Tendencias21
La peste sigue entre nosotros

La peste sigue entre nosotros

Menos la viruela, todos los causantes de epidemias humanas pasadas, como la peste, siguen infectando y causando muertes. El cambio global aumenta el riesgo de nuevas epidemias, todavía más contagiosas y mortales.

La situación presente, con el hastío de llevar semanas de cuarentena, nos hace reflexionar sobre tiempos no muy lejanos, de hace tan sólo unos meses, cuando aún no habíamos oído hablar del coronavirus.

Muy pocos imaginaban que una situación así pudiera ocurrir en tan breve lapso de tiempo, pero ocurrió.

Únicamente nos queda esperar el fin de esta pandemia, aguardando que el confinamiento y el avance científico hagan que tan dichoso virus se extinga.

Pero es probable que tal cosa no llegue a ocurrir. Hemos conseguido que la humanidad goce de una salud mucho mejor que hace décadas, logrando que tan sólo 1 de cada 5 humanos mueran de enfermedades infecciosas.

A principios del siglo XX, sin embargo, la situación era muy diferente.

Las guerras y las hambrunas, en aquel tiempo de inestabilidad, no eran las causas mayoritarias de decesos, sino que una infección mortal era el destino inevitable de más de la mitad de las personas: tuberculosis, gripe, polio, diarreas… Enfermedades que, en países desarrollados, tienen ahora una escasa letalidad.

Pero, de todas las enfermedades que los humanos hemos sufrido, tan sólo hemos logrado erradicar una: la viruela.

Mundo desequilibrado

El hecho de tan sólo haber erradicado una enfermedad nos hace pensar sobre nuestra capacidad real de enfrentarnos a tales agentes.

Un mundo desequilibrado, donde el poder económico del país donde naciste determina tus probabilidades de llevar una vida más o menos sana, provoca a su vez que estas enfermedades sigan presentes en ciertas poblaciones.

No hablamos únicamente de virus como polio o rubeola, erradicados en los países desarrollados hace relativamente poco.

También entran enfermedades que evocan a tiempos remotos y sombríos, donde estas plagas eran vistas como un castigo divino. Enfermedades como el tifus, la fiebre amarilla o la peste negra.

Ha vuelto la peste

La gran devastadora del mundo medieval sigue aun infectando y aumentando su rastro de muerte.

En el verano de 2003, en Argelia, a pocos kilómetros de nuestras costas, hubo un brote de peste. Tras 50 años sin detectar casos, en junio de ese año 6 personas quedaron registradas como enfermas.

Es en África también, pero en su isla más grande, Madagascar, donde encontramos la peste de forma mucho más común. Allí es considerada una enfermedad endémica estacional.

Año tras año y durante la temporada de lluvias, se produce un brote de infectados por Yersinia pestis.

Esta situación, aparentemente estabilizada, alcanzó un gran pico en 2017. Alrededor de 2.600 personas se estima que padecieron la enfermedad durante ese año, resultando en 221 muertos (un 8,5% de todos los infectados).

La rabia y otras siguen

La rabia dejó de preocupar en España hace ya décadas. Hoy día, al menos en animales terrestres, ya no está presente: un gran esfuerzo veterinario logró eliminarla aquí. Pero tal fue su importancia que incluso se le dedicó una zarzuela (El Rey que rabió, de 1891).

A pesar de ello, el 80% de los países del mundo tienen todavía casos de rabia, concentrándose el 95% de las muertes entre Asia y África, donde hay menos control de los animales domésticos posiblemente infectados.

La fiebre amarilla, colaboradora de Blas de Lezo en la defensa de Cartagena de Indias frente a los ingleses, también sigue dando coletazos en Nigeria. El diciembre de 2019, cuando el mundo desconocía aún la nueva neumonía por coronavirus, 23 personas fallecieron en el país africano por fiebre amarilla.

El cólera, origen de 5 pandemias en el siglo XIX, sigue muy presente en zonas con pobre control sanitario de aguas.

La tuberculosis, controlada hace años gracias a tratamientos antibióticos muy eficaces, está desarrollando preocupantes resistencias a los medicamentos, lo que aumentará su tasa de infección y de mortalidad paulatinamente.

Vuelta al pasado

La lista de enfermedades puede continuar. Salvo el virus de la viruela, todos los causantes de epidemias humanas pasadas siguen infectando y causando muertes.

Pero no únicamente en países en vías de desarrollo se dan problemas. Algunas de estas enfermedades también son de completa actualidad en nuestra sociedad.

En Europa, en el año 2018, se registraron 83.540 infectados de sarampión, 3 veces más casos que en 2017; y 15 veces más que en 2016. La práctica totalidad de los afectados fueron individuos no vacunados.

El tifus epidémico, la fiebre de las trincheras y la fiebre recurrente diezmaron las tropas hacinadas durante las Guerras Mundiales.

Hoy día, en muchas de las ciudades modernas, siguen haciendo acto de presencia en las personas sintecho, que no puede desinfestar su ropa de los piojos portadores de la enfermedad.

La amenaza de la viruela

Globalmente se habla de haber erradicado el virus de la viruela, pero esta afirmación no es completamente real. El virus en 1980 se consideró extinto, habiendo pasado dos años desde la última muerte que provocara, la de Janet Parker.

Esta mujer se infectó debido a una mala contención en un laboratorio: el virus en el medio natural ya no circulaba. Tras ello, sólo dos laboratorios, uno en EE.UU. y otro en Rusia, mantienen cepas criogenizadas del virus.

Si por algún casual este virus volviera a circular entre nosotros, su tasa de infección y letalidad podrían ser brutales.

La inmunidad presente en el conjunto de la humanidad frente a este virus es prácticamente nula por lo que, si apareciera nuevamente, podría repetirse lo que ocurrió cuando llegó por primera vez a las Américas: extinguió etnias enteras de miles de individuos.

La peste negra según Alexandre Hesse.

Riesgo global

Con los sistemas de bioseguridad actuales es improbable que un fallo laboratorial origine una nueva epidemia. No obstante, el cambio global supone un gran riesgo de aparición de nuevas epidemias.

En los años 70 del siglo XX, el aumento de contacto en zonas tropicales africanas con las poblaciones locales de primates y roedores, hizo surgir una nueva enfermedad humana hasta entonces limitada a animales: la viruela de los monos. Aunque sus brotes han sido limitados, se han llegado a dar casos ocurridos localmente en Estados Unidos.

Imaginemos ahora que, por aquellos tiempos de descubrimientos y expansión a tierras incógnitas, un infectado de viruela humana hubiera contagiado a un primate salvaje.

El virus tal vez pudo tener la capacidad de transmitirse entre ellos, por lo que podría seguir hoy día circulando en poblaciones de animales, latente.  

El virus, tras años a la espera, podría hoy día encontrarse con un humano al que poder infectar para empezar una nueva expansión.

Es un escenario poco probable, pero podría ocurrir.

Plagas futuras

De seguir con esta mentalidad expansionista, adentrándonos en nuevos ecosistemas, el futuro de las poblaciones humanas (y presente, como bien estamos sufriendo) estará plagado de numerosas enfermedades infecciosas.

Muchas de ellas serán nuevas, pero tal vez aparezcan también enfermedades causantes de antiguos brotes, con una forma mutada que las hagan más contagiosas, más mortales, o capaces de sortear las barreras inmunitarias con las que contamos.

Una serie de pautas y medidas, como garantizar sistemas sanitarios eficaces, tanto de prevención como de tratamiento, controlar eficazmente alimentos y aguas de consumo, utilizar correctamente los antibióticos y asegurar la vacunación (si existe) de todas las personas susceptibles, harán que las epidemias presentes y futuras tengan un impacto menor en nuestra sociedad.

No obstante, si lo que queremos es disminuir la aparición de estas enfermedades, la solución está en respetar y comprender mejor el medio ambiente.

Héctor Díaz-Alejo

Héctor Miguel Díaz-Alejo Guerrero es investigador en el departamento de Producción Animal (Genética) de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid.

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • El deshielo del Ártico podría crear nuevos ríos e incrementar el caos ambiental 21 febrero, 2024
    El deshielo del permafrost podría hacer que los ríos existentes se expandan y se formen otros nuevos, en lo que podría convertirse en un circuito de retroalimentación del cambio climático, de acuerdo a un nuevo estudio. Además, los suelos congelados del Ártico pueden almacenar una cantidad significativa de carbono orgánico, propenso a la oxidación y […]
    Pablo Javier Piacente
  • Una extraña estructura en forma de serpiente ondulante atraviesa la galaxia 21 febrero, 2024
    La onda Radcliffe, descubierta en 2020, es una enorme cadena de nubes gaseosas que recorre la Vía Láctea, dando origen a cúmulos de estrellas a lo largo del brazo espiral de la galaxia. Ahora, los científicos han confirmado que la gigantesca estructura oscila y se mueve con un ritmo específico, de forma similar a las […]
    Pablo Javier Piacente
  • La Inteligencia Artificial permite crear metamateriales a medida 21 febrero, 2024
    Investigadores de la Universidad Técnica de Delft han desarrollado una herramienta de inteligencia artificial que no solo puede descubrir memateriales extraordinarios, sino que también los hace duraderos y listos para la fabricación. Esto permite crear dispositivos con funcionalidades sin precedentes a la medida de cada necesidad.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • ¿Tienen razón los agricultores en sus demandas? 21 febrero, 2024
    Es indudable que los agricultores deben ganar el dinero necesario para que puedan llevar una vida digna. Exaspera que el sector de la distribución se lleve la mayor parte del pastel con mucho menos trabajo y riesgo. En este sentido sus protestas son razonables. Pero si pretenden que no haya regulaciones medioambientales, plantar lo que […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • Partículas invisibles de polvo cósmico habrían propagado la vida por toda la Vía Láctea 20 febrero, 2024
    Una nueva investigación sostiene que el polvo cósmico podría ser responsable de la propagación de la vida por toda la galaxia, mediante un proceso conocido como panspermia. Esta no es una idea nueva, pero en este trabajo se ha calculado qué tan rápido podría suceder: gracias a la presión de la radiación solar, pequeños granos […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un misterioso encuentro cósmico modificó la órbita de la Tierra hace millones de años 20 febrero, 2024
    Alrededor de 56 millones de años atrás, en el límite entre el Paleoceno y el Eoceno, la temperatura de la Tierra se elevó hasta 8 grados Celsius. Una nueva investigación postula que un encuentro superficial entre el Sistema Solar y otra estrella podría haber cambiado la órbita de la Tierra, con la intensidad suficiente como […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un antibiótico que puede superar a muchas cepas de bacterias resistentes 20 febrero, 2024
    Investigadores de la Universidad de Harvard han creado un antibiótico que puede superar muchas bacterias resistentes a los medicamentos. Estas cepas se han convertido en una amenaza mortal y creciente para la salud mundial.
    Redacción T21
  • Los satélites espía proporcionan información sobre los cambios históricos en los ecosistemas 20 febrero, 2024
    Más de un millón de imágenes desclasificadas de antiguos programas de espionaje estadounidenses podrían utilizarse para la investigación y conservación ecológica, a partir de los recientes avances tecnológicos en el procesamiento y análisis de imágenes. Llamamiento científico para aprovechar esta oportunidad.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La Inteligencia Artificial permite crear metamateriales a medida 19 febrero, 2024
    Investigadores de la Universidad Técnica de Delft han desarrollado una herramienta de inteligencia artificial que no solo puede descubrir memateriales extraordinarios, sino que también los hace duraderos y listos para la fabricación. Aprovechando el poder de la impresión 3D, permite crear dispositivos elásticos con funcionalidades sin precedentes a la medida de cada necesidad.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Algunos virus antiguos moldearon nuestros cuerpos y cerebros 19 febrero, 2024
    Los virus antiguos que infectaron a los vertebrados hace cientos de millones de años desempeñaron un papel fundamental en la evolución de nuestros cerebros avanzados y cuerpos de gran tamaño, según un nuevo estudio. De acuerdo a los científicos, una secuencia genética adquirida de retrovirus es crucial para la producción de mielina, y ese código […]
    Pablo Javier Piacente