Tendencias21
Las alucinaciones se pueden crear a voluntad

Las alucinaciones se pueden crear a voluntad

Las alucinaciones se pueden crear iluminando pequeños grupos de neuronas: así se generan imágenes ilusorias que modifican comportamientos en ratones. La tecnología valdría para la recuperación de la vista y el tratamiento de la esquizofrenia.

Las alucinaciones se pueden crear a voluntad

Científicos de la Universidad de Stanford han provocado en ratones alucinaciones visuales estimulando mediante pulsos lumínicos un grupo de neuronas de sus cerebros.

La alucinación es una percepción que no corresponde a ningún estímulo físico externo. Sin embargo, el cerebro siente esa percepción como real.

Los científicos usaron la optogenética, que combina métodos genéticos y ópticos, para provocar las excitaciones neuronales en los cerebros de los ratones y generar las alucinaciones. Los resultados se publican en la revista Science.

Los ratones habían sido modificados genéticamente para que sus neuronas produjeran una proteína específica sensible a la luz: dispara las neuronas cuando recibe un pulso lumínico.

El objetivo del experimento era estimular neuronas para que produjeran una imagen ilusoria en la mente de los animales y observar su comportamiento.

Los científicos observaron que bastaba con estimular un número significativamente pequeño de neuronas para generar la ilusión en los ratones, lo que provocó que se comportaran de una forma particular.

«En 2012, habíamos descrito la capacidad de controlar la actividad de neuronas seleccionadas individualmente en un animal despierto y alerta», explica Karl Deisseroth, uno de los autores de la investigación, en un comunicado.

Y añade:  «ahora, por primera vez, hemos podido profundizar en esta capacidad para controlar múltiples células especificadas individualmente a la vez, y hacer que un animal perciba algo específico que, de hecho, no está realmente ahí, y se comporte en consecuencia».

Engañando al cerebro

Los investigadores querían implantar imágenes falsas en la corteza visual del cerebro de los ratones, ya que esta región genera imágenes a partir de la información lumínica que producen las retinas.

La misión de las retinas es transformar la luz que recibe a través de la visión, en un impulso nervioso que viaja hasta el cerebro a través del nervio óptico. Entonces se convierte en las imágenes que percibimos de la realidad.

El experimento consistió en un sofisticado recurso para engañar al cerebro de los ratones. Lo primero que hicieron los científicos fue, además de modificarlos genéticamente para que sus neuronas produjeran una proteína sensible a la luz, inducirles un comportamiento específico.

A los ratones se les mostraron series aleatorias de barras horizontales y verticales en una pantalla, al mismo tiempo que los científicos observaban la reacción de la corteza visual.

De esta forma pudieron identificar qué neuronas reaccionaban a qué orientación de las barras (si verticales u horizontales) y qué neuronas preferían una u otra orientación de las barras de la pantalla.

Finalmente,  identificaron alrededor de 20 neuronas que se disparaban cuando registraban imágenes de barras verticales.

Pocas neuronas

Lo que siguió a continuación fue lo más sorprendente: iluminaron esas neuronas con un pulso lumínico y los ratones creyeron que estaban viendo barras verticales, cuando en realidad no había ninguna imagen y los ratones estaban completamente a oscuras.

Lo supieron porque los ratones se comportaron exactamente igual (bebían agua) que cuando veían realmente barras verticales. Ese comportamiento no se producía si el pulso lumínico se dirigía a las neuronas sensibles a las barras horizontales.

De esta forma, los científicos habían descubierto que las alucinaciones se pueden crear artificialmente, estimulando con impulsos lumínicos, semejantes a los que genera la retina, a un pequeño grupo de neuronas específicas.

Se sorprenden del escaso número de neuronas implicadas en la percepción, ya sea auténtica o inducida. Y se preguntan por qué no estamos alucinando constantemente, dado lo fácil que le resulta al cerebro generar percepciones, debido a accidentes lumínicos aleatorios.

Más complejo

La realidad es que la corteza cerebral es sólo una de las regiones cerebrales implicadas en la percepción, destaca Nature.  

Otras regiones del cerebro conectadas a la corteza visual evalúan el significado de una imagen poniéndola en contexto: existe un mecanismo cerebral que impide la alucinación permanente.

En algunos casos, como en los sueños, el cerebro puede generar imágenes sin ningún estímulo visual, precisa la revista. Y añade: la visión es menos importante para los ratones que para los primates.

En cualquier caso, el descubrimiento abre una nueva capacidad humana: la manipulación del cerebro, en vez de solo observarlo.

Además, mejora la comprensión sobre cómo el cerebro interpreta y actúa sobre lo que ven los ojos, y tal vez conduzca al desarrollo de dispositivos que ayuden a las personas con discapacidad visual a ver correctamente, así como a tratar de otra forma las alucinaciones y la esquizofrenia.

Referencia

Cortical layer–specific critical dynamics triggering perception. James H. Marshel et al. Science, 18 Jul 2019:eaaw5202. DOI: 10.1126/science.aaw5202

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente
  • Imprimen en 3D el primer tejido cerebral humano funcional 6 febrero, 2024
    Científicos de la Universidad de Wisconsin-Madison han impreso en 3D tejido cerebral que crece y funciona como el tejido cerebral humano. Las neuronas impresas se comunican entre ellas como si estuvieran en un tejido biológico. Este desarrollo perfecciona la técnica de los organoides cerebrales.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La brecha ecológica de género lastra la solución de la crisis planetaria 6 febrero, 2024
    Las mujeres son las más afectadas por el cambio climático y las que más tienen que aportar a la solución de la crisis planetaria. Aunque siguen excluidas mayoritariamente de los ámbitos de decisión medioambientales y de la ciencia del clima, no callan y actúan. Esta es su historia.
    Alicia Domínguez y Eduardo Costas.
  • Crean una máquina del tiempo evolutiva con los genomas de 51 especies de vertebrados 5 febrero, 2024
    Los investigadores acaban de mapear los genomas de 51 especies animales, incluyendo gatos, delfines, canguros, pingüinos, tiburones y tortugas: el descubrimiento tendría enormes implicaciones para comprender la salud y la evolución humanas, además de crear una "máquina del tiempo evolutiva".
    Pablo Javier Piacente
  • Nanopartículas en rocas antiguas esconden los secretos de la vida 5 febrero, 2024
    Los científicos han descubierto que nanopartículas presentes en algunas de las rocas más antiguas del mundo ocultan pistas sobre los orígenes de la vida: los hallazgos podrían explicar por qué el fósforo se convirtió en un componente importante de la vida y cómo las moléculas se unieron por primera vez para formar ARN primitivo, en […]
    Pablo Javier Piacente