es un espectrógrafo de campo integral para observar en el infrarrojo cercano , mientras que UVES es un espectrógrafo Echelle para observar en el óptico y el ultravioleta.

Las nuevas observaciones mostraron no solo cómo rotaba la galaxia, sino que también revelaron la composición y el movimiento del gas que se encontraba fuera de la misma. SINFONI reveló los movimientos del gas de la propia galaxia y UVES los efectos del gas que se encontraba en torno a la galaxia gracias a la información proporcionada por la luz proveniente del lejano cuásar.

Las propiedades

“Las propiedades de esta ingente cantidad de gas eran exactamente lo que esperábamos encontrar en el caso de que el gas frío estuviera siendo atraído por la galaxia”, afirma el coautor Michael Murphy (Universidad Tecnológica de Swinburne, Melbourne, Australia).

“El gas se mueve tal y como suponíamos, tenemos la cantidad esperada y también tiene la composición correcta para encajar perfectamente en los modelos. Imaginen la hora de la comida para los leones de un zoo — esta galaxia en particular tiene un apetito voraz, y hemos descubierto cómo se alimenta para crecer tan rápido”.

Los astrónomos ya han encontrado evidencias de material alrededor de galaxias en el universo temprano, pero esta es la primera vez que han podido mostrar claramente que el material se mueve hacia la galaxia, en lugar de salir de ella, y también la primera vez que pueden determinar la composición de este “combustible” fresco destinado a formar nuevas generaciones de estrellas. La luz del cuásar ha hecho posible la detección del gas del entorno.

“En este caso tuvimos suerte de que el cuásar estuviera justo en el lugar adecuado para que su luz pasara a través del gas que caía hacia la galaxia. La próxima generación de telescopios gigantes, como el E-ELT (European Extremely Large Telescope) permitirá estudios con multiples líneas de visión por galaxia y proporcionar una visión mucho más completa”, concluye la coautora Crystal Martin (Universidad de California Santa Barbara, EE.UU.).

Referencia bibliográfica:

N. Bouche, M. T. Murphy, G. G. Kacprzak, C. Peroux, T. Contini, C. L. Martin, M. Dessauges-Zavadsky. Signatures of Cool Gas Fueling a Star-Forming Galaxy at Redshift 2.3. Science (2013). DOI:

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una nave de la NASA visitará Apophis, el asteroide potencialmente más peligroso para la Tierra 9 mayo, 2022
    La misma nave espacial que traerá muestras del asteroide Bennu durante el próximo año volverá al espacio para seguir el rastro de Apophis, un enorme asteroide de unos 340 metros de ancho que se acercará a nuestro planeta en 2029. Aunque se ha confirmado que no constituye una amenaza concreta en los próximos 100 años, […]
    Pablo Javier Piacente
  • El cerebro nos engaña durante la hipnosis 9 mayo, 2022
    Una investigación ha descubierto que el cerebro oculta información a la consciencia durante la hipnosis, para que la persona solo se perciba la voz del hipnotizador y se comporte como si lo imaginario fuera real.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Un efecto cuántico estaría en el origen de las enfermedades genéticas 9 mayo, 2022
    El efecto túnel estaría en el origen de las mutaciones de ADN que originan las enfermedades genéticas, según una nueva investigación que confirma la implicación de las paradojas cuánticas en los sistemas vivos.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La Luna está robando agua a la Tierra 8 mayo, 2022
    Una nueva investigación sugiere que la Luna tiene agua porque la toma de la magnetosfera terrestre a través de los iones de hidrógeno y oxígeno que escapan de la atmósfera superior de la Tierra: forman el permafrost lunar que luego se convierte en agua líquida.
    Redacción T21
  • Un algoritmo detecta automáticamente focos epilépticos en el cerebro 7 mayo, 2022
    Investigadores rusos han desarrollado una técnica biomimética que localiza automáticamente en el cerebro los focos de las convulsiones epilépticas, a partir de datos obtenidos por los sistemas tradicionales de observación neuronal. Mejora los resultados obtenidos por las técnicas actuales.
    Redacción T21
  • Una aurora con forma de gusano cubrió la mitad de Marte 6 mayo, 2022
    Una aurora discreta y sinuosa, cuyo origen no ha podido ser explicado aún por los científicos, se extendió por la mitad de la superficie marciana. Se cree que la corteza del planeta contiene minerales magnetizados, por eso las auroras brillan solamente en algunos puntos de Marte.
    Pablo Javier Piacente
  • En una semana, el Sol lanzó dos gigantescas llamaradas 6 mayo, 2022
    La NASA registró un llamarada de clase X, la más fuerte producida por nuestra estrella, el martes 3 de mayo: es la segunda llamarada de esta fuerza producida por el Sol esta semana. Esto marcaría un incremento en la actividad solar, que tendría su pico en 2025: en los últimos meses, los recuentos de manchas […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los escapes de metano se propagan en los mares árticos 6 mayo, 2022
    Nuevas expediciones han descubierto enormes flujos de metano en los mares de Siberia Oriental y en el Mar de Laptev, ampliando los flujos de metano que fluyen frente a las costas, mientras el calentamiento del Ártico sigue disparado.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Un cambio en el ADN hizo a los humanos más susceptibles al cáncer 5 mayo, 2022
    Cuando el ser humano se separó a nivel evolutivo del resto de los primates, una sutil modificación en un gen provocó que adquiriera mayores posibilidades de contraer algún tipo de cáncer. El cambio en el gen BRCA2 desencadena una reducción del 20 por ciento en la capacidad de reparación del ADN.
    Pablo Javier Piacente
  • Tardaremos 400.000 años en encontrarnos con ET 5 mayo, 2022
    Científicos chinos han estudiado una serie de parámetros para estimar cuántos planetas terrestres podrían albergar vida y cuántas civilizaciones inteligentes podrían habitar la Vía Láctea: a partir de este dato, estimaron que la humanidad deberá esperar alrededor de 400.000 años para establecer contacto con una civilización alienígena. 
    Pablo Javier Piacente