Tendencias21

La música ayuda a los bebés a procesar los sonidos del habla

Un estudio de la Universidad de Washington (Seattle, EE.UU.) muestra que una serie de sesiones de juego con música mejoraron el procesamiento cerebral de los sonidos musicales y del habla de bebés de 9 meses de edad. En la Universidad Pompeu Fabra, por su parte, han demostrado que la consonancia musical ayuda a los humanos a aprender patrones abstractos, pero no a los roedores.

La música ayuda a los bebés a procesar los sonidos del habla

Un estudio realizado por científicos del Institute for Learning & Brain Sciences (I-LABS) de la Universidad de Washington (UW, Seattle, EE.UU.) muestra que una serie de sesiones de juego con música mejoró el procesamiento cerebral de los sonidos musicales y del habla de bebés de 9 meses de edad.

«Nuestro estudio es el primero con bebés que sugiere que experimentar un patrón rítmico de la música también puede mejorar la capacidad de detectar y hacer predicciones acerca de los patrones rítmicos en el habla», dice la autora principal Christina Zhao, investigadora postdoctoral en I-LABS, en la información de UW.

«Esto significa que las experiencias musicales cautivadoras y tempranas pueden tener un efecto más global en las habilidades cognitivas», dice Zhao. El artículo se ha publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

«Los bebés experimentan un mundo complejo en el que los sonidos, las luces y las sensaciones varían constantemente», dice la co-autora Patricia Kuhl, co-directora de I-LABS. «El trabajo del bebé es reconocer los patrones de actividad y predecir lo que va a ocurrir a continuación. La percepción de patrones es una importante habilidad cognitiva, y la mejora de esa capacidad temprana puede tener efectos duraderos en el aprendizaje».

Al igual que la música, el lenguaje tiene fuertes patrones rítmicos. El ritmo de sílabas ayuda a los oyentes a distinguir un sonido de voz de otro y entender lo que alguien está diciendo. Y es la capacidad de identificar las diferencias en los sonidos del habla la que ayuda a los bebés a aprender a hablar.

Experimento

Los investigadores de I-LABS diseñaron un experimento aleatorio controlado para ver si la enseñanza de un ritmo musical a los bebés podría ayudarles con los ritmos del habla.

En el transcurso de un mes, 39 bebés asistieron con sus padres a 12 sesiones de juego de 15 minutos en el laboratorio. En grupos de dos o tres, los bebés se sentaron con sus padres, quienes los guiaron a través de las actividades.

En el grupo musical, de 20 bebés, se reproducían grabaciones de música para niños mientras el experimentador dirigía a los bebés y sus padres, que daban golpecitos al compás de la música.

Todas las canciones estaban en tres tiempos -como en un vals-, elegida por los investigadores por ser relativamente difícil de aprender para los bebés.

Los 19 bebés del grupo de control asistieron a sesiones de juego que no implicaban música. En su lugar, jugaron con coches de juguete, bloques y otros objetos que requerían movimientos coordinados sin música.

«Tanto en los grupos de música como en los de control, dimos a los bebés experiencias sociales, que requerían su participación activa e incluían movimientos del cuerpo: estas son todas las características que sabemos que ayudan a la gente a aprender», dice Zhao. «La diferencia clave entre los grupos de juego era si los bebés se movían para aprender un ritmo musical.»

Una semana después de que terminaran las sesiones de juego, las familias regresaron al laboratorio para medir las respuestas del cerebro de los bebés. Los investigadores utilizaron magnetoencefalografía (para ver la ubicación exacta y la cadencia de la actividad cerebral.

Escáner

Mientras estaban sentados en el escáner cerebral, los bebés escucharon una serie de sonidos de música y del habla, reproducidos a un ritmo que era perturbado de vez en cuando. El cerebro de los bebés mostraba una respuesta particular para indicar que podía detectar la perturbación

Los investigadores centraron sus análisis en dos regiones del cerebro, la corteza auditiva y la corteza prefrontal, que son importante para habilidades cognitivas tales como el control de la atención y la detección de patrones.

Los bebés del grupo de música presentaban respuestas cerebrales más fuertes para la perturbación tanto del ritmo de la música como el del habla, en la corteza auditiva así como en la prefrontal, en comparación con los bebés del grupo de control.

Esto sugiere que la participación en las sesiones de juego con música mejoró la capacidad de los bebés para detectar patrones de sonidos.

Consonancia

La Universidad Pompeu Fabra de Barcelona ha desarrollado un trabajo en la misma línea, que ha puesto de manifiesto que los humanos apreciamos la consonancia en el procesamiento de la armonía musical, un aspecto de la música que no pueden hacer otros seres vivos, como se ha evidenciado en un modelo de roedores.

Juan Manuel Toro, profesor del Departamento de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y jefe del Grupo de Investigación en Lenguaje y Cognición Comparada (LCC) en el Centro de Cognición y Cerebro, junto con Paola Crespo Bojorque, del LCC, ha publicado el artículo en Journal of Comparative Psychology.

En música, la armonía trata del estudio de los sonidos que se producen de manera simultánea, es decir, los acordes. En un intervalo armónico, dos sonidos que se escuchan a la vez pueden producir en el oyente dos sensaciones diferentes: consonancia y disonancia. Como explica Toro en la nota de prensa – de la UPF, «los humanos tendemos a percibir como placenteros los acordes consonantes y como desagradables los disonantes».

