Tendencias21

Las personas dispuestas a asombrarse son más generosas

Un estudio realizado en EE.UU. revela que las personas más dispuestas a experimentar asombro también son más generosas. Los científicos creen que es porque estar abierto a otras realidades reduce el ego y aumenta el comportamiento prosocial. Estudios anteriores han comprobado que el asombro hace percibir que el tiempo se dilata, y que potencia el sistema inmune.

Las personas dispuestas a asombrarse son más generosas

El mundo en el que vivimos se mueve a un ritmo vertiginoso. Pese a estar rodeados de maravillas naturales, artísticas y tecnológicas, demasiadas veces pasan desapercibidas en una vida que transcurre a toda velocidad. ¿Cuándo fue la última vez que se sintió realmente maravillado por algo? Ahora, un grupo de investigadores ha revelado que sentir asombro un poco más a menudo podría resultar beneficioso para el individuo y para el conjunto de la sociedad.

Un artículo, publicado en el Journal of Personality and Social Psychology, indica que la sensación de asombro puede crear un vínculo con otras personas y hacer que nos comportemos con más generosidad. A través de una serie de estudios, el equipo de investigadores, dirigido por Paul Piff, profesor ayudante de psicología y conducta social de la Universidad de California en Irvine (Estados Unidos), puso a prueba la hipótesis de que el asombro puede dar lugar a una «disminución del ego y sus intereses, y aumentar el grado de conducta prosocial».

El primer estudio, informa Cordis, reveló que aquellas personas con disposición a experimentar asombro mostraban una mayor generosidad en un juego de carácter económico en relación a otras «emociones prosociales», o dicho de otro modo, sentimientos relacionados con la ayuda a otras personas. En los experimentos de seguimiento realizados, las inducciones al asombro aumentaron la toma de decisiones de tipo ético, la generosidad y los valores prosociales.

Por último, los investigadores constataron que, cuando los participantes se encontraban en mitad de una arboleda con ejemplares majestuosos, su conducta prosocial de ayuda aumentaba y su sentido de la exigencia disminuía en comparación con los participantes de un grupo de control.

Según The Guardian, los participantes que estuvieron un tiempo contemplando las copas de altos ejemplares de eucaliptos mostraron una mayor predisposición a ayudar a un investigador al que se le había caído parte de su material al suelo que los que observaban un edificio.

Explicación

Pero, ¿por qué influye el asombro sobre las emociones «prosociales» y la conducta? Según el equipo de investigadores, los efectos del asombro se explican, en parte, por un sentimiento de disminución del ego. Según se recoge en el resumen del estudio, «estos hallazgos revelan que el asombro podría contribuir a situar a los individuos en contextos sociales más amplios y a favorecer el interés colectivo».

¿Cómo se puede hacer un seguimiento de nuestra experiencia de asombro? En una entrevista para Scientific American, el autor principal del estudio, Paul Piff, propone que la gente trate de llevar un «diario del asombro» durante dos semanas y que cada día se empape de alguna situación que le produzca esa sensación, ya sea una puesta de sol o las plumas de un ave. «Cambiar el foco de atención hacia algo de una magnitud enorme va a hacer que pongamos nuestros problemas en perspectiva y que nos abramos a un mundo más amplio», señala.

Aunque han surgido voces que han expresado cierta ambivalencia frente al intento de descodificar una emoción como el asombro, que guarda relación con una sensación profunda de sorpresa y misterio, The Guardian reconoce el valor de esta investigación:

«La mayoría de nosotros pasamos gran parte de nuestras vidas intentando, de una forma u otra, poner el mundo en orden, hacer que la realidad sea algo predecible, explicable y llevadero. Por ello, seguramente no nos hará ningún mal que unos investigadores nos recuerden las enormes recompensas emocionales que aguardan a quienes se den cuenta de que nunca lo conseguiremos».

El asombro y la percepción del tiempo

Hace tres años, un estudio estableció un vínculo entre el asombro y la percepción del tiempo. Una serie de experimentos realizados en la Universidad de Stanford (Estados Unidos) revelaron que el sentimiento de asombro dilata la percepción del tiempo del que se dispone.

A través de tres pruebas distintas, los investigadores descubrieron que momentos de asombro artificialmente provocados (mediante vistas impresionantes, recorridos por la memoria e incluso anuncios de televisión impactantes) hicieron que los participantes percibieran que tenían más tiempo disponible.

Los investigadores señalaron que el asombro realmente llega a cambiar nuestra percepción subjetiva del tiempo, reduciendo su velocidad. Este efecto en la percepción tenía otros efectos en la toma de decisiones y en el bienestar: el estudio reveló que las personas sometidas a las pruebas se volvieron –al menos en el contexto de la investigación- más pacientes, menos materialistas y, como en el estudio actual, más propensas a ayudar a otros.

Asimismo, observar la belleza y sentir emociones positivas relacionadas con ella (como el asombro, la alegría o el placer) puede potenciar el sistema inmunitario, según un estudio de la Universidad de California en Berkeley (EE.UU.) publicado este año. Aunque no se sabe qué es primero, si la emoción o el proceso químico, o si es algo bidireccional, los científicos comprobaron que las personas que pasaban un día mejor tenían niveles más bajos de proteínas pro-inflamatorias.

Referencia bibliográfica:

Piff, Paul K.; Dietze, Pia; Feinberg, Matthew; Stancato, Daniel M.; Keltner, Dacher: Awe, the small self, and prosocial behavior. Journal of Personality and Social Psychology (2015). DOI: 10.1037/pspi0000018.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un nuevo mapa del universo revela más de 4,4 millones de galaxias 5 marzo, 2022
    Un espectacular mapa, elaborado por el radiotelescopio europeo LOFAR, muestra una imagen en alta resolución de una parte del universo.  Recoge más de 4,4 millones de galaxias, de las que un millón eran completamente desconocidas, que están a miles de millones de años luz de la Tierra.  
    Redacción T21
  • Rocas extrañas y el agua de mar habrían hecho habitable a la Tierra 4 marzo, 2022
    Una nueva teoría en torno a los primeros 500 millones de años de la Tierra indica que nuestro planeta pasó de ser una bola de fuego a una esfera repleta de vida gracias a rocas "extrañas" que interactuaron con el agua de mar de la manera correcta, para impulsar la existencia de materia biológica.
    Pablo Javier Piacente
  • El incendio en la central de Zaporiyia se produjo lejos de la zona nuclear 4 marzo, 2022
    El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) de España ha aclarado que el incendio que se declaró hoy en la central nuclear de Zaporiyia se produjo en un simulador alejado de la zona nuclear, como consecuencia del impacto de un misil. El incendio, sofocado por el personal de las instalaciones, no ha afectado a su funcionamiento. […]
    Efe/T21
  • Las estrellas de neutrones podrían confirmar que la energía oscura es solo una ilusión 4 marzo, 2022
    La primera simulación de una fusión de estrellas de neutrones binarias podría servir para comprobar que la energía oscura es solo una ilusión. Según los científicos, los datos indicarían que fenómenos como la expansión acelerada del Universo no se explicarían por la acción de la energía oscura, sino por algunas modificaciones aún desconocidas de la […]
    Pablo Javier Piacente
  • No hay tiempo para dormir la siesta en la naturaleza 4 marzo, 2022
    El estudio del sueño en una manada de babuinos salvajes revela que sacrificar el sueño para satisfacer demandas apremiantes es común en la naturaleza, e incluso que podría ser parte de nuestra historia evolutiva humana.
    Redacción T21
  • Descubren cómo "respira" una estrella de neutrones mientras deglute a su compañera 3 marzo, 2022
    Los científicos han descubierto que las estrellas de neutrones pueden emitir al mismo tiempo vientos cálidos y fríos, en diferentes longitudes de onda, mientras se “alimentan” del material de otra estrella. Es la primera vez que se advierte este comportamiento en estos objetos cósmicos extremos.
    Pablo Javier Piacente
  • El supuesto agujero negro más cercano a la Tierra en realidad no existe 3 marzo, 2022
    En 2020, un equipo de astrónomos informó que a solo 1.000 años luz de distancia de la Tierra, en el sistema HR 6819, se encontraba el agujero negro más cercano a nosotros. Ahora, una nueva investigación parece haber comprobado que en realidad no existe ningún agujero negro en esa zona del cosmos. El estudio previo […]
    Pablo Javier Piacente
  • Stonehenge funcionaba como calendario solar hace 4.500 años 3 marzo, 2022
    Stonehenge era un calendario solar hace 4.500 años: los megalitos representan 12 meses de 30 días, más un mes extra de cinco días y un día bisiesto cada cuatro años. Las semanas eran de 10 días y el año se iniciaba con el solsticio de invierno.
    N+1/T21
  • La ciencia española rompe su silencio sobre Ucrania 3 marzo, 2022
    El Ministerio de Ciencia está revisando la colaboración científica española con Rusia como consecuencia de la invasión de Ucrania, al mismo tiempo que tres instituciones científicas de referencia en España recomiendan que se suspenda esa colaboración. Las academias europeas y del Grupo de los Siete, así como destacados astrónomos mundiales, se suman a la condena […]
    Redacción T21
  • Los entornos complejos provocaron el avance de la creatividad humana 2 marzo, 2022
    Según un nuevo estudio, los avances del ser humano moderno durante la Edad de Piedra Media en el sur de África son solamente la "punta del iceberg" del período que forjó el desarrollo del cerebro y la creatividad humana. Al parecer, los olvidados y sacrificados pueblos que habitaron zonas desérticas más al norte habrían conseguido […]
    Pablo Javier Piacente