Tendencias21

Las bacterias pueden convertir fluidos normales en superfluidos

Un estudio de un equipo de investigación de la Universidad de París-Sur, la Universidad Pierre y Marie Curie, y la Universidad Paris-Diderot, ha demostrado que se pueden transformar fluidos corrientes en superfluidos, gracias a la acción de bacterias como la E. Coli. El proceso funciona sin que sea necesario hacer uso de temperaturas cercanas al cero absoluto ni de elementos concretos. Por Jorge Lázaro.

Las bacterias pueden convertir fluidos normales en superfluidos

El estudio de los superfluidos es, desde hace años, una de las grandes esperanzas de la física aplicada a innovaciones en la vida cotidiana.

Es fácil entender por qué: la total ausencia de viscosidad que caracteriza a este estado de la materia conlleva propiedades que pueden llegar a parecer milagrosas, como la fluidez ininterrumpida sin fricción, la capacidad de “trepar” paredes para igualar el nivel de las superficies, o su total capacidad de filtrado en los microporos de recipientes cerrados.

El inconveniente siempre ha sido lo limitada que era la obtención de estos superfluidos. Para lograrlos, hasta ahora era necesario que la temperatura del sistema rondara los -271ºC, algo muy cercano al cero absoluto. Una temperatura tan baja no solo impedía muchas de las aplicaciones prácticas de los superfluidos, sino que limitaba su existencia a un único elemento: el helio.

Trabajar con nuevos fluidos

Por mucho que un elemento tan básico y versátil ofreciera tres isótopos (Helio II, Helio-3 y Helio-4) con los que trabajar con superfluidos, quedaba patente la necesidad de aplicar este estado de la materia a otras sustancias, y eso es lo que ha conseguido el estudio que han realizado Héctor Matías López, Jérémie Gachelin, Carine Douarche, Harold Auradou y Eric Clément, de tres universidades parisinas: la Universidad de París-Sur, la Universidad Pierre y Marie Curie, y la Universidad Paris-Diderot.

Para lograr un estado de superfluido, los investigadores se limitaron a realizar un experimento de cuyo resultado ya tenía sospechas la comunidad científica hacía años: introducir bacterias en un fluido para cambiar su estado de viscosidad. Los detalles concretos, y la comprobación empírica, quedaban pendientes hasta ahora.

La conclusión a la que llegaron, tras modificar un reómetro antiguo para que fuera compatible con los nuevos equipos pero pudiera seguir midiendo bajos índices de viscosidad, fue determinante: cuando se sitúan ciertas bacterias en un fluido corriente, este puede convertirse en un superfluido.

La ayuda de la E. coli

Las bacterias que permiten lograr este estado de la materia, que en el experimento han sido las de la especie Escherichia coli, son aquellas llamadas autopropulsadas.

Estas bacterias se desplazan moviendo los filamentos que tienen a modo de cola en la parte posterior; fue al nadar todas las bacterias de manera sincronizada cuando la viscosidad del fluido en que se encontraban comenzó a disminuir.

Alcanzar el valor de cero no fue difícil: bastó con añadir un mayor número de bacterias a la solución de agua y nutrientes que se estaba utilizando. Además, se demostró que los cambios que había producido ese desplazamiento sincronizado no eran temporales y debidos a la presencia de las bacterias, sino algo permanente, pues cuando los investigadores mataron a las E. coli que había en el fluido, la viscosidad de este no volvió a los parámetros normales.

La conclusión más sorprendente del trabajo, con todo, fue que las bacterias podían superar ese valor de viscosidad cero, y lograr una viscosidad negativa; esto es, un estado en que son los propios organismos los que impulsan el fluido.

Los autores del estudio creen que los resultados tendrán aplicaciones muy prometedoras en el trabajo con superfluidos, más allá de las que ya tiene este para la Física Cuántica. De momento, se está investigando la posibilidad de utilizar la actividad de las bacterias para hacer girar micro-rotores que muevan pequeños mecanismos.

