Tendencias21
La electricidad ayuda a las telarañas a capturar presas y partículas contaminantes

La electricidad ayuda a las telarañas a capturar presas y partículas contaminantes

El pegamento de las telas de araña conduce la electricidad, han descubierto científicos de la Universidad de Oxford. Este hecho hace que sea “atraído” hacia las partículas o insectos que javascript:void(0)se mueven por el aire, y que van cargados de electricidad estática. La eficiencia de las telarañas para captar sustancias volátiles podría ser aprovechada para controlar la contaminación del aire, de manera tan eficiente como los sensores industriales, pero más barata y natural, afirman los investigadores.

La electricidad ayuda a las telarañas a capturar presas y partículas contaminantes

Las telas de araña “cazan” activamente a sus presas gracias a la propagación, a través de sus superficies, de un pegamento poco común porque, además de pegar, conduce la electricidad, han descubierto unos científicos de la Universidad de Oxford, en el Reino Unido.

Los investigadores encontraron que las propiedades electrostáticas del pegamento que recubre las telarañas permiten que éstas atrapen todas las partículas con carga eléctrica -desde polen a sustancias contaminantes e insectos voladores-.

También demostraron que las espirales de pegamento de estas redes pueden distorsionar el campo eléctrico de la Tierra unos pocos milímetros alrededor de la red, lo que permitiría a los insectos detectar la ‘trampa’ con sus antenas, antes de caer en ella.

El estudio, publicado en la revista Naturwissenschaften, revela como un capricho de la física puede hacer que las telas de araña se muevan hacia todos los objetos transportados por el aire, estén éstos cargados positiva o negativamente. Esto explica por qué estas redes son capaces de recoger pequeñas partículas del aire de manera tan eficiente, y por qué se acercan a los insectos.

Telas de araña para controlar la contaminación

Según los investigadores, las telas de araña comunes, presentes en todo el mundo, podrían por tanto usarse para la vigilancia del medio ambiente, ya que filtran activamente contaminantes del aire con una eficacia comparable a la de los sensores industriales más costosos.

“La elegante física de estas redes las convierte en filtros activos, perfectos para la captación de contaminantes presentes en el aire, como los aerosoles y los pesticidas, explica Fritz Vollrath, director del estudio, en un comunicado de dicha Universidad.

«La atracción eléctrica arrastra las partículas hacia las telas de araña, por lo que éstas se podrían reunir para controlar los niveles de contaminación, por ejemplo, para comprobar si hay pesticidas dañando a las poblaciones de abejas”.

“Una posibilidad aún más fascinante sería usarlas para detectar algunas sustancias químicas del aire con sólo observar las redes. Muchas arañas se comen sus propias telarañas con el propósito de reciclar y reutilizar su seda. En ésta quedan por tanto las partículas y las sustancias químicas, dibujando eléctricamente la telaraña. Ya sabemos que las arañas tejen telas diferentes en función de lo que hayan consumido, por ejemplo pueden crear hermosas telas de con LSD y terribles telarañas con cafeína. Por tanto, las formas de las telas de araña por sí solas pueden indicarnos si alguna sustancia química presente en el aire está afectando el comportamiento del animal”, asegura Vollrath.

Alerta eléctrica para los insectos

En colaboración con Donald Edmonds, del Departamento de Física de la Universidad de Oxford, el investigador también ha demostrado que ciertas telarañas, como las de la araña de jardín o araña de la cruz (Araneus diadematus),‎ causan distorsiones locales en el campo eléctrico de la Tierra, porque se comportan como discos conductores.

Muchos insectos son capaces de detectar pequeñas alteraciones eléctricas, entre ellos las abejas, capaces de notar los campos eléctricos de diferentes flores o de otras abejas.

«Casi todos los insectos voladores son capaces de detectar perturbaciones eléctricas gracias a que sus antenas funcionan como sensores, cuando sus extremos están conectados al cuerpo por materiales aislantes, lo que supone que la carga de dichos extremos será diferente a la del resto del insecto”, sigue explicando Vollrath.

“Cuando esos insectos se acercan a objetos cargados, las puntas de sus antenas se mueven un poco, un movimiento que ellos pueden sentir. Las abejas usan este sistema para detectar flores, por lo que queda por ver si también pueden usarlo para esquivar las telas de araña y evitar convertirse en alimento”.

Aunque las perturbaciones eléctricas causadas por las telas de araña son de muy de corto alcance y aún no está claro si los insectos son capaces de detectarlas antes de quedar atrapados, es evidente que las cargas electrostáticas juegan un papel importante en el mundo de los insectos.

«La gente a menudo subestima la electricidad estática que se acumula en los objetos transportados por el aire, pero es importante a todas las escalas”. Por ejemplo, «el desastre del Hindenburg (un dirigible alemán tipo zeppelin, destruido a causa de un incendio cuando aterrizaba en Nueva Jersey el 6 de mayo de 1937) podría haber sido causado por una descarga de electricidad estática, y se sabe de helicópteros que han explotado por esta misma causa. Todo lo que se mueve a través del aire desarrolla carga estática, por lo que es fascinante ver como las telarañas aprovechan este hecho para atrapar activamente a las presas. Es una gran ventaja para nosotros que funcionen así, porque esto también las hace atraer contaminantes, lo que las convierte en una forma barata y natural de controlar pesticidas y la calidad del aire en todo el mundo”, concluye el investigador.

Referencia bibliográfica:

Fritz Vollrath, Donald Edmonds. Consequences of electrical conductivity in an orb spider’s capture web. Naturwissenschaften (2013). DOI: 10.1007/s00114-013-1120-8.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21