Tendencias21
Las personas que confían en su instinto tienden a ser más religiosas

Las personas que confían en su instinto tienden a ser más religiosas

Los individuos con un estilo de pensamiento más intuitivo tienden a tener una fe más fuerte en Dios que las personas más reflexivas. Esto es lo que ha revelado un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Harvard, y cuyos resultados sugieren la existencia de una fuerte relación entre la intuición y las creencias religiosas. La investigación se enmarca en un pequeño pero rápidamente creciente conjunto de conocimientos sobre la psicología de la fe, una actitud común en la humanidad de casi todos los lugares y momentos, que aún no ha sido bien comprendida. Por Yaiza Martínez.

Las personas que confían en su instinto tienden a ser más religiosas

La intuición puede propiciar la fe de las personas en lo divino y ayudaría a explicar porqué hay individuos que tienen más fe en Dios que otros.

Esto es lo que sugiere un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, cuyos resultados han sido publicados por el Journal of Experimental Psychology.

Según un comunicado de la American Psichological Association (APA), los autores de la investigación realizaron una serie de experimentos en los que se constató que los individuos con un estilo de pensamiento más intuitivo tendían a tener una fe más fuerte en Dios que las personas más reflexivas.

Como “estilo de pensamiento intuitivo” se entiende la propensión a dejarse llevar más por los instintos que por la meditación y a tomar decisiones de forma rápida, a partir de procesos cognitivos automáticos.

El “estilo de pensamiento reflexivo”, por el contrario, implicaría el cuestionamiento de los instintos y la consideración de otras posibilidades, así como la tendencia a tomar decisiones no intuitivas.

Preguntas trampa

Según señala el psicólogo de la Universidad de Harvard Amitai Shenhav, co-autor del estudio: “Queríamos explicar las variaciones en la fe en Dios desde la perspectiva de los procesos cognitivos básicos”.

Shenhav añade que “se ha dicho que creemos en Dios porque nuestras intuiciones sobre cómo y por qué suceden las cosas nos hacen ver un propósito divino en los sucesos ordinarios. Esto nos llevó a preguntarnos si la fuerza de la fe individual estaría influenciada por el grado de confianza en las intuiciones naturales”.

En la primera parte de la investigación de Shenhav y sus colaboradores participaron 882 adultos estadounidenses, de una media de edad de 33 años. El 64% de los participantes fueron mujeres. A los voluntarios se les pidió que rellenaran unas encuestas online sobre su fe en Dios antes de realizar un test cognitivo.

Dicho test constaba de tres problemas matemáticos con respuestas intuitivas, aunque erróneas. Por ejemplo, una pregunta señalaba: “Un bate y una pelota cuestan 1,10 dólares en total. Si el bate cuesta un dólar más que la pelota, ¿cuánto cuesta la pelota?

La respuesta automática o intuitiva a esta pregunta es “10 céntimos”, pero la respuesta correcta en realidad es cinco céntimos. Otra de las preguntas fue la siguiente: Bill y Sally tienen entre los dos 28 años. Bill es 20 años mayor que Sally. ¿Cuántos años tiene Sally? La respuesta intuitiva, y de nuevo errónea, es ocho años. La correcta, cuatro años.

Influir en el grado de fe

Según publica la Universidad de Harvard en un comunicado, las personas que contestaron a estas tres preguntas de manera intuitiva resultaron ser 1,5 veces más propensas a estar convencidas de la existencia de Dios, que aquéllas que no contestaron intuitivamente.

Este patrón se mantuvo independientemente de la inclusión de otros factores, como las tendencias políticas de los participantes, su educación o sus ingresos. Según los investigadores “la forma de pensar de la gente sobre precios o edades en realidad refleja un estilo de pensamiento y, en última instancia, las convicciones que se tienen sobre el orden metafísico del universo”.

En un segundo experimento, en el que participaron 373 personas, los investigadores descubrieron que podían influir temporalmente en los niveles de fe individual pidiendo a los participantes que escribieran un párrafo sobre una experiencia personal en la que el pensamiento reflexivo o el pensamiento intuitivo les hubieran dado buen resultado.

A una parte de los voluntarios se les dijo que describieran un momento de sus vidas en la que la intuición o el primer instinto les hubiese ayudado, y a otro grupo se les pidió que escribieran sobre algún momento en el que la reflexión y el razonamiento detenido les hubiesen permitido resolver un problema.

Después de realizar este ejercicio de escritura, se examino las creencias religiosas de los participantes. Se constató así que aquéllos que habían escrito sobre una experiencia intuitiva exitosa fueron más propensos a señalar que estaban convencidos de la existencia de Dios, que aquéllos que habían escrito sobre una experiencia reflexiva.

No tiene que ver con la inteligencia

El estudio de los psicólogos de la Universidad de Harvard reveló, por otra parte, que la pronunciada relación entre los diferentes estilos de pensar y el grado de fe no podía ser explicada por diferencias en la capacidad mental de los participantes o por su cociente de inteligencia.

