Tendencias21

La órbita terrestre está asociada a la extinción de algunas especies

Un equipo de científicos ha descubierto que existe una relación entre las variaciones de la órbita terrestre, el consecuente cambio climático y la extinción cíclica de algunas especies de mamíferos. Los ciclos de origen, expansión y extinción de las especies nunca se han comprendido bien, aunque algunos estudios los habían vinculado a cambios climáticos. Ahora, estos investigadores han podido relacionarlos –gracias a los datos recopilados sobre roedores del centro de España en un intervalo de 22 millones de años- con las modulaciones de baja frecuencia de las denominadas variaciones orbitales de la teoría de Milankovitch, que provocan situaciones climatológicas extremas que en la historia han coincidido con el fin de las especies estudiadas, aunque los científicos creen que seguramente habrían afectado a otros mamíferos. Por Yaiza Martínez.

La órbita terrestre está asociada a la extinción de algunas especies

La astronomía y la paleontología tal vez sean dos ramas de la ciencia que a partir de ahora deban dedicarse conjuntamente al estudio de la vida sobre la Tierra, si se tiene en cuenta el reciente descubrimiento realizado por un grupo internacional de científicos, según el cual la esperanza de vida de los mamíferos podría depender de los cambios y de la estabilidad de las órbitas terrestres.

El director de la investigación, Jan van Dam, de la universidad de Utrecht, en los Países Bajos, y sus colegas, entre los que se encuentran los españoles M. Ángeles Álvarez Sierra, del departamento de paleontología de la Universidad Complutense de Madrid, y Pablo Pelaez-Campomanes, del departameto de paleobiología del CSIC, jamás habrían creído que la investigación de los dientes fosilizados de roedores del centro de España fuera a dar la vuelta al mundo gracias a la relación que han establecido entre la perduración de estas especies y las variaciones orbitales terrestres.

Los mamíferos, señalan los investigadores en la revista Nature, se encuentran entre los grupos de más rápida expansión, con una media de esperanza de vida como especies de alrededor de 2,5 millones de años. Tras este tiempo, la mayoría de ellas desaparece, cediendo su lugar a otras especies.

Tiempo limitado

Esta escala temporal que abarca el origen, el número de individuos alcanzado y la extinción de los diferentes mamíferos, no ha sido nunca bien comprendida, a pesar de que diversos estudios han querido vincularla a los cambios climáticos sufridos por la Tierra.

Van Dam y sus colegas recopilaron un registro excepcionalmente extenso, denso y bien nutrido de los linajes de roedores del centro de España, en un intervalo de 22 millones de años. Este registro demostró la existencia de periodos cíclicos vitales de entre 2,4 y 2,5 millones de años para cada especie, así como otro periodo más de un millón de años.

Los investigadores vincularon entonces dichos ciclos de vida con las modulaciones de baja frecuencia de las denominadas variaciones orbitales de la teoría de Milankovitch, consideradas las principales causantes de los periodos glaciales e interglaciales holocénicos de la Tierra.

Y es que la órbita terrestre, al contrario que la luminosidad solar, no se mantiene constante durante millones de años, sino que oscila periódicamente ocasionando que la cantidad media de radiación que recibe cada hemisferio fluctúe con el tiempo.

Los ciclos orbitales afectan al clima

Teniendo en cuenta que cuando la oblicuidad de la eclíptica y la excentricidad de la órbita terrestre se encuentran en su punto mínimo, aumentan las capas heladas y el frío, y se ven afectadas las precipitaciones regionales de la Tierra, los investigadores infieren que esta situación climática, derivada de los periodos astronómicos, marcaría los periodos de origen, desarrollo y extinción de los pequeños mamíferos, y seguramente también de otros grupos de animales.

En astronomía, la oblicuidad de la eclíptica se refiere a que el eje de giro de la Tierra cambia su inclinación lentamente con el tiempo, mientras que la excentricidad de la órbita terrestre hace referencia a la variación en la forma de la órbita como consecuencia de la atracción del resto de los planetas del Sistema Solar.

Estos cambios en la excentricidad y oblicuidad de la órbita del planeta provocan una variación en la cantidad de radiación solar que alcanza la Tierra, con el consecuente cambio climático.

El análisis de los datos y su comparación con las oscilaciones orbitales terrestres permitió descubrir que los picos de extinción de los roedores han coincidido con periodos de enfriamiento terrestre máximo, mientras que los picos de aparición y expansión de las especies han coincidido con periodos climatológicamente estables.

La vida y la muerte de los mamíferos depende por tanto de los cambios estacionales asociados a las variaciones astronómicas, especialmente a los inviernos extremadamente duros y a los veranos áridos, que favorecerían o impedirían la continuación de los mamíferos, según los resultados de esta investigación.

Yaiza Martinez

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan por primera vez materia oscura en un cúmulo galáctico 14 febrero, 2024
    La materia oscura identificada, detectada indirectamente en un cúmulo conformado por miles de galaxias, podría ayudar a los científicos a comprobar la existencia de una estructura a gran escala que se extiende por todo el Universo: de esta forma, un "andamiaje" de materia oscura atravesaría todo el cosmos y sería el sostén de innumerables galaxias, […]
    Pablo Javier Piacente