Tendencias21

Las dificultades han situado a nuestra especie en la cúspide de la evolución

Gracias a las dificultades de la vida nuestra especie ha alcanzado el cerebro más grande de los mamíferos. Una combinación de entornos difíciles y procesos culturales causó la expansión del encéfalo humano. La cooperación y la competencia entre grupos no han aumentado el tamaño del cerebro, sino que lo han disminuido.

Las dificultades han situado a nuestra especie en la cúspide de la evolución

Investigadores de la Universidad escocesa de St Andrews han desarrollado un modelo matemático capaz de simular la evolución del tamaño del cerebro humano a lo largo de la historia y descubierto que, en contra de lo que se creía hasta ahora, ha sido el medioambiente el factor determinante del desarrollo cerebral de nuestra especie, según se explica en un comunicado.

El descubrimiento cuestiona la conclusión de anteriores estudios según la cual el cerebro humano alcanzó el tamaño necesario para acoger la experiencia humana debido a las interacciones sociales y a los cambios culturales. Los resultados se han publicado en Nature.

Durante décadas, varias teorías para explicar el desarrollo cerebral se han apoyado en la «hipótesis del cerebro social», según la cual los cerebros más grandes evolucionaron para ayudar a gestionar nuestras vidas sociales cada vez más complejas. Al mismo tiempo, la «hipótesis del tejido costoso» ha sugerido que los cerebros carnívoros evolucionaron a expensas del intestino.

Un problema fundamental es que las pruebas de estas teorías previas se basan en datos correlativos y no permiten establecer si los cerebros crecieron para permitirnos vivir en grandes grupos sociales o al revés.

La nueva investigación ha podido determinar que el medioambiente ha sido el que ha desempeñado el principal papel en la historia evolutiva del cerebro humano. Utilizando un modelo matemático, los investigadores han simulado los efectos inducidos sobre el cerebro a lo largo de la historia, tanto los debidos a las interacciones sociales y culturales como a los ambientales.

Resultados sorprendentes

Los resultados han sido sorprendentes: los estímulos sociales sólo han representado el 40% del impacto ejercido sobre el cerebro, y de este total, el 30% corresponde a las alianzas concertadas entre individuos para asegurar su supervivencia. La competencia entre grupos de seres humanos sólo ha influido un 10% en el desarrollo cerebral humano.

Lo realmente determinante han sido los estímulos ambientales: el desafío que representa la supervivencia, particularmente la búsqueda y captura de presas, representa el 60% de la influencia sufrida por el cerebro para alcanzar un crecimiento progresivo.

Otro descubrimiento que aporta esta simulación es que la cooperación derivada de la naturaleza social de nuestra especie ayuda al crecimiento cerebral hasta cierto punto: cuando el aumento de los estímulos cooperativos supera el 30%, el tamaño del cerebro empieza a disminuir.

Según los investigadores, esto se debe a que, cuando se desarrolla un marco cooperativo, nos apoyamos más en el cerebro de los demás y eso hace innecesario invertir energía en el desarrollo de nuestro cerebro.

Hay que tener en cuenta al respecto que el costo energético de un encéfalo tan voluminoso como el humano representa una quinta parte del gasto de energía de nuestro organismo. También que el cerebro humano es seis veces más grande que el de otros mamíferos equivalentes, por lo que nuestra especie es una excepción de la naturaleza.

Superar dificultades, la clave

En resumen, lo que ha establecido esta investigación es que los cerebros y cuerpos de tamaño humano pueden evolucionar cuando las personas viven en entornos difíciles, cooperan intensamente y sufren una cantidad razonable de conflictos entre grupos.

También  que han sido los ambientes difíciles los que realmente expanden el tamaño del cerebro, siempre que las personas puedan seguir mejorando sus habilidades a lo largo de la vida.

Esta mejora sostenida de las habilidades de los individuos a medida que envejecen puede verse facilitada por procesos culturales, es decir, aprendiendo cosas que las generaciones previas han descubierto, en lugar de descubrirlas por sí mismas, aunque el estudio no modela estos procesos explícitamente.

El estudio concluyó que una combinación de entornos difíciles y procesos culturales probablemente causó la expansión del cerebro humano y, sorprendentemente, que el efecto de la cooperación y la competencia entre grupos no ha sido para aumentar el tamaño del cerebro, sino para disminuirlo.

Este nuevo estudio necesita todavía ser validado por nuevas investigaciones, por lo que sus conclusiones no pueden considerarse definitivas. De hecho han suscitado algo de escepticismo entre algunos expertos.

Referencia

Inference of ecological and social drivers of human brain-size evolution. Mauricio Gonzalez-Forero, Andy Gardner. Nature, Volume 557, pages554–557 (2018). DOI:http://dx.doi.org/10.1038/s41586-018-0127-x
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una serie de "tornados celulares" esculpen nuestros órganos 14 febrero, 2022
    Una compleja organización espontánea de las células a modo de “tornados” produce fuerzas que logran modelar tejidos y órganos: de esta manera, las células van cincelando lentamente la forma de las estructuras internas del cuerpo humano.
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan rayos X de alta energía provenientes de Júpiter 14 febrero, 2022
    Júpiter emite rayos X en longitudes de onda de alta energía: emanadas de las auroras permanentes del planeta gigante, y detectadas por el telescopio de rayos X NuSTAR de la NASA, las emisiones son la luz más energética identificada hasta el momento que provenga de cualquier planeta en el Sistema Solar, con excepción de la […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un chip que se puede configurar como el cerebro humano 14 febrero, 2022
    Investigadores de la Universidad de Purdue en Estados Unidos han desarrollado un chip electrónico que actualiza por sí mismo sus circuitos electrónicos. Es capaz de aprender continuamente y de servir de base a un ordenador que operaría como el cerebro biológico.
    Redacción T21
  • La vida pudo haber surgido en el espacio y no solo en la Tierra 14 febrero, 2022
    Una investigación que ha recreado en laboratorio las condiciones que prevalecen en las nubes moleculares cósmicas ha comprobado que los mecanismos básicos de la vida pueden desarrollarse en las condiciones extremas del espacio y que la vida no es una condición única de planetas como la Tierra.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Una mutación genética podría explicar la longevidad de los centenarios 13 febrero, 2022
    Una variante genética que abunda en las personas centenarias se perfila como el gen de la longevidad: retrasa el envejecimiento, disminuye la inflamación y prolonga la vida sana. Esta ingeniosa proteína podría reforzar las estrategias contra la senescencia.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El cerebro puede ver después de un accidente cerebrovascular 12 febrero, 2022
    Los ojos pueden seguir viendo después de un accidente cardiovascular, pero el cerebro dañado no puede interpretar las señales visuales. Una rehabilitación personalizada podría conseguir la recuperación de la visión.
    Redacción T21
  • El núcleo interno de la Tierra presenta un estado entre líquido y sólido 11 febrero, 2022
    Los físicos han sostenido durante mucho tiempo que el núcleo interno de la Tierra es sólido, pero un nuevo estudio sugiere que se encuentra en un punto intermedio entre sólido y líquido, un descubrimiento que podría arrojar luz sobre algunos de los secretos más profundos del planeta.
    Pablo Javier Piacente
  • Algoritmos para calcular la complejidad de un planeta podrían revelar la vida extraterrestre 11 febrero, 2022
    Un procedimiento aritmético aplicado a una serie de algoritmos podría ser la llave para descubrir la vida extraterrestre: al medir la complejidad de un planeta tomando determinados datos e imágenes, identifica a los mejores “candidatos” a albergar vida. 
    Pablo Javier Piacente
  • Puede haber muchos más planetas habitables a 4,22 años luz de la Tierra 11 febrero, 2022
    La confirmación de un tercer planeta orbitando Próxima Centauri, la estrella más cercana a nuestro Sol, indica que seguramente habrá más mundos en zona de habitabilidad a solo 4,22 años luz de la Tierra.
    Redacción T21
  • Humanos y neandertales vivieron juntos al sur de Francia hace 54.000 años 11 febrero, 2022
    El homo sapiens habitó Europa hace al menos 54.000 años, 10.000 años antes de lo que se había documentado hasta ahora, y compartió con los extintos neandertales una cueva del sur de Francia al menos durante miles de años.
    Redacción T21