Según David Rand, otro de los autores del estudio, dicha relación “no depende de lo que inteligente que se sea, sino de hasta qué punto seguimos nuestras intuiciones, en lugar de detenernos y reflexionar”.

Asimismo, los investigadores enfatizan que los resultados obtenidos no implican un juicio de valor negativo sobre la toma de decisiones intuitivas, con respecto a la reflexión. De hecho, afirma Shenhav, ser capaces de tomar decisiones rápidas e intuitivas puede suponer una gran ventaja.

En definitiva, lo que los científicos buscaban es establecer un vínculo entre las creencias religiosas y la intuición, que respaldase la idea de que existen elementos en el diseño cognitivo de los humanos que promueven la fe en un poder superior.

La investigación se enmarca, por tanto, en un pequeño pero rápidamente creciente conjunto de conocimientos sobre la psicología de la fe, una actitud común en la humanidad de casi todos los lugares y momentos, que aún no ha sido bien comprendida.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los ojos revelan lo que sucede en el cerebro 22 junio, 2022
    Los ojos pueden ayudarnos a comprender el cerebro: los científicos han descubierto anomalías en las señales de la retina que son específicas de determinados trastornos del neurodesarrollo, como el autismo o el déficit de atención. El análisis de estas señales tendría un gran potencial para comprender a fondo la naturaleza de los problemas neurológicos.
    Pablo Javier Piacente
  • Sorprenden a una estrella agonizante "devorando" a todo su sistema planetario 22 junio, 2022
    Una enana blanca localizada a 86 años luz de distancia de la Tierra, llamada G238-44, fue sorprendida por los astrónomos tragando material del interior y el exterior de su sistema planetario: cada planeta y todos los cuerpos a su alrededor serán absorbidos por la estrella moribunda. El proceso arroja luz sobre el caos que reina […]
    Pablo Javier Piacente
  • Una explosión de vida siguió a la mayor extinción masiva de la Tierra 22 junio, 2022
    La extinción masiva de especies ocurrida hace 252 millones de años dio origen a una explosión de vida debido a una serie de cambios evolutivos simultáneos que hicieron más ágiles e inteligentes a los animales terrestres y marinos supervivientes.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La UNESCO llega a las “puertas del infierno” 22 junio, 2022
    Una nueva misión oceanográfica de la UNESCO se ha acercado a lo que llama las “puertas del infierno”: están frente a las costas italianas, donde los fondos marinos acogen uno de los arcos volcánicos más activos del mundo. Su intensidad está aumentando y presagia un tsunami mediterráneo en los próximos 30 años.
    Redacción T21
  • Los seres humanos escuchamos gracias a los peces 21 junio, 2022
    La evidencia fósil prueba que el oído medio humano evolucionó a partir de una estructura branquial presente en los peces y denominada espiráculo: ahora, los científicos han descubierto cómo se concretó ese proceso evolutivo.
    Pablo Javier Piacente
  • Más de 60 radiotelescopios integrados nos mostrarán la estructura real del Universo 21 junio, 2022
    Una enorme red de radiotelescopios su sumará a la innovadora tecnología del observatorio de radio más grande del planeta (SKAO), aún en construcción, para observar el Universo desde una nueva perspectiva: aplicando una escala cósmica ampliada, logrará ver a las galaxias y su evolución con un nivel de detalle sin precedentes.  
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Podemos viajar en el tiempo? 21 junio, 2022
    La idea de que podemos viajar a través del tiempo tiene más de 2.500 años de antigüedad, pero todavía no sabemos con seguridad si será posible: aunque no se puede viajar al pasado, tal vez sea posible al futuro. Varias teorías lo sugieren. Peter Watson (*)
    Firma invitada
  • La estructura social de las hormigas está grabada en sus cerebros 21 junio, 2022
    Las hormigas son socialmente avanzadas porque sus cerebros están estructurados por un sistema neuronal de organización por castas: especializa las funciones de cada miembro, ya sean machos fértiles, reinas u obreras, y permite a la colonia funcionar como un superorganismo.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren un extraño objeto en forma de espiral vagando por el centro de la Vía Láctea 20 junio, 2022
    Un misterioso objeto, ubicado a 26.000 años luz de la Tierra y parecido a una pequeña galaxia con forma de espiral, fue identificado girando alrededor del centro galáctico: según los astrónomos, un cuerpo intruso que invadió el disco de gas y polvo en el que se formó una estrella hace miles de años la transformó […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un abismal agujero negro devora cada segundo un "bocado" de materia del tamaño de la Tierra 20 junio, 2022
    Los astrónomos han detectado el agujero negro más brillante y de más rápido crecimiento que ha existido en los últimos 9 mil millones de años. La gigantesca estructura cósmica es 3 mil millones de veces más masiva que el Sol y cada segundo se traga un trozo de materia del tamaño de la Tierra.
    Pablo Javier Piacente