Referencia bibliográfica:

Héctor Matías López, Jérémie Gachelin, Carine Douarche, Harold Auradou, y Eric Clément. Turning Bacteria Suspensions into Superfluids. Physical Review Letters (2015) DOI: 10.1103/PhysRevLett.115.028301

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Descubren cómo "respira" una estrella de neutrones mientras deglute a su compañera 3 marzo, 2022
    Los científicos han descubierto que las estrellas de neutrones pueden emitir al mismo tiempo vientos cálidos y fríos, en diferentes longitudes de onda, mientras se “alimentan” del material de otra estrella. Es la primera vez que se advierte este comportamiento en estos objetos cósmicos extremos.
    Pablo Javier Piacente
  • El supuesto agujero negro más cercano a la Tierra en realidad no existe 3 marzo, 2022
    En 2020, un equipo de astrónomos informó que a solo 1.000 años luz de distancia de la Tierra, en el sistema HR 6819, se encontraba el agujero negro más cercano a nosotros. Ahora, una nueva investigación parece haber comprobado que en realidad no existe ningún agujero negro en esa zona del cosmos. El estudio previo […]
    Pablo Javier Piacente
  • Stonehenge funcionaba como calendario solar hace 4.500 años 3 marzo, 2022
    Stonehenge era un calendario solar hace 4.500 años: los megalitos representan 12 meses de 30 días, más un mes extra de cinco días y un día bisiesto cada cuatro años. Las semanas eran de 10 días y el año se iniciaba con el solsticio de invierno.
    N+1/T21
  • La ciencia española rompe su silencio sobre Ucrania 3 marzo, 2022
    El Ministerio de Ciencia está revisando la colaboración científica española con Rusia como consecuencia de la invasión de Ucrania, al mismo tiempo que tres instituciones científicas de referencia en España recomiendan que se suspenda esa colaboración. Las academias europeas y del Grupo de los Siete, así como destacados astrónomos mundiales, se suman a la condena […]
    Redacción T21
  • Los entornos complejos provocaron el avance de la creatividad humana 2 marzo, 2022
    Según un nuevo estudio, los avances del ser humano moderno durante la Edad de Piedra Media en el sur de África son solamente la "punta del iceberg" del período que forjó el desarrollo del cerebro y la creatividad humana. Al parecer, los olvidados y sacrificados pueblos que habitaron zonas desérticas más al norte habrían conseguido […]
    Pablo Javier Piacente
  • Usarán rayos cósmicos para "escanear" a la Gran Pirámide de Guiza 2 marzo, 2022
    Con el propósito de descubrir a fondo los detalles de su estructura interna, un grupo de científicos utilizará los avances en física de alta energía (HIP) para escanear la Gran Pirámide de Guiza con muones de rayos cósmicos. El monumento, fiel representante de la grandeza del período de esplendor de la civilización egipcia, es la […]
    Pablo Javier Piacente
  • La nostalgia es mucho más que añorar el pasado 2 marzo, 2022
    La nostalgia no solo puede aliviar el dolor físico, sino que también combate la soledad, mejora la resiliencia y potencia la creatividad de las personas. Genera optimismo, autoestima y afecto social.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La ciencia ucraniana está bajo los escombros de la guerra 2 marzo, 2022
    La ciencia de Ucrania ha quedado paralizada por la guerra, al mismo tiempo que el cerco a la ciencia rusa aumenta después de que el emblemático MIT suspendiera su colaboración con el pretendido Silicon Valley de Moscú. La ciencia española guarda silencio, mientras misiles rusos han impactado un depósito de residuos radiactivos en Kiev, sin […]
    Redacción T21
  • Un antiguo deslizamiento de tierra en el Mar Rojo podría desencadenar un futuro tsunami 1 marzo, 2022
    Un deslizamiento de tierra submarino, que probablemente provocó olas de 10 metros de altura que azotaron la costa egipcia hace aproximadamente 500 años, podría servir para predecir un futuro tsunami en Medio Oriente. Si ese sector de tierra se moviliza nuevamente, los modelos sugieren que podría desencadenar un segundo tsunami dos veces más grande que […]
    Pablo Javier Piacente
  • La primera luz que iluminó al Universo no provino del espacio 1 marzo, 2022
    Una señal interpretada como la primera luz que iluminó el cosmos en el llamado "amanecer cósmico" puede no haber provenido de los confines del Universo, según ha descubierto un nuevo estudio. En concreto, puede que ni siquiera se haya originado en el espacio: sería un error o una distorsión producida por el instrumento utilizado en […]
    Pablo Javier Piacente