Tendencias21

Las dificultades han situado a nuestra especie en la cúspide de la evolución

Gracias a las dificultades de la vida nuestra especie ha alcanzado el cerebro más grande de los mamíferos. Una combinación de entornos difíciles y procesos culturales causó la expansión del encéfalo humano. La cooperación y la competencia entre grupos no han aumentado el tamaño del cerebro, sino que lo han disminuido.

Las dificultades han situado a nuestra especie en la cúspide de la evolución

Investigadores de la Universidad escocesa de St Andrews han desarrollado un modelo matemático capaz de simular la evolución del tamaño del cerebro humano a lo largo de la historia y descubierto que, en contra de lo que se creía hasta ahora, ha sido el medioambiente el factor determinante del desarrollo cerebral de nuestra especie, según se explica en un comunicado.

El descubrimiento cuestiona la conclusión de anteriores estudios según la cual el cerebro humano alcanzó el tamaño necesario para acoger la experiencia humana debido a las interacciones sociales y a los cambios culturales. Los resultados se han publicado en Nature.

Durante décadas, varias teorías para explicar el desarrollo cerebral se han apoyado en la «hipótesis del cerebro social», según la cual los cerebros más grandes evolucionaron para ayudar a gestionar nuestras vidas sociales cada vez más complejas. Al mismo tiempo, la «hipótesis del tejido costoso» ha sugerido que los cerebros carnívoros evolucionaron a expensas del intestino.

Un problema fundamental es que las pruebas de estas teorías previas se basan en datos correlativos y no permiten establecer si los cerebros crecieron para permitirnos vivir en grandes grupos sociales o al revés.

La nueva investigación ha podido determinar que el medioambiente ha sido el que ha desempeñado el principal papel en la historia evolutiva del cerebro humano. Utilizando un modelo matemático, los investigadores han simulado los efectos inducidos sobre el cerebro a lo largo de la historia, tanto los debidos a las interacciones sociales y culturales como a los ambientales.

Resultados sorprendentes

Los resultados han sido sorprendentes: los estímulos sociales sólo han representado el 40% del impacto ejercido sobre el cerebro, y de este total, el 30% corresponde a las alianzas concertadas entre individuos para asegurar su supervivencia. La competencia entre grupos de seres humanos sólo ha influido un 10% en el desarrollo cerebral humano.

Lo realmente determinante han sido los estímulos ambientales: el desafío que representa la supervivencia, particularmente la búsqueda y captura de presas, representa el 60% de la influencia sufrida por el cerebro para alcanzar un crecimiento progresivo.

Otro descubrimiento que aporta esta simulación es que la cooperación derivada de la naturaleza social de nuestra especie ayuda al crecimiento cerebral hasta cierto punto: cuando el aumento de los estímulos cooperativos supera el 30%, el tamaño del cerebro empieza a disminuir.

Según los investigadores, esto se debe a que, cuando se desarrolla un marco cooperativo, nos apoyamos más en el cerebro de los demás y eso hace innecesario invertir energía en el desarrollo de nuestro cerebro.

Hay que tener en cuenta al respecto que el costo energético de un encéfalo tan voluminoso como el humano representa una quinta parte del gasto de energía de nuestro organismo. También que el cerebro humano es seis veces más grande que el de otros mamíferos equivalentes, por lo que nuestra especie es una excepción de la naturaleza.

Superar dificultades, la clave

En resumen, lo que ha establecido esta investigación es que los cerebros y cuerpos de tamaño humano pueden evolucionar cuando las personas viven en entornos difíciles, cooperan intensamente y sufren una cantidad razonable de conflictos entre grupos.

También  que han sido los ambientes difíciles los que realmente expanden el tamaño del cerebro, siempre que las personas puedan seguir mejorando sus habilidades a lo largo de la vida.

Esta mejora sostenida de las habilidades de los individuos a medida que envejecen puede verse facilitada por procesos culturales, es decir, aprendiendo cosas que las generaciones previas han descubierto, en lugar de descubrirlas por sí mismas, aunque el estudio no modela estos procesos explícitamente.

El estudio concluyó que una combinación de entornos difíciles y procesos culturales probablemente causó la expansión del cerebro humano y, sorprendentemente, que el efecto de la cooperación y la competencia entre grupos no ha sido para aumentar el tamaño del cerebro, sino para disminuirlo.

Este nuevo estudio necesita todavía ser validado por nuevas investigaciones, por lo que sus conclusiones no pueden considerarse definitivas. De hecho han suscitado algo de escepticismo entre algunos expertos.

Referencia

Inference of ecological and social drivers of human brain-size evolution. Mauricio Gonzalez-Forero, Andy Gardner. Nature, Volume 557, pages554–557 (2018). DOI:http://dx.doi.org/10.1038/s41586-018-0127-x
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente