Tendencias21
Las palabras están cargadas de emociones

Las palabras están cargadas de emociones

Un vocabulario más amplio para expresar emociones negativas indica una mayor predisposición a la depresión, la angustia o la ira. Por el contrario, el uso de palabras que describen emociones positivas refleja un mayor bienestar emocional y físico.

Un estudio desarrollado por científicos de la Universidad de Pittsburgh concluye que existe una relación directa entre el vocabulario que utilizamos, las emociones que vivimos y nuestro bienestar. Tal como se explica en un comunicado de prensa de la citada universidad, el uso de un léxico más rico para las emociones negativas o las positivas marca de la misma forma la tendencia de nuestro estado emocional y bienestar físico.

Los hallazgos apoyan las teorías que vinculan el uso y el desarrollo del lenguaje con la experiencia vivida: un vocabulario más amplio de emociones negativas indica mayor angustia psicológica o deterioro en la salud física, en tanto que el predominio de palabras que describen emociones positivas se correlaciona con mejores condiciones emocionales y físicas.

De acuerdo a la autora principal del estudio, Vera Vine, “hay una congruencia entre cuántas formas diferentes usamos para nombrar un sentimiento y la frecuencia y probabilidad de que experimentemos ese sentimiento». La investigación, que fue publicada en Nature Communications, explora la ligazón entre el lenguaje y nuestra experiencia con los estados emocionales que vivimos con mayor frecuencia.

Las pruebas realizadas en el marco del estudio han permitido comprobar que las personas con mayor riqueza de vocabulario ligada a las experiencias negativas presentan una mayor tendencia a sufrir inconvenientes psicológicos o físicos. Por otro lado, quienes se expresan con más alternativas léxicas al referirse a emociones positivas suelen presentar estados óptimos de salud emocional y física.

Estudio de la comunicación y del flujo de conciencia

Para examinar la fiabilidad de esta hipótesis, los especialistas analizaron blogs públicos escritos por más de 35 mil personas y realizaron ensayos de flujo de conciencia a 1.567 estudiantes universitarios. Mientras realizaban el experimento, los estudiantes debían informar periódicamente sobre sus estados de ánimo.

En líneas generales, el estudio indicó que las personas que utilizaban una variedad más amplia de palabras relacionadas con emociones negativas, referencias constantes a enfermedades o sentimientos de soledad experimentaban una mayor depresión, angustia y problemas en su salud física.

Por el contrario, los participantes con un vocabulario de mayor riqueza en torno a emociones positivas, sensaciones de bienestar, referencias a actividades placenteras, logros personales y pertenencia a grupos evidenciaron tasas más bajas de inconvenientes emocionales o deterioro físico.

Alternativas terapéuticas

Los investigadores creen que estos resultados y futuras investigaciones pueden desembocar en alternativas terapéuticas más eficientes en el campo psicológico. Concretamente, destacaron que debe revisarse la tendencia a “etiquetar” las emociones con el propósito de asumirlas y comprenderlas, ya que en caso de aquellas con inclinación negativa un exceso de referencia puede incrementar los efectos perjudiciales sobre la salud mental y física de los pacientes.

En sentido inverso, la investigación demuestra que si los pacientes son estimulados a un mayor uso de palabras positivas a nivel emocional, es probable que registren mejoras en su estado emocional y físico. Vale aclarar, igualmente, que el estudio comprueba que el vocabulario de un individuo puede corresponder a experiencias emocionales positivas o negativas, pero no es posible constatar aún si el vocabulario es el que genera las experiencias emocionales.

Referencia

Natural emotion vocabularies as windows on distress and well-being. Vine, V., Boyd, R.L. & Pennebaker, J.W. Nature Communications (2020).DOI:https://doi.org/10.1038/s41467-020-18349-0

Foto: Kevin Grieve. Unsplash.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

1 comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Las minilunas podrían transformarnos en una especie interplanetaria 19 febrero, 2024
    "Minilunas" aún no descubiertas pueden orbitar la Tierra: teniendo en cuenta su proximidad a nuestro planeta, estos pequeños cuerpos serían excelentes herramientas para potenciar la exploración espacial. En concreto, algunos científicos creen que estos diminutos satélites podrían permitir a la humanidad explorar con mayor facilidad el Sistema Solar, establecerse como una especie interplanetaria y vivir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un robot con el cerebro de un insecto 19 febrero, 2024
    Investigadores europeos han desarrollado un robot que puede moverse como un insecto. Le integraron un modelo de la actividad neuronal que se mueve de la misma forma que lo hacen los insectos para navegar eficientemente en cualquier entorno, sin tener capacidad de aprendizaje.
    Redacción T21
  • ¿La cognición sería una función de onda? 19 febrero, 2024
    Las ondas cerebrales desempeñan un papel crucial para la formación de la memoria, de la misma forma que las ondas cuánticas estructuran las neuronas que posibilitan la cognición. Una nueva investigación sugiere que memoria y consciencia podrían formar parte de esa dinámica, aunque a escalas muy diferentes.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los simios también tienen sentido del humor 18 febrero, 2024
    Cuatro especies de grandes simios empiezan a burlarse de los demás en broma en edades tan tempranas como los humanos. Sus burlas son provocativas, persistentes y se caracterizan por elementos sorprendentes y divertidos. Llevan así 13 millones de años.
    Redacción T21
  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los agujeros negros supermasivos y las primeras galaxias crecieron al mismo tiempo 16 febrero, 2024
    Es probable que ya existieran agujeros negros supermasivos en los primeros momentos de la historia cósmica: habrían acelerado la formación de nuevas estrellas en el Universo temprano, incluso cuando crecían con sus galaxias. Un nuevo análisis de imágenes y datos obtenidos por el telescopio James Webb sugiere que los agujeros negros y las galaxias coexistieron […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente