Tendencias21
La materia cuántica orbita la Tierra

La materia cuántica orbita la Tierra

La materia cuántica ya orbita la Tierra a bordo de la Estación Espacial Internacional: el quinto estado de la materia se ha obtenido en microgravedad a 400 kilómetros de altitud y mostrado durante más tiempo su comportamiento físico-cuántico.

Dos años después de que la NASA embarcara a bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS) una pequeña caja para congelar átomos de gas a una millonésima de grado por encima del cero absoluto, ha obtenido en el espacio el llamado quinto estado de la materia o materia cuántica.

El quinto estado de la materia, después del sólido, líquido, gaseoso y plasma, se llama también Condensado Bose-Einstein (BEC): es el estado de la materia en el que los átomos pierden su individualidad y se unen en un mismo estado cuántico.

En este estado, las leyes de la física dejan paso a los paradójicos procesos de la física cuántica: marca la frontera entre el mundo atómico y el mundo subatómico y permite observar cómo se “transforma” la materia física en cuántica.

Los átomos de la materia, en ese estado, empiezan a seguir las leyes cuánticas que rigen en el mundo subatómico, pero al mismo tiempo son lo suficientemente grandes como para ser observados al microscopio.

Así es posible contemplar la materia comportándose menos como partícula y más como onda: filas de átomos se mueven en concierto uno con el otro y se comportan como un superfluido, caracterizado por la ausencia total de viscosidad.

Estas misteriosas formas de onda nunca se habían visto a temperaturas tan bajas como las conseguidas a bordo de la ISS, a unos 400 kilómetros por encima de la superficie terrestre.

Un siglo de investigaciones

Este condensado fue predicho en los años 20 del siglo pasado por los físicos Satyendra Nath Bose y Albert Einstein: advirtieron que, si los átomos se enfrían lo suficiente, perderán su individualidad y adoptarán un comportamiento cuántico.

En 1995, los también físicos Eric Cornell y Carl Wieman recibieron el Nobel por obtener este condensado en laboratorio.

Desde entonces, los BEC se han producido rutinariamente en cientos de laboratorios, pero con un inconveniente: la gravedad terrestre los hace difíciles de estudiar porque atrae los átomos hacia el suelo, donde desaparecen en fracciones de segundo.

En el espacio, las condiciones son más propicias para la observación porque ese extraño estado de la materia se puede obtener en microgravedad, que es casi un sinónimo de ingravidez.

Eso significa que, libres de esa presión física, los átomos del condensado Bose-Einstein pueden durar más tiempo en ese estado y observarse mejor. Esto es lo que se ha conseguido a bordo de la ISS: la microgravedad ha iluminado las nuevas características de este estado híbrido físico-cuántico.

Y como la “caja mágica” que consigue estos condensados, llamada en realidad Cold Atom Laboratory (CAL), del tamaño de un lavavajillas, genera microgravedad sin fin, el quinto estado de la materia se puede obtener durante muchas horas al día: incluso permitirá observarlo durante años.

Enormes perspectivas

Las perspectivas que se abren, tanto en el campo de la investigación fundamental como en el tecnológico, son enormes: al aumentar el tiempo de observación, las mediciones serán más precisas.

La microgravedad consigue asimismo temperaturas cada vez más bajas, que potencian los efectos cuánticos de este extraño estado de la materia.

De momento, los científicos han descubierto que los condensados se comportan de diferente forma en el espacio (microgravedad) que en la Tierra: sus átomos se expanden durante más de un segundo, en comparación con las decenas de milisegundos que duran cuando están en la superficie terrestre.

Es solo el principio de una serie de resultados, particularmente en el ámbito de los gases cuánticos, escenario ideal para conocer los fenómenos cuánticos macroscópicos.

 

Referencia

Observation of Bose–Einstein condensates in an Earth-orbiting research lab. David C. Aveline et al. Nature volume 582, pages193–197(2020). DOI:https://doi.org/10.1038/s41586-020-2346-1

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe, periodista científico, es el Editor de Tendencias21.

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente