Tendencias21

La Vía Láctea no es plana, y además es un 50% más grande de lo que se pensaba

La Vía Láctea es un 50% más grande de lo que se pensaba, al menos, según nuevas observaciones realizadas por científicos de EE.UU. Además, nuestra galaxia no es un disco plano como se creía, sino que tiene ondulaciones a medida que se extiende lejos del Sol, que podrían estar provocadas por la materia oscura o por una galaxia enana atravesándola.

La Vía Láctea no es plana, y además es un 50% más grande de lo que se pensaba

La Vía Láctea es al menos un 50 por ciento más grande de lo que se estima habitualmente, según nuevos hallazgos que revelan que el disco galáctico un contorno de varias ondas concéntricas.

La investigación, realizada por un equipo internacional liderado por la profesora Heidi Jo Newberg, del Instituto Politécnico Rensselaer (RPI, Nueva York, EE.UU.), revisa datos astronómicos del Sloan Digital Sky Survey, que, en 2002, estableció la presencia de un anillo abultado de estrellas más allá del plano conocido de la Vía Láctea.

«En esencia, lo que encontramos es que el disco de la Vía Láctea no es sólo un disco de estrellas en un plano, sino que es ondulada» explica la profesora de física, física aplicada y astronomía, en la nota de prensa de la universidad.

«A medida que se extiende hacia el exterior desde el Sol, vemos al menos cuatro ondas en el disco de la Vía Láctea. Aunque sólo podemos mirar a parte de la galaxia con estos datos, se supone que este patrón aparecerá en todo el disco.»

Es importante destacar que los resultados muestran que las características identificadas previamente como anillos son en realidad parte del disco galáctico, y que el ancho conocido de la Vía Láctea se amplía desde los 100.000 años luz de diámetro a los 150.000 años luz, según Yan Xu, de los Observatorios Astronómicos Nacionales de China, que estuvo en Rensselaer, y que co-escribió el artículo.

«Antes de la investigación, los astrónomos habían observado que el número de estrellas de la Vía Láctea disminuía rápidamente a unos 50.000 años luz del centro de la galaxia, y luego un anillo de estrellas aparecía a unos 60.000 años luz del centro», recuerda Xu. «Lo que vemos ahora es que este anillo aparente es en realidad una onda en el disco. Y bien puede ser que haya más ondas más lejos, que aún no hemos visto.»

Anillo de Monoceros

La investigación, financiada en parte por la Fundación Nacional de Ciencia, salió publicada ayer en el Astrophysical Journal. Newberg, Xu y sus colaboradores utilizaron datos del Sloan Digital Sky Survey (SDSS) para mostrar una asimetría oscilante en los conteos de estrellas a cada lado del plano galáctico, partiendo del sol y mirando hacia fuera desde el centro galáctico.

En otras palabras, cuando miramos hacia el exterior desde el sol, el plano medio del disco está perturbado hacia arriba, luego hacia abajo, y luego hacia arriba y luego hacia abajo de nuevo.

El estudio se basa en un hallazgo de 2002 en el que Newberg estableció la existencia del Anillo de Monoceros, una «sobre-densidad» de estrellas en los bordes exteriores de la galaxia que sobresale por encima del plano galáctico.

En ese momento, Newberg observó indicios de otra densidad excesiva de estrellas, entre el Anillo de Monoceros y el sol, pero no fue capaz de investigar más a fondo. Con más datos disponibles del SDSS, los científicos volvieron recientemente a investigar el misterio.

«Yo quería averiguar qué era ese otro exceso de densidad», explica Newberg. «Estas estrellas previamente habían sido consideradas estrellas del disco, pero no coincidían con la distribución de densidad que se puede esperar de las estrellas del disco, así que pensé: «Bueno, tal vez esto podría ser otro anillo, o una galaxia enana muy perturbada.»

Anomalías encontradas

Cuando revisaron los datos, encontraron cuatro anomalías: una al norte del plano galáctico, a 2 kilo-parsecs (KPC) del Sol, uno al sur del plano, a 4.6 kpc, una tercera al norte, a 10.8 kpc, y señales de un cuarto al sur, a 12-16 kpc del Sol. El Anillo de Monoceros está relacionado con la tercera ondulación.

Los investigadores observaron además que las oscilaciones parecen alinearse con las ubicaciones de los brazos espirales de la galaxia. Newberg afirma que estos resultados apoyan otras investigaciones recientes, incluyendo el hallazgo teórico de que una galaxia enana o un bulto de materia oscura que pasaran a través de la Vía Láctea producirían un efecto ondulante similar. De hecho, las ondas en última instancia podrían ser utilizadas para medir el abultamiento de la materia oscura en nuestra galaxia.

«Es muy similar a lo que sucedería si se tirara una piedra al agua estancada: Las ondas se expandirían desde el punto de impacto», explica Newberg. «Si una galaxia enana atraviesa el disco, sería gravitacionalmente como empujar el disco hacia arriba a medida que entra, y tirar del disco hacia abajo a medida que sale, y esto establecería un patrón de onda que se propagaría hacia el exterior. Si se ve esto en el contexto de otras investigaciones que han surgido en los últimos dos o tres años, se empieza a ver un cuadro general.»

Newberg investiga actualmente la estructura y evolución de nuestra propia galaxia, utilizando las estrellas como marcadores. Estas estrellas, asimismo, se utilizan para rastrear la distribución de la densidad de la materia oscura en la Vía Láctea.

El científico ha participado en el Sloan Digital Sky Survey y actualmente dirige a los participantes en Lamost U.S., una asociación que permite a los astrónomos estadounidenses participar en un sondeo de más de 7 millones de estrellas realizado por el telescopio Lamost, de China.

Referencia bibliográfica:

Yan Xu, Heidi Jo Newberg, Jeffrey L. Carlin, Chao Liu, Licai Deng, Jing Li, Ralph Schönrich, Brian Yanny: Rings and radial waves in the disk of the Milky Way. The Astrophysical Journal (2015). DOI: 10.1088/0004-637X/801/2/105.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan por primera vez materia oscura en un cúmulo galáctico 14 febrero, 2024
    La materia oscura identificada, detectada indirectamente en un cúmulo conformado por miles de galaxias, podría ayudar a los científicos a comprobar la existencia de una estructura a gran escala que se extiende por todo el Universo: de esta forma, un "andamiaje" de materia oscura atravesaría todo el cosmos y sería el sostén de innumerables galaxias, […]
    Pablo Javier Piacente
  • El primer implante cerebral de Neuralink en un humano está rodeado de misterio 14 febrero, 2024
    Existen dudas sobre si el primer implante cerebral a un humano, anunciado por Elon Musk el 29 de enero, se ha producido realmente, ya que todo está rodeado de falta de transparencia, ausencia de certificación científica, escasos detalles sobre su tecnología, sus métodos y sus resultados.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren un fármaco de animación suspendida que imita la hibernación 14 febrero, 2024
    Descubren un fármaco de "animación suspendida" que imita la hibernación y podría mejorar el trasplante de órganos, asegurar la supervivencia ante lesiones traumáticas y facilitar los viajes espaciales de larga duración.
    Redacción T21
  • La muerte los llama y ellos se juntan 13 febrero, 2024
    Un experimento desarrollado en "granjas de cadáveres" permitió comprobar que la descomposición de cuerpos humanos y de otras especies atrae siempre a las mismas variedades de microorganismos y hongos, sin importar el clima, la estación del año o la ubicación en el globo. Un mejor conocimiento de esta comunidad "universal" de descomponedores permitirá importantes avances […]
    Pablo Javier Piacente
  • Una corriente oceánica fundamental para el equilibrio climático podría anticipar su colapso 13 febrero, 2024
    Los científicos han descubierto una señal de advertencia clave antes que una corriente crucial del Atlántico colapse y sumerja al hemisferio norte en un verdadero caos climático: la Circulación de Vuelco Meridional del Atlántico (AMOC) genera una liberación de calor que ayuda a mantener a Europa, y también en parte a América del Norte, más […]
    Pablo Javier Piacente
  • Toda la biblioteca privada de Darwin ya está disponible en Internet 13 febrero, 2024
    La biblioteca privada de Charles Darwin ha sido completamente reconstruida y está disponible en Internet por primera vez, coincidiendo con el 215 cumpleaños del naturalista. El catálogo, de 300 páginas, contiene 7.400 títulos con un total de 13.000 volúmenes entre libros, escritos y revistas, que están al alcance de todo el mundo sin salir de […]
    Redacción T21
  • El metro de Londres implanta IA para vigilar la red subterránea 13 febrero, 2024
    El metro de Londres ha probado herramientas de vigilancia con IA en tiempo real para detectar posibles situaciones de riesgo o de conflicto y permitir al personal intervenir rápidamente. Detecta comportamientos agresivos e identifica a las personas que se cuelan sin pagar.
    Redacción T21
  • La memoria universal promete revolucionar a la informática 12 febrero, 2024
    La memoria universal podría reemplazar tanto a la RAM como al almacenamiento interno en los ordenadores de uso masivo, brindando una alternativa más rápida y más eficiente a nivel energético. Un nuevo estudio muestra un posible enfoque revolucionario de la memoria universal: empleando un nuevo material denominado GST467, los investigadores apreciaron que la memoria mejora […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los relámpagos volcánicos habrían encendido la llama de la vida en la Tierra primitiva 12 febrero, 2024
    Cuando la Tierra era joven y salvaje, los procesos en nuestro planeta transformaron una mezcla de ingredientes en lo necesario para impulsar la vida. Para esto es crucial el nitrógeno, un nutriente esencial para formar proteínas, aminoácidos y ácidos nucleicos. Los científicos han descubierto evidencias geológicas que indican que las descargas de rayos asociadas con […]
    Pablo Javier Piacente