Tendencias21
La esquizofrenia y la depresión tienen la misma base genética

La esquizofrenia y la depresión tienen la misma base genética

La esquizofrenia, el déficit de atención o la depresión tienen una misma base genética, ha descubierto una investigación internacional que analizó expedientes médicos de casi 1,5 millones de personas. También observó que muchos años de estudio favorecen la anorexia, el autismo, el trastorno bipolar y las obsesiones compulsivas, pero que no afectan al Alzheimer o al derrame cerebral.

Muchos trastornos psiquiátricos comunes están profundamente conectados a nivel genético, compartiendo factores de riesgo específicos, lo que subraya la necesidad de reconocer las dimensiones compartidas de la disfunción cerebral y de desarrollar nuevas estrategias de tratamiento, según una investigación que publica la revista Science.

Esta investigación, que implicó a 600 instituciones de todo el mundo, ha comprobado que los trastornos psiquiátricos más comunes, como el déficit de atención, la esquizofrenia o la depresión, comparten una base molecular común, y que otros trastornos, como el Parkinson o la esclerosis múltiple, no tienen relación genética entre sí.

La investigación analizó los datos de centenares de miles de personas y exploró los vínculos genéticos existentes entre las diferentes enfermedades de la mente y otros trastornos cerebrales a una escala sin precedentes. Y comprobó que los trastornos psiquiátricos comparten numerosas variables genéticas, mientras que los trastornos neurológicos como el Parkinson o el Alzheimer, son muy diferentes entre sí.

Existe una diferencia entre trastornos psiquiátricos y los neurológicos. Las enfermedades neurológicas afectan al sistema nervioso, mientras que las enfermedades o trastornos mentales afectan a  los pensamientos, sentimientos, estados de ánimo y comportamientos de una persona. Las primeras enfermedades caen en el campo de la psiquiatría y las segundas en el ámbito de la psicología.

Según esta investigación, las enfermedades que afectan al sistema nervioso son las que comparten una base genética común, mientras que las que afectan a la mente no tienen una clara relación genética entre ellas.

Nuevo enfoque

«Este trabajo está empezando a cambiar la forma en que pensamos sobre los trastornos del cerebro», dice uno de los autores principales, Benjamín Neale, en un comunicado. «Si podemos descubrir las influencias genéticas y los patrones de superposición entre diferentes trastornos, entonces podremos comprender mejor las causas de raíz de estas enfermedades y posiblemente identificar los mecanismos específicos apropiados para los tratamientos adaptados».

La investigación combinó datos para examinar los patrones genéticos en 25 enfermedades psiquiátricas y neurológicas y expedientes médicos de más de casi 1,5 millones de personas.

Los resultados finales indicaron una superposición genética generalizada entre los diferentes tipos de trastornos psiquiátricos, en particular entre el trastorno por déficit de atención  e  hiperactividad (TDAH), el trastorno bipolar, el trastorno depresivo mayor y la esquizofrenia. Los datos también indicaron una fuerte superposición entre la anorexia nerviosa y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), así como entre el TOC y el síndrome de Tourette (tics incontrolados).

Por el contrario, los trastornos neurológicos como el Parkinson y la esclerosis múltiple parecen más distintos entre sí y de los trastornos psiquiátricos, a excepción de la migraña, que se relacionó genéticamente con el TDAH, el trastorno depresivo mayor y el síndrome de Tourette.

Según los investigadores, el alto grado de relación genética entre los trastornos psiquiátricos sugiere que las categorías clínicas actuales no reflejan con exactitud la biología subyacente. «La tradición de dibujar estas líneas definidas cuando los pacientes son diagnosticados probablemente no sigue la realidad, donde los mecanismos en el cerebro pueden causar síntomas superpuestos», dice Neale.

Como un ejemplo hipotético, un mecanismo único que regula la concentración podría generar un comportamiento desatento en el TDAH y una función ejecutiva disminuida en la esquizofrenia. La exploración adicional de estas conexiones genéticas podría ayudar a definir nuevos fenotipos clínicos e informar el desarrollo y la selección del tratamiento para los pacientes.

Medidas cognitivas

Además, dentro de las medidas cognitivas, los investigadores se sorprendieron al observar que los factores genéticos que predisponen a los individuos a ciertos trastornos psiquiátricos (anorexia, autismo, trastorno bipolar y TOC) se relacionaron significativamente con factores asociados con medidas cognitivas más altas de la infancia, incluidos más años de educación y la titulación universitaria. Los trastornos neurológicos, sin embargo, particularmente el Alzheimer y el accidente cerebrovascular, se relacionan negativamente con esas mismas medidas cognitivas.

«Nos sorprendió que los factores genéticos de algunas enfermedades neurológicas, normalmente asociados con los ancianos, estuvieran negativamente vinculados a factores genéticos que afectan las medidas cognitivas tempranas. También fue sorprendente que los factores genéticos relacionados con muchos trastornos psiquiátricos se relacionen positivamente con el logro educativo «, dice Anttila, otro de los investigadores. «Necesitaremos más trabajo e incluso tamaños de muestra más grandes para comprender estas conexiones».

Los consorcios implicados en esta investigación han hecho que sus datos sean accesibles en línea, ya sea para su descarga gratuita o por solicitud. Planean examinar rasgos adicionales y variantes genéticas para explorar más estos patrones, con el objetivo de descubrir los mecanismos y vías relevantes que subyacen y potencialmente vinculan estos trastornos.

Referencia

Analysis of shared heritability in common disorders of the brain. The Brainstorm Consortium. Science  22 Jun 2018: Vol. 360, Issue 6395, eaap8757. DOI: 10.1126/science.aap8757

 

Foto de portada: Meseguer en Pixabay.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Nuestros genes pueden arrastrar las experiencias de nuestros abuelos 3 octubre, 2022
    Los cambios epigenéticos pueden transmitirse potencialmente no solo de padres a hijos, sino también a los nietos. Esta “herencia epigenética transgeneracional" puede provocar que la salud de una persona pueda verse influenciada por las experiencias de sus padres y abuelos.
    Pablo Javier Piacente
  • Una nueva Tierra se está formando debajo de los océanos actuales 3 octubre, 2022
    Dentro de 300 millones de años, el Océano Pacífico desaparecerá y surgirá un supercontinente llamado Amasia, producto de la fusión del continente americano con el asiático, así como de Australia con Asia. El nuevo mundo será más cálido que la actual Tierra y el nivel del mar será más bajo.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Estamos cada vez más cerca de definir los límites reales del Universo 3 octubre, 2022
    Un grupo de astrónomos estadounidenses ha elaborado el catálogo de galaxias más grande hasta la fecha: emplearon ocho métodos diferentes para medir las distancias entre 56.000 galaxias y con respecto a la Vía Láctea. Los datos nos acercan a una comprensión más precisa sobre el tamaño y los límites del cosmos, además de arrojar luz […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los perros detectan nuestro estrés por el olfato 3 octubre, 2022
    Los procesos fisiológicos asociados a una respuesta de estrés psicológico agudo producen cambios en el aliento y el sudor humanos que los perros pueden detectar con una precisión del 93,75%, según un nuevo estudio.
    Redacción T21
  • Redescubren en Turquía una planta medicinal "milagrosa" desaparecida hace 2.000 años 2 octubre, 2022
    Una planta milagrosa que desapareció misteriosamente hace 2.000 años ha sido identificada en la actual Turquía, con otro nombre, pero con las mismas propiedades. Reúne en una sola especie las propiedades medicinales de media docena de plantas y puede revolucionar la farmacología.
    Redacción T21
  • La Tierra, ¿se está quedando sin vientos? 2 octubre, 2022
    La Tierra se enfrenta a la posibilidad de quedarse sin los vientos que recorren su superficie: están perdiendo fuerza desde los años 60 del siglo pasado, amenazando al crecimiento de las plantas, a la energía eólica y a la corriente del Golfo que regula el clima global. Ese escenario se llama aquietamiento global.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los animales piensan en el futuro 1 octubre, 2022
    Muchos animales "piensan" y actúan orientados al futuro: observan a las personas y utilizan su comportamiento en su beneficio. Por ejemplo, algunas aves usan los recreos de las universidades para robar bocadillos a los estudiantes. Otras usan los horarios de apertura de los refugios de esquí para conseguir comida.
    Redacción T21
  • Organismos de 400 millones de años nos proporcionaron las mandíbulas y extremidades 30 septiembre, 2022
    Un verdadero tesoro paleontológico ha sido revelado en las provincias chinas de Guizhou, Hunan y Chongqing: los fósiles de extrañas y antiguas especies aclaran la evolución de los dientes, las mandíbulas y la locomoción de los animales modernos. Son los primeros impulsores de los cambios evolutivos que permitieron modificar la dieta y facilitar el traslado a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Existiría agua líquida bajo el hielo en el polo sur de Marte 30 septiembre, 2022
    La combinación de la nueva evidencia topográfica, los resultados de un modelo por ordenador y los datos del radar hacen que sea mucho más probable que al menos un área de agua líquida subglacial exista actualmente en Marte, debajo de la capa de hielo del polo sur. Además, todo indica que el planeta rojo aún […]
    Pablo Javier Piacente
  • La ciencia también se ocupa de lo aparentemente absurdo y divertido 29 septiembre, 2022
    La ciencia no solo es seria, sino también entretenida y a veces hasta divertida. Bajo el lema “ríe y piensa”, una revista informa de las investigaciones más estrambóticas y graciosas, sin por ello perder su rigor. Los IG Nobel premian estas incursiones de la ciencia en lo aparentemente absurdo. Contamos algunos ejemplos.
    Eduardo Costas, catedrático de Genética, UCM