El diseño experimental de la investigación de Toro y Crespo ha consistido en varios experimentos de aprendizaje de patrones abstractos en modelo murino (Rattus norvegicus) en comparación con humanos, con estímulos musicales consonantes o disonantes.

La experiencia de la armonía en música, ausente en animales, parece ser fundamental para beneficiarse de la consonancia, como se desprende de los resultados del estudio, los cuales ponen de manifiesto que los seres humanos aprendemos más fácilmente patrones abstractos con la ayuda de acordes consonantes placenteros que con acordes disonantes molestos.

Por el contrario, en animales no humanos, se demuestra que la consonancia no tiene ningún efecto en el aprendizaje de patrones abstractos: aprenden con la misma facilidad con acordes consonantes que con disonantes.

Referencias bibliográficas:

T. Christina Zhao, Patricia K. Kuhl: Musical intervention enhances infants’ neural processing of temporal structure in music and speech. Proceedings of the National Academy of Sciences (2016). DOI: 10.1073/pnas.1603984113.

Crespo-Bojorque, P., & Toro, J. M.: Processing Advantages for Consonance: A Comparison Between Rats (Rattus norvegicus) and Humans (Homo sapiens). Journal of Comparative Psychology (2016). DOI: 10.1037/com0000027.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • El posible descarte de la inflación cósmica resquebraja los cimientos del Big Bang 4 noviembre, 2022
    Un nuevo estudio plantea que la inflación cósmica, un punto en la infancia del Universo cuando el espacio-tiempo se expandió exponencialmente y que es crucial en la teoría del Big Bang, podría descartarse rápidamente como posibilidad a partir de nuevos descubrimientos. Estos hallazgos serían posibles en las próximas décadas, de la mano de un gran […]
    Pablo Javier Piacente
  • Marte tuvo un océano en su hemisferio norte 4 noviembre, 2022
    Los científicos descubrieron en Marte más de 6.500 kilómetros de crestas fluviales, que son probablemente deltas de ríos erosionados o cinturones de canales submarinos: los restos de una antigua costa marciana, en torno a un océano o un gran mar que habría existido en el planeta rojo hace aproximadamente 3.500 millones de años, y que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los agujeros negros en estado cuántico rompen los límites de lo extraño 4 noviembre, 2022
    El Universo nos está revelando que siempre es más extraño, misterioso y fascinante de lo que la mayoría de nosotros podríamos haber imaginado: un nuevo estudio ha descubierto que los agujeros negros, afectados por el fenómeno de superposición cuántica, pueden tener masas muy diferentes al mismo tiempo: extrapolando esta idea a una persona, significaría que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Científicos y teólogos alemanes se suman a la rebelión científica por la inacción climática 4 noviembre, 2022
    “Salvemos la creación” de la catástrofe climática es el grito de relevantes figuras de la iglesia católica alemana que se han unido a la rebelión científica en Múnich pidiendo una nueva alianza entre la ciencia y la fe.
    Alberto Coronel/Agnès Delage
  • Se avecinan tiempos muy excitantes para la astronomía gracias a a una lejana galaxia 3 noviembre, 2022
    El detector IceCube, situado bajo la capa de hielo antártico, ha identificado una galaxia que está a 47 millones de años luz como origen de los neutrinos de alta energía, sugiriendo así que los núcleos activos de galaxias no solo emiten rayos cósmicos, sino también estos mensajeros cósmicos que contienen los secretos del universo.
    SMC/T21
  • Sigue la búsqueda del cerebro de Albert Einstein 3 noviembre, 2022
    Partes del cerebro de Einstein, dividido luego de su fallecimiento en 1955, siguen desaparecidas: su hallazgo sería crucial para determinar finalmente si el cerebro del genial físico era diferente al del resto de los mortales y por qué.
    Pablo Javier Piacente
  • Un nuevo cohete chino fuera de control amenaza a la Tierra 3 noviembre, 2022
    China permitirá una vez más que un cohete fuera de control caiga del cielo, concretamente este 4 de noviembre: no es la primera vez que una etapa del cohete Long March 5B puede caer sobre un área poblada. La estructura, de 21 toneladas métricas, ha comenzado un reingreso descontrolado y potencialmente peligroso a la atmósfera […]
    Pablo Javier Piacente
  • La reproducción en ratones responde a criterios de calidad neuronal y la agresión a la cantidad 3 noviembre, 2022
    El cerebro del ratón dispone de una puerta que regula la activación de neuronas según se precise aparearse con una hembra o atacar a otro macho: en el primer caso opta por la calidad, en el segundo por la cantidad de neuronas implicadas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Explican científicamente por qué los gatos tienen siete vidas 3 noviembre, 2022
    Una combinación de la reducción de la velocidad de aterrizaje debido a la aerodinámica, de las propiedades de resorte de sus patas y de la relación entre la masa corporal y el diámetro de sus huesos, le dan al gato las siete vidas que se le atribuyen.
    N+1/T21
  • Los colores que vemos viven en nuestros ojos, nuestro cerebro, nuestra cultura y el entorno 2 noviembre, 2022
    El color está en los ojos y el cerebro del espectador: la forma en que vemos y describimos los tonos varía ampliamente entre las personas por múltiples razones. Según un nuevo estudio, estas variaciones están determinadas por variables como nuestra estructura ocular individual, la forma en que nuestro cerebro procesa las imágenes, qué idioma hablamos […]
    Pablo Javier Piacente