Tendencias21

La lengua que se aprende al nacer nunca se olvida

Un estudio con niñas chinas adoptadas por familias francesas revela que el cerebro de una persona reacciona igual ante un idioma que aprendió en los tres primeros años de vida y que no habla desde entonces, que si lo sigue hablando. Los investigadores aplicaron resonancias magnéticas a chicas de entre 9 y 17 años mientras escuchaban grabaciones de sonidos característicos del chino.

La lengua que se aprende al nacer nunca se olvida

Durante la exposición temprana a un idioma, el cerebro forma representaciones de los estímulos sonoros que componen el lenguaje, pero hasta ahora no se sabía si el cerebro las mantenía o las degradaba con la ausencia de la exposición continua a la lengua.

Un estudio, publicado esta semana en la revista PNAS y realizado con 48 niñas chinas adoptadas por familias de habla francesa, revela que el cerebro reconoce el idioma materno (en este caso, el chino) a pesar del uso descontinuado de la lengua.

“Gran parte del aprendizaje del lenguaje ocurre en la parte más temprana de la vida, antes incluso de que un niño diga su primera palabra. Pese a la predisposición que tienen los niños para aprender una lengua, se ha abierto un debate sobre si lo que aprenden permanece en el cerebro o no cuando dejan de usarlo”, explica a Sinc Lara Pierce, investigadora del departamento de Psicología de la Universidad McGill (Canadá) y una de las autoras del estudio.

Para determinar si el cerebro era capaz de retener la lengua, Pierce y sus colegas canadienses estudiaron la actividad cerebral de tres grupos de chicas de entre 9 y 17 años, divididas según el uso que habían hecho del francés y el chino durante su infancia.

Tres grupos

En el primer grupo, las niñas habían nacido en una familia francoparlante y eran consideradas monolingües. En el segundo, habían sido adoptadas por una familia de habla francesa antes de los tres años, por lo que desconocían el chino. Y en el tercero, las niñas habían escuchado el chino desde el nacimiento y aprendido los dos idiomas simultáneamente.

Los investigadores aplicaron resonancias magnéticas a las chicas mientras escuchaban grabaciones de sonidos característicos del chino. Al analizar la actividad cerebral de cada grupo, comprobaron que las niñas bilingües y las que no oían el chino desde antes de los tres años reaccionaron de forma similar al escuchar el idioma. Sin embargo, las que sólo habían oído francés y nunca el chino no tuvieron la misma actividad cerebral.

“Observamos que las representaciones neuronales de los sonidos de un lenguaje persisten en el cerebro a lo largo del tiempo, incluso si el lenguaje no se ha escuchado o usado durante años. Por el contrario, el cerebro respondía de forma diferente si no había tenido una experiencia con el chino”, afirma Pierce.

“Es posible que esto sea una ventaja para cierto tipo de gente que quiera reaprender un idioma que ha escuchado en su infancia. Además de esto, la investigación nos ayuda a entender lo que hace el cerebro con los primeros sonidos que experimenta, y nos permite profundizar en la plasticidad cerebral en una edad temprana”, concluye la investigadora.

Referencia bibliográfica:

Lara J. Pierce, Denise Klein, Jen-Kai Chen, Audrey Delcenserie y Fred Genesee: Mapping the unconscious maintenance of a lost first language. PNAS (2014). DOI: 10.1073/pnas.1409411111.

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario