Tendencias21
Las erupciones volcánicas de principios del siglo XXI han frenado el calentamiento global

Las erupciones volcánicas de principios del siglo XXI han frenado el calentamiento global

A pesar del continuo incremento de los niveles atmosféricos de gases de efecto invernadero y de la energía absorbida por los océanos, las temperaturas medias globales de nuestro planeta han mostrado un aumento relativamente escaso desde 1998. Según un estudio, esto se debe a que los aerosoles que han depositado los volcanes en la atmósfera en los últimos lustros han reflejado la luz solar entrante y la han enviado de vuelta al espacio. De esta forma, la actividad volcánica ha enfriado la superficie de la Tierra y su atmósfera inferior. Por Yaiza Martínez.

Las erupciones volcánicas de principios del siglo XXI han frenado el calentamiento global

Las erupciones volcánicas acaecidas en la primera parte del siglo XXI han enfriado el planeta, según un estudio liderado por el Lawrence Livermore National Laboratory de Estados Unidos.

Este enfriamiento habría contrarrestado en parte el calentamiento producido por los gases de efecto invernadero, publica dicho Laboratorio.

A pesar del continuo incremento de los niveles atmosféricos de gases de efecto invernadero y de la entalpía o energía absorbida por los océanos, las temperaturas medias globales de la superficie del planeta y de la troposfera (capa de la atmósfera terrestre que está en contacto con la superficie de la Tierra) han mostrado un aumento relativamente escaso desde 1998.

Esta ralentización del calentamiento ha recibido una atención política, científica y popular notable. La contribución de los volcanes a ella ha sido objeto de esta investigación, que aparece detallada en la revista Nature Geoscience.

La causa del enfriamiento

Las erupciones volcánicas inyectan un gas, el dióxido de azufre, a la atmósfera. Si son lo suficientemente potentes como para añadir dióxido de azufre a la estratosfera (capa de la atmósfera situada sobre la troposfera), el gas forma pequeñas gotas de ácido sulfúrico, también conocidas como «aerosoles volcánicos». Estas gotitas reflejan una parte de la luz solar entrante de vuelta al espacio, enfriando la superficie terrestre y la atmósfera inferior.

«En la última década, la cantidad de aerosol volcánico en la estratosfera ha aumentado, por lo que mayor cantidad de luz solar se ha reflejado hacia el espacio», explica el científico del clima del Lawrence Livermore Laboratory, Benjamin Santer, autor principal del estudio.

«Esto ha provocado un enfriamiento natural del planeta y ha compensado en parte el aumento de la temperatura en la superficie y en la atmósfera, derivado de la influencia humana».

Efectos registrados

Entre los años 2000 y 2012, las emisiones de gases de efecto invernadero en la atmósfera han aumentado, al igual que viene sucediendo desde la Revolución Industrial.

Este cambio inducido por el hombre por lo general hace que la troposfera se caliente y la estratosfera se enfríe. Por el contrario, las grandes erupciones volcánicas enfrían la troposfera y calientan la estratosfera.

Los investigadores informan de que las erupciones volcánicas a principios del siglo XXI han contribuido a este reciente «hiato en el calentamiento», y que la mayoría de los modelos climáticos no han registrado con exactitud este efecto.

Los científicos realizaron dos pruebas estadísticas diferentes para determinar si las recientes erupciones volcánicas habían tenido efectos distinguibles en la variabilidad intrínseca del enfriamiento del clima.

Descubrieron evidencias de correlaciones significativas entre las observaciones sobre aerosoles volcánicos y las estimaciones basadas en datos de satélite de la temperatura de la troposfera inferior; así como la luz solar reflejada de vuelta al espacio por las partículas de esos aerosoles. «Esta es la evaluación observacional más completa del papel de la actividad volcánica en el clima en la primera parte del siglo XXI», asegura otra de las autoras del estudio, la especialista en química atmosférica Susan Solomon.

Volcanes e invierno volcánico

En términos generales, los aerosoles son sustancias sólidas o líquidas presentes en la atmósfera que pueden afectar al cambio climático e incluso, según los expertos, ocasionar un ‘invierno nuclear’, un enfriamiento generalizado del planeta por el oscurecimiento de la atmósfera.

Aunque el estudio sobre este fenómeno surgió en los años 60 por el temor a un intercambio nuclear entre las grandes potencias, no hace falta que haya una explosión nuclear para que ocurra este fenómeno, pues una erupción volcánica de alta intensidad también podría enviar grandes cantidades de aerosoles a la estratosfera, provocando el mismo efecto. En ese caso estaríamos hablando de un “invierno volcánico”.

Según ha explicado recientemente a Tendencias21 el catedrático de Física de la Universidad de Valladolid y director del grupo de Óptica Atmosférica de dicha Universidad, Ángel M. de Frutos Baraja, en la historia ya ha habido casos de «inviernos” provocados por explosiones volcánicas. Se han conocido por los relatos de los presentes, que tienen más o menos fiabilidad en función de la cercanía o lejanía del evento.

En 2002, un especialista de la Universidad de Cambridge sugirió que un invierno volcánico se habría producido hace entre 71.000 y 73.000 años tras una súpererupción en el lago Toba, en la isla indonesia de Sumatra. Los seis años subsiguientes se concentró la mayor cantidad de azufre volcánico de los últimos 110.000 años, causando, probablemente, una deforestación significativa en el sudeste asiático y enfriando la temperatura global de la Tierra en 1 °C.

Referencias bibliográficas:

Benjamin D. Santer, Céline Bonfils, Jeffrey F. Painter, Mark D. Zelinka, Carl Mears, Susan Solomon, Gavin A. Schmidt, John C. Fyfe, Jason N. S. Cole, Larissa Nazarenko, Karl E. Taylor, Frank J. Wentz. Volcanic contribution to decadal changes in tropospheric temperature. Nature Geoscience (2014). DOI: 10.1038/ngeo2098.

Clive Oppenheimer. Limited global change due to the largest known Quaternary eruption, Toba ≈74 kyr BP? www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0277379101001548. Quaternary Science Review (2002). DOI: 10.1016/S0277-3791(01)00154-8.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente