Tendencias21

La siesta es buena para la memoria

La siesta es buena para la memoria, ha descubierto una investigación: en ese momento, las neuronas replican los circuitos cerebrales utilizados durante el aprendizaje, fortaleciendo así el recuerdo de lo aprendido. El mismo efecto puede conseguirse mediante estimulación eléctrica, un descubrimiento que puede ser útil para los estudiantes antes de un examen.

La siesta es buena para la memoria

Cuando se trata de recordar, los patrones de las ondas cerebrales que se producen durante el sueño de ondas lentas pueden jugar un papel crítico, según un nuevo estudio de neurocientíficos de la Universidad de Alberta y publicado en la revista NeuroImage.

«Durante el sueño de ondas lentas, las neuronas desencadenan todo tipo de patrones, lo cual creemos que representa el fortalecimiento de los recuerdos durante el sueño», explica Anastasia Greenberg, autora principal de esta investigación, en un comunicado de la citada universidad.

El “sueño de ondas lentas” es una etapa del sueño que se produce justo antes del sueño paradoxal, que es cuando experimentamos los sueños. Ese sueño de ondas lentas se consigue durante las siestas, esos pequeños descansos en los que mediante una cabezadita dormimos brevemente y recuperamos el tono vital.

En el estudio, los investigadores simularon el sueño de onda lenta en modelos de laboratorio e intentaron modularlos usando campos eléctricos. Experimentos previos habían demostrado que los campos eléctricos aplicados pueden «aumentar» los recuerdos.

Mejorar la memoria

En colaboración con investigadores de la Universidad de Lethbridge, el equipo utilizó una técnica de imagen empleando colorante sensible a la electricidad para ver la actividad a través del cerebro. Los resultados mostraron que los campos eléctricos de onda lenta tenían un efecto prominente sobre la actividad neuronal en todo el cerebro.

«La estimulación cambió drásticamente esos patrones de actividad en nuevos, nunca antes vistos», dijo Greenberg. «Esto significa que la estimulación eléctrica podría estar funcionando de una manera artificial para mejorar los recuerdos. Si pudiera influir en el tipo de sueño de onda lenta que está teniendo una persona, tal vez podría mejorar su memoria», agregó Dickson.

Como conclusión, puede señalarse que una siesta ayuda y mucho a la memorización, ya que lo que ha comprobado esta investigación es que el sueño de onda lenta estimula la consolidación de la memoria y que esos estímulos pueden conseguirse también mediante estimulación eléctrica.

“Es como si los circuitos producidos por el cerebro durante el sueño de ondas lentas replicaran los circuitos que el cerebro ha creado durante un período de aprendizaje,”, explica Dickson. Al reproducir estos circuitos, el cerebro repite lo que acaba de aprender.

Útil para los estudiantes antes de un examen

Dickson no está seguro de que su investigación ayude a las personas con enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o la demencia, porque no está claro si los recuerdos de los participantes que estudió estaban intactos.

Sin embargo, dice que este descubrimiento podría ser útil para los estudiantes, especialmente cuando están completando una sesión de estudio y necesitan memorizar mucha información para un examen.

Dickson cree que un dispositivo de control del sueño podría comercializarse en el futuro. De esa manera, si una persona hace una siesta después de estudiar o de asistir a una clase, podría provocar un sueño de onda lenta para ayudar a consolidar su memoria. Pero añade que serán necesarias nuevas investigaciones antes de que ese dispositivo tenga utilidad.

«Todavía hay muchas cosas que no entendemos, en parte porque es muy difícil medir la actividad en el cerebro mientras se usa un campo eléctrico para producir la actividad», concluye Dickson.

Referencia

New waves: Rhythmic electrical field stimulation systematically alters spontaneous slow dynamics across mouse neocortex. Anastasia Greenberg et al. NeuroImage, Volume 174, 1 July 2018, Pages 328-339. DOI:https://doi.org/10.1016/j.neuroimage.2018.03.019

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los colores que vemos viven en nuestros ojos, nuestro cerebro, nuestra cultura y el entorno 2 noviembre, 2022
    El color está en los ojos y el cerebro del espectador: la forma en que vemos y describimos los tonos varía ampliamente entre las personas por múltiples razones. Según un nuevo estudio, estas variaciones están determinadas por variables como nuestra estructura ocular individual, la forma en que nuestro cerebro procesa las imágenes, qué idioma hablamos […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los agujeros negros en estado cuántico rompen los límites de lo extraño 2 noviembre, 2022
    El Universo nos está revelando que siempre es más extraño, misterioso y fascinante de lo que la mayoría de nosotros podríamos haber imaginado: un nuevo estudio ha descubierto que los agujeros negros, afectados por el fenómeno de superposición cuántica, pueden tener masas muy diferentes al mismo tiempo: extrapolando esta idea a una persona, significaría que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Pistas químicas resuelven uno de los misterios de los violines Stradivarius 2 noviembre, 2022
    Unas pistas químicas han resuelto uno de los misterios que convierten a los Stradivarius en los mejores violines del mundo: la madera contiene un tratamiento a base de proteínas que podría influir en el sonido del instrumento, dándole su inconfundible claridad.
    CERIC/T21
  • Las matemáticas descubren cuál es la mejor defensa para un equipo de fútbol 2 noviembre, 2022
    Físicos argentinos han desarrollado un modelo informático fabricado con imágenes reales de partidos de fútbol que calcula la mejor defensa para un equipo: lo que marca la diferencia no es la cooperación para los pases, sino la distancia entre los jugadores.
    N+1/T21
  • Identifican en Marte el impacto de meteorito más grande registrado en el Sistema Solar 1 noviembre, 2022
    Un seismo que sacudió el planeta rojo en 2021 fue el resultado del impacto de un meteorito masivo, según revelaron los científicos de la NASA. Se trata del impacto de meteorito más grande registrado hasta hoy en todo el Sistema Solar: el cráter producido mide 150 metros de ancho y 21 metros de profundidad. Al […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren un enorme asteroide potencialmente peligroso para la Tierra 1 noviembre, 2022
    Un asteroide cercano y potencialmente peligroso es el más grande identificado en los últimos 8 años, según los investigadores. Con casi un kilómetro y medio de ancho, desarrolla una órbita que, en el futuro, podría acercarlo lo suficiente a la Tierra como para plantear un grave problema y poner a prueba los sistemas de defensa […]
    Pablo Javier Piacente
  • Podría haber 4 quintillones de objetos extraterrestres en nuestro sistema solar 1 noviembre, 2022
    En nuestro sistema solar podría haber hasta 4 quintillones de objetos tecnológicos extraterrestres. La mayoría serían muy pequeños para ser detectados, pero otros podrían ser como el misterioso Oumuamua, según astrónomos de Harvard.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los científicos chillan: nos estamos quedando sin futuro 1 noviembre, 2022
    La rebelión científica está viviendo una escalada de acciones que advierte del triste final que espera a nuestra civilización si seguimos mirando hacia otro lado ante la crisis planetaria: la indiferencia social, el negacionismo de los intereses creados y la inconciencia de las instituciones, nos están dejando sin futuro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Marte tuvo un océano en su hemisferio norte 31 octubre, 2022
    Los científicos descubrieron en Marte más de 6.500 kilómetros de crestas fluviales, que son probablemente deltas de ríos erosionados o cinturones de canales submarinos: los restos de una antigua costa marciana, en torno a un océano o un gran mar que habría existido en el planeta rojo hace aproximadamente 3.500 millones de años, y que […]
    Pablo Javier Piacente
  • La Luna nunca se separará de la Tierra, aunque se aleja progresivamente 31 octubre, 2022
    Un nuevo estudio que analizó las capas de roca en un parque australiano ha descubierto que la Luna estaba 60.000 kilómetros más cerca de la Tierra hace 2.500 millones de años, y que, aunque se está alejando de nuestro planeta 3,8 centímetros por año, nunca se separará de la Tierra.
    Pablo Javier Piacente