Tendencias21

La experiencia emocional de una vida cabe en 3 centímetros de cerebro

Todas las emociones de nuestra vida están recogidas en una región cerebral de tres centímetros de diámetro, la misma que procesa la información sensorial, los estados extracorporales y las decisiones éticas: los estados afectivos son también procesos cognitivos.

Toda la experiencia emocional de nuestra vida está recogida en una región de nuestro cerebro de tres centímetros de diámetro, han descubierto científicos del Laboratorio de Mente Molecular (MoMi Lab), perteneciente a la Escuela de Estudios Superiores IMT de Lucca, en la Toscana italiana.

Usamos las emociones para descifrar cascadas complejas de eventos internos. Son un potencial natural que registra nuestra reacción a las diferentes experiencias de la vida, aunque nunca ha estado muy claro cómo el cerebro procesa los estados afectivos.

En 2017 se descubrió que nuestro mundo emocional es mucho más rico y sutil de lo que creíamos, ya que tenemos al menos 27 emociones y no seis, como se había creído hasta entonces. Además, las emociones se pueden reflejar en un mapa interactivo multidimensional para ilustrar la forma en que están conectadas entre sí.

La nueva investigación ha conseguido identificar ahora que cuando sentimos alegría, enfado, tristeza, euforia o melancolía, entre otras emociones, el cerebro procesa la experiencia a través de una pequeña región de la corteza llamada unión tempo-parietal.

Se trata de una región que se difumina en la frontera de los lóbulos temporal y parietal y que es la que procesa la información procedente de los sistemas visual, auditivo y somatosensorial, relacionado con el tacto, la temperatura, la propiocepción (posición del cuerpo) y la nocicepción (dolor).

Esa región también está relacionada con las decisiones éticas que tomamos y con la ilusión de experiencias extracorporales, así como con la capacidad de atribuir pensamientos e intenciones a otras personas.

Según la nueva investigación, esta región cerebral también es capaz de representar topográficamente la complejidad de lo que sentimos: qué emociones sentimos en un momento preciso y cuán intensamente las percibimos.

El mecanismo implicado en el procesamiento de las emociones es el mismo que usa el cerebro para procesar funciones básicas como la vista, el oído, el olfato, el gusto, el tacto. Por esta razón, los investigadores proponen la definición de emototopía como el principio de codificación de emociones en el cerebro.

Emoción cognitiva

Este descubrimiento tiene un efecto más profundo que la mera localización del área cerebral de las emociones.

La ciencia afectiva está considerando en la actualidad que las emociones no constituyen procesos aislados que ocurren al margen del resto de la actividad mental de la persona. Por el contrario, establece que la dinámica emocional está implicada en otros procesos de índole cognitiva como la atención, la memoria o la toma de decisiones.

La nueva investigación confirma que las emociones no son algo diferente de los procesos cognitivos, ya que los procesos cerebrales que rigen la percepción de las emociones son los mismos que procesan la información de los sentidos.

Eso significa que el proceso cognitivo que nos permite interpretar nuestro entorno a través de los estímulos que proceden de los sentidos, es el mismo que usamos para procesar las emociones.

Este descubrimiento es significativo porque la percepción sensorial es algo objetivo, basado en estímulos procedentes del mundo exterior, mientras que las emociones son estados subjetivos que tienen consecuencias biológicas. Para el cerebro, ambos procesos son análogos.

Descubrir que ambos procesos forman parte de la cognición aporta nuevos elementos que ayudan comprender mejor cómo los procesos emocionales influyen en el estado de salud, algo que ocurre por ejemplo en el caso de la depresión, claro ejemplo de cómo una emoción (la tristeza) deriva en un trastorno mental.

Forrest Gump como experimento

Esta investigación se valió de una película icónica como Forrest Gump para comprobar la reacción emocional de un grupo de 15 voluntarios a las diferentes escenas, cuya intensidad debían calificar entre una escala de 1 a 100.

Este resultado se combinó con los datos  obtenidos por unas 15 personas de Alemania que habían visto la misma película mientras sus cerebros eran observados mediante imágenes de resonancia magnética funcional.

