Tendencias21
La agresión y el apareamiento están ligados a nivel neurológico

La agresión y el apareamiento están ligados a nivel neurológico

Científicos de la New York University han conseguido provocar comportamientos agresivos en ratones haciendo incidir pulsos de luz en un área minúscula de sus cerebros, ubicada en el hipotálamo. En esta misma región del cerebro, además, los investigadores han identificado procesos neuronales vinculados al apareamiento. Los científicos creen que los procesos neurológicos de ambos comportamientos estarían entreverados para garantizar que los animales no bajen la guardia ante sus enemigos ni ataquen a sus potenciales parejas. Por Yaiza Martínez.

La agresión y el apareamiento están ligados a nivel neurológico

La Discover Magazine informa de que un equipo de científicos del Howard Hughes Medical Institute (HHMI) y de la New York University, de Estados Unidos, ha conseguido provocar comportamientos agresivos en ratones haciendo incidir pulsos de luz en una parte concreta del cerebro de los animales.

Utilizando la optogenética , que es un conjunto de tecnologías que permite el control rápido y dirigido de eventos específicos en sistemas biológicos, los investigadores hicieron que ratones corrientes y dóciles atacaran a otros machos, a otras hembras e incluso a objetos inanimados.

Según publica el (HHMI), con este experimento y otro experimento anterior, lo que los investigadores han intentado comprender a fondo es el proceso neuronal subyacente a la agresividad.

Los resultados obtenidos en ambas fases de investigación han demostrado que, en una diminuta y profunda región del cerebro, las neuronas que controlan la agresividad están estrechamente ligadas a las neuronas que controlan una actividad aparentemente opuesta: el apareamiento.

Violencia en 300 micras

Hacía tiempo que los científicos sabían que la estimulación en una región particular del cerebro puede provocar comportamientos agresivos. Pero los procesos neurológicos subyacentes a la agresividad se han empezado a estudiar a fondo sólo recientemente, a partir de la aparición de nuevas tecnologías menos invasivas de registro de la actividad neuronal.

En la primera fase del presente estudio, David Anderson, investigador del HHMI, y sus colaboradores analizaron la actividad neuronal de una región del hipotálamo cerebral denominada núcleo ventromedial.

Se comprobó así que dentro de este núcleo, concretamente en una profunda y pequeñísima área (de 300 micras de diámetro) denominada VMHv1, se desarrollaba actividad neuronal tanto cuando los ratones luchaban con otros ratones, como cuando se apareaban con hembras.

La actividad en la VMHv1 fue registrada gracias a la inserción de finísimos electrodos en dicha área del cerebro, en un total de cinco ratones. Los electrodos registraron durante varios meses la actividad de 104 neuronas individuales de la VMHv1.

Los registros mostraron que, mientras los ratones estaban solos en sus jaulas, las 104 neuronas permanecían inactivas. En cambio, cuando un ratón macho se enfrentaba a otro macho, se activaba una parte de las neuronas de la VMHv1.

Por otro lado, cuando se introducía una hembra de ratón en una jaula con un ratón macho, en la VMHv1 del cerebro de éste se activaba otro conjunto de neuronas, distinto al activado en los encuentros macho-macho. Sin embargo, cuando el macho empezaba a aparearse, la actividad de las neuronas de la VMHv1 se reducía.

Control lumínico de la agresividad

En la segunda fase de la investigación fue llevado a cabo otro experimento, con el que se pretendía confirmar que las neuronas de la VMHv1 estaban implicadas causalmente en el apareamiento o la agresividad.

Anderson y sus colaboradores utilizaron un virus para insertar dentro de las neuronas un gen que codifica un canal iónico que puede controlarse con la luz. Una vez que el virus hubo infectado a las neuronas, e introducido en éstas su carga genética, los investigadores utilizaron un cable de fibra óptica para iluminar la región del cerebro estudiada.

De esta forma, comprobaron que el encendido de la luz provocaba que las neuronas se activasen, y que los ratones atacaran no sólo a otros machos, sino también a hembras y a objetos cercanos. Cuando la luz se apagaba, los ratones dejaban de atacar.

Un método similar fue utilizado para impedir que las neuronas se activasen. Cuando los investigadores “desactivaron” de esta forma las neuronas de la VMHv1, los ratones no lucharon, ni siquiera en presencia de machos extraños.

Según Anderson, estos resultados indican que las neuronas de esta parte del cerebro no sólo no son suficientes para producir un ataque, sino que también son necesarias para el comportamiento agresivo normal. Es decir, que no es que estén relacionadas con los comportamientos agresivos sino que también pueden ser su causa.

Extrapolable a los humanos

Los hallazgos realizados sugieren que los procesos neuronales subyacentes a los comportamientos agresivos están localizados en una región particular del hipotálamo (la VMHv1), y no distribuidos extensamente por el hipotálamo, como estudios anteriores habían sugerido.

En cuanto al apareamiento, ni la estimulación ni la inhibición de las neuronas de la VMHv1 con la luz influyeron en este comportamiento. Sin embargo, el apareamiento sí influyó en la agresividad.

Cuando los investigadores permitieron a los ratones macho aparearse con una hembra antes de encender la luz que activaba las neuronas, no pudieron provocar con ésta que los ratones macho atacaran. Sólo cuando los ratones habían terminado de aparearse los científicos pudieron provocar de nuevo las agresiones utilizando el haz de luz.

Anderson señala que esto podría deberse a que las neuronas de la VMHv1 activadas por el contacto con las hembras inhibirían la agresividad. De esta forma, se garantizaría que los animales no intentasen aparearse con un enemigo que puede atacarles ni atacar a una potencial pareja. Los científicos intentarán determinar ahora qué neuronas de la VMHv1 controlan qué comportamiento (apareamiento o ataque).

Las conexiones neuronales existentes en el hipotálamo de los ratones pueden ser extrapolables a otras especies, incluidos los humanos, explican los investigadores, que han detallado recientemente sus descubrimientos en Nature.

Yaiza Martinez

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21