Tendencias21

Las bacterias de tu intestino te indican cuando debes parar de comer

Científicos franceses han descubierto que las bacterias del intestino “nos mandan” a comer o a parar de comer, liberando señales químicas que controlan nuestro apetito. Estas señales son similares a las que produce el cerebro cuando nos alimentamos y estamos llenos. El hallazgo fue realizado en laboratorio, en un ensayo con roedores.

Las bacterias de tu intestino te indican cuando debes parar de comer

Veinte minutos después de una comida, las bacterias presentes en el intestino de los animales producen proteínas que suprimen su ingesta de alimentos, ha revelado un estudio publicado por la revista Cell Metabolism.

Esto es lo que ha demostrado un estudio en el que se inyectó dichas proteínas a ratones y ratas. Se constató así que influyen en la liberación de señales intestino-cerebro (actúan sobre la señal de apetito del cerebro, reduciéndola); y que activan las neuronas o células cerebrales que regulan el apetito. Esto sugiere que las bacterias intestinales pueden ayudar a controlar cuándo y cuánto comemos. 

La nueva evidencia coexiste con modelos actuales sobre el control del apetito, que señalan que algunas hormonas del intestino envían señales a los circuitos del cerebro cuando tenemos hambre o cuando acabamos de comer.

Ahora, se ha descubierto por vez primera que las bacterias también envían esas señales. La demostración se hizo con las proteínas que libera la bacteria E. coli después de haber sido saciada.

«En la actualidad hay muchos estudios dedicados a analizar la composición de la microbiota en diferentes condiciones patológicas, pero ninguno explora los mecanismos que subyacen a estas asociaciones», explica el autor principal del estudio, Sergueï Fetissov, de la Universidad de Rouen y del INSERM, en Francia.

«Nuestra investigación muestra que las proteínas bacterianas de la E. coli pueden participar en las mismas vías moleculares que son utilizadas por el cuerpo para indicar la saciedad. Ahora tenemos que averiguar cómo un microbioma intestinal alterado puede afectar a este aspecto de la fisiología».

Aviso químico

Cuando comemos, las bacterias de nuestro intestino reciben una gran afluencia de nutrientes. Como respuesta, estos microbios descomponen y reemplazan los elementos que se pierden con la elaboración de las heces.

El estudio plantea una teoría interesante: dado que las bacterias intestinales dependen de nosotros para subsistir, a las poblaciones les conviene mantenerse estables. Tendría sentido, entonces, que las bacterias tuvieran una manera de comunicarse con el huésped cuando están o no están llenas, para provocar que este ingiera nutrientes de nuevo o que no coma más.

Perfilando las proteínas que mandan

Inicialmente, en laboratorio, Fetissov y sus colaboradores habían encontrado que, después de 20 minutos de consumir nutrientes, la bacteria intestinal E. coli produce unos tipos de proteínas que son diferentes a las que produce antes de alimentarse.

Ese periodo de tiempo (20 minutos) coincide con la cantidad de tiempo que le lleva a una persona empezar a sentirse llena o saciada después de una comida. Emocionado por este descubrimiento, Fetissov comenzó a perfilar las proteínas bacterianas producidas por la E. coli antes y después de la alimentación.

Posteriormente, él y su equipo comprobaron que inyectar pequeñas dosis de las proteínas bacterianas producidas por dicha bacteria después de comer reducía la ingesta de alimentos en ratas y ratones hambrientos.

Un análisis más detallado reveló por qué sucedía esto a los roedores:  las proteínas bacterianas inyectadas estimulaban en ellos la liberación del péptido YY, una hormona asociada con la saciedad.

Más vínculos

Los investigadores desarrollaron a continuación un ensayo para detectar la presencia de una de las proteínas bacterianas que «llenan», llamada CLpB, en la sangre del animal.

Aunque, en ratones y ratas, no habían variado los niveles en sangre de esta proteína a los 20 minutos de haber consumido alimentos, sí se descubrió una correlación con la producción de la ClpB en el intestino, lo que sugiere que habría un vínculo entre la composición bacteriana intestinal y el control del apetito del huésped. Los investigadores también encontraron que la ClpB incrementada activaba las neuronas que reducen el hambre. 

«Ahora pensamos que las bacterias participan fisiológicamente en la regulación del apetito inmediatamente después de la provisión de nutrientes, mediante la multiplicación y la estimulación de la liberación de hormonas de la saciedad en el intestino», afirma Fetisov. «Además, creemos que la microbiota intestinal produce proteínas que pueden estar presentes en la sangre a largo plazo y modular las vías en el cerebro» (vinculadas con el apetito), concluye el científico.

Referencia bibliográfica:

Jonathan Breton, Naouel Tennoune, Nicolas Lucas, Marie Francois, Romain Legrand, Justine Jacquemot, Alexis Goichon, Charlène Guérin, Johann Peltier, Martine Pestel-Caron, Philippe Chan, David Vaudry, Jean-Claude do Rego, Fabienne Liénard, Luc Pénicaud, Xavier Fioramonti, Ivor S. Ebenezer, Tomas Hökfelt, Pierre Déchelotte, Sergueï O. Fetissov. Gut Commensal E. coli Proteins Activate Host Satiety Pathways following Nutrient-Induced Bacterial Growth. Cell Metabolism (2015). DOI: 10.1016/j.cmet.2015.10.017.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una nueva técnica genética consigue crear mamíferos sin padres 8 marzo, 2022
    Por primera vez en la historia, una hembra de ratón sin padre, nacida de un óvulo no fertilizado, no solo ha sobrevivido hasta la edad adulta, sino que ha alumbrado una camada de crías sanas producto de la reproducción sexual.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Una guerra nuclear tendría en horas más víctimas que la segunda guerra mundial 8 marzo, 2022
    Una simulación de la Universidad de Princeton ha descrito lo que ocurriría en un hipotético conflicto nuclear entre Rusia, Estados Unidos y la OTAN. Las víctimas ascenderían a 90 millones de personas, desconociéndose qué pasaría si se sumaran al conflicto otros países con armas nucleares.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren en Inglaterra un monumento romano del tamaño de cinco campos de fútbol 7 marzo, 2022
    Los arqueólogos han descubierto en Inglaterra un monumento romano del tamaño de cinco campos de fútbol. El emplazamiento, que ha desvelado un gran mosaico que representa la Ilíada de Homero, forma parte de un gran conjunto de villas señoriales de hace más de 1.500 años.
    Pablo Javier Piacente
  • Un cohete de cuatro toneladas se estrella contra la Luna y abre un cráter de más de 10 metros 7 marzo, 2022
    Un cohete que vagó sin rumbo por el espacio durante años se estrelló finalmente contra la Luna el viernes 4 de marzo: aunque en principio se pensó que se trataba de parte de un cohete de SpaceX, ahora todo indica que sería una etapa de la nave Chang'e 5-T1, lanzada en 2014 como parte del […]
    Pablo Javier Piacente
  • Nuevos indicios de que los monopolos magnéticos realmente existen 7 marzo, 2022
    Una nueva investigación sugiere que los campos magnéticos más fuertes del universo crean monopolos magnéticos, algo insólito en la naturaleza. Su existencia demostraría que hay leyes naturales no contempladas en el modelo estándar de la física.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Más de 100 premios Nobel piden el fin de la guerra en Ucrania y evocan la amenaza nuclear 7 marzo, 2022
    Más de 100 premios Nobel de ciencia piden el fin la guerra en Ucrania evocando la amenaza nuclear, al mismo tiempo que la ciencia francesa y de los Países Bajos rompen con las instituciones científicas rusas. La Federación Europea de Academias de Ciencias ha suspendido a las instituciones de Rusia y Bielorrusia.
    Redacción T21
  • El asteroide que amenazaba la Tierra en 2023 no volverá hasta dentro de un siglo 6 marzo, 2022
    El pasado enero, los astrónomos vivieron una angustia parecida a la de la película "No mires arriba": descubrieron un enorme asteroide que impactaría contra nuestro planeta el 4 de julio de 2023. Nuevos cálculos descartaron esa eventualidad, pero no habría habido tiempo para evitar el impacto.
    Redacción T21
  • Un nuevo mapa del universo revela más de 4,4 millones de galaxias 5 marzo, 2022
    Un espectacular mapa, elaborado por el radiotelescopio europeo LOFAR, muestra una imagen en alta resolución de una parte del universo.  Recoge más de 4,4 millones de galaxias, de las que un millón eran completamente desconocidas, que están a miles de millones de años luz de la Tierra.  
    Redacción T21
  • Rocas extrañas y el agua de mar habrían hecho habitable a la Tierra 4 marzo, 2022
    Una nueva teoría en torno a los primeros 500 millones de años de la Tierra indica que nuestro planeta pasó de ser una bola de fuego a una esfera repleta de vida gracias a rocas "extrañas" que interactuaron con el agua de mar de la manera correcta, para impulsar la existencia de materia biológica.
    Pablo Javier Piacente
  • El incendio en la central de Zaporiyia se produjo lejos de la zona nuclear 4 marzo, 2022
    El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) de España ha aclarado que el incendio que se declaró hoy en la central nuclear de Zaporiyia se produjo en un simulador alejado de la zona nuclear, como consecuencia del impacto de un misil. El incendio, sofocado por el personal de las instalaciones, no ha afectado a su funcionamiento. […]
    Efe/T21