Estos datos adicionales estaban disponibles a través del movimiento “ciencia abierta”, que permite compartir resultados de investigación entre diferentes colectivos de científicos.

Comparando los resultados de ambos grupos, los científicos italianos pudieron comprobar que la polaridad, la complejidad y la intensidad de las experiencias emocionales están representadas por transiciones suaves (gradientes) que se registran en los territorios de la unión tempo-parietal.

También comprobaron que la disposición espacial de las emociones permite al cerebro cartografiar una variedad de estados afectivos dentro de una misma y discreta zona de la corteza.

En consecuencia, concluyen que existen regiones cerebrales capaces de predecir los estados de ánimo que nos involucran en un momento determinado, reflejando así el mapa de nuestra experiencia emocional. Un desarrollo fundamental para comprender las habilidades sociales del ser humano.

Referencia

Emotionotopy in the Human Right Temporo-Parietal Cortex. Giada Lettieri et al. doi: 10.1038 / s41467-019-13599-z.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una corriente oceánica fundamental para el equilibrio climático podría anticipar su colapso 13 febrero, 2024
    Los científicos han descubierto una señal de advertencia clave antes que una corriente crucial del Atlántico colapse y sumerja al hemisferio norte en un verdadero caos climático: la Circulación de Vuelco Meridional del Atlántico (AMOC) genera una liberación de calor que ayuda a mantener a Europa, y también en parte a América del Norte, más […]
    Pablo Javier Piacente
  • Toda la biblioteca privada de Darwin ya está disponible en Internet 13 febrero, 2024
    La biblioteca privada de Charles Darwin ha sido completamente reconstruida y está disponible en Internet por primera vez, coincidiendo con el 215 cumpleaños del naturalista. El catálogo, de 300 páginas, contiene 7.400 títulos con un total de 13.000 volúmenes entre libros, escritos y revistas, que están al alcance de todo el mundo sin salir de […]
    Redacción T21
  • El metro de Londres implanta IA para vigilar la red subterránea 13 febrero, 2024
    El metro de Londres ha probado herramientas de vigilancia con IA en tiempo real para detectar posibles situaciones de riesgo o de conflicto y permitir al personal intervenir rápidamente. Detecta comportamientos agresivos e identifica a las personas que se cuelan sin pagar.
    Redacción T21
  • La memoria universal promete revolucionar a la informática 12 febrero, 2024
    La memoria universal podría reemplazar tanto a la RAM como al almacenamiento interno en los ordenadores de uso masivo, brindando una alternativa más rápida y más eficiente a nivel energético. Un nuevo estudio muestra un posible enfoque revolucionario de la memoria universal: empleando un nuevo material denominado GST467, los investigadores apreciaron que la memoria mejora […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los relámpagos volcánicos habrían encendido la llama de la vida en la Tierra primitiva 12 febrero, 2024
    Cuando la Tierra era joven y salvaje, los procesos en nuestro planeta transformaron una mezcla de ingredientes en lo necesario para impulsar la vida. Para esto es crucial el nitrógeno, un nutriente esencial para formar proteínas, aminoácidos y ácidos nucleicos. Los científicos han descubierto evidencias geológicas que indican que las descargas de rayos asociadas con […]
    Pablo Javier Piacente
  • La genética tiene mucho que decir sobre el asesinato de una madre adoptiva 12 febrero, 2024
    Según la genética, el comportamiento de los hijos adoptados está mayoritariamente influido por los padres biológicos, mientras que el parecido entre padres e hijos en una familia adoptiva es muy pequeño. Además, un hijo adoptado no tiene vínculos genéticos con su madre adoptiva y puede heredar ciertas maneras de pensar de sus padres biológicos, especialmente […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • Europa logra un récord mundial de fusión nuclear 12 febrero, 2024
    En un importante logro científico, investigadores de la instalación Joint European Torus (JET) han establecido un récord energético mundial de 69 megajulios liberados en energía de fusión sostenida y controlada. Otro impulso para el futuro reactor europeo a gran escala ITER.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente