Tendencias21

Meditación para principiantes

Meditación para principiantes

Ficha Técnica

Título: Meditación para principiantes
Autor: Jack Kornfield
Edita: Editorial Kairós
Colección: Sabiduría Perenne
Traducción: David González Raga
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
Número de páginas: 118 pág
ISBN: 978-84-9988-134-8
Precio: 14,00 euros
Incluye CD

Inicialmente, este título puede llamar a confusión. Fundamentalmente, por el propio concepto de meditación. ¿Qué es meditación? Evidentemente, no es lo mismo hablar de meditación budista que de meditación ignaciana; tienen aspectos en común, pero difieren enormemente en sus objetivos y formas.

Este libro de Jack Kornfield está dedicado a la llamada meditación de la atención plena, el corazón de la meditación budista, el vipassana. Y está dirigido a cualquier persona que quiera abordar su práctica, mediante una serie de capítulos, sumamente inteligibles, conducentes a la meditación diaria.

Se inicia con una reflexión general sobre el antiguo arte de la meditación. ¿Qué es meditar? Pues contemplar, de un modo amable y bondadoso, nuestra vida y descubrir la manera de despertar y liberarnos; meditar es descubrir nuevas posibilidades y despertar la capacidad de vivir de un modo más sabio, amoroso, compasivo y pleno. En tal sentido, cualquier meditación que afiance la conciencia o la atención plena al cuerpo, los sentidos, la mente o el corazón es una buena meditación.

Ahora bien: aprender a meditar requiere disciplina y una práctica diaria. Y, en este caso, a ese fin conducen los ejercicios básicos más importantes recogidos en las páginas de esta obra. En concreto, ejercicios para alcanzar la meditación de la atención plena, una práctica que hace hincapié en la atención consciente, permitiéndonos cobrar una conciencia inmediata de nuestra experiencia en todos los ámbitos de nuestra actividad.

Tras esta exposición, que constituye el primer capítulo, el segundo pretende dar respuesta a la pregunta de por qué meditar. Lo hacemos para despertar a las leyes de la vida, para desembarazarnos de pensamientos e ideas y volver a establecer contacto con nuestro cuerpo y nuestros sentidos.

¿Nos aporta beneficios la práctica meditativa? A esta cuestión se dedica el capítulo tercero, exponiendo múltiples razones que la hacen recomendable. Así, por citar alguna, la meditación nos enseña a desidentificarnos de los inevitables altibajos de la vida y a vernos, de ese modo, menos afectados por los cambios, con independencia de que sean placenteros o dolorosos; también, relaja la tensión y cura el cuerpo; sosiega nuestra mente, abre amablemente nuestro corazón y estabiliza nuestro espíritu. Son solo algunos ejemplos de los beneficios que nos aporta.

Y tras estos capítulos introductorios, entra el autor en la propuesta de ejercicios concretos. El capítulo cuarto recoge la primera meditación, dedicada a contactar con la respiración; en él, aprenderemos a relacionarnos con nuestra respiración y nuestro cuerpo físico de un modo más atento, consciente, despierto.

La segunda meditación constituye el quinto capítulo, dedicado al trabajo con las sensaciones corporales. Se trata de incluir en ella, en la meditación, todas las sensaciones que afloran en el cuerpo, tanto las placenteras como las desagradables, molestas o dolorosas.

El trabajo con los sentimientos y con las emociones es el plan de la tercera meditación, capítulo sexto de la obra. Su objetivo es enseñarnos a permanecer, de manera compasiva, atenta y abierta, con los sentimientos y emociones más poderosos de nuestro ser.

Capítulo séptimo: Cuarta meditación, observación de los pensamientos. Pretende que cobremos conciencia de los recuerdos y de los planes o de cualquier otro producto momentáneo generado por la fábrica de pensamientos.

La meditación del perdón es la quinta y el capítulo octavo. Para el autor, el perdón es una de las habilidades clave de la vida espiritual; en ausencia de perdón, siempre estamos atrapados en el mismo círculo, a merced de la misma y repetitiva cantinela: quién hizo qué a quién.

La sexta meditación es la del amor altruista y el capítulo noveno. Se trata de una antigua práctica, mediante la cual, en palabras de Kornfield, “empezamos dirigiendo, de manera directa y consciente, la intención de nuestros corazones hacia nosotros, luego la orientamos hacia nuestros seres queridos y, finalmente, la expandimos hacia todos los seres del mundo”.

La comida meditativa es el título de la séptima meditación, capítulo décimo. ¿Por qué esta reflexión? Pues porque solemos estar tan ocupados hablando, mirando a nuestro alrededor, atendiendo a programas de la televisión, sumergidos en lecturas o divirtiéndonos que no nos damos la oportunidad de saborear la comida, de tomar conciencia de cuantos mensajes nos envían los alimentos que tomamos.

Y, al igual que con la comida, nos suele ocurrir con los paseos, por lo que la octava meditación y capítulo undécimo, se dedica al paseo meditativo. No se trata de distraernos o abstraernos en la contemplación de la naturaleza cuando caminamos por ella, sino centrar la atención en el simple hecho de caminar.

Una vez explicadas estas meditaciones y los ejercicios para practicarlas, mediante ejemplos muy vitales y con consejos para alcanzar buenos resultados, obviando las indudables dificultades que surgen en los inicios de la práctica meditativa, el autor nos ofrece dos últimos capítulos. El primero, que es el duodécimo de la obra, nos habla de la responsabilidad social de la meditación; tema muy oportuno, porque puede resultar engañosa la sensación de que la meditación es un acto que nos aísla del resto del mundo, de los seres que nos rodean; las reflexiones de este capítulo se encaminan a evitar esa impresión y a vincular la práctica de la meditación con nuestra vida cotidiana en el medio social en que vivimos.

Finalmente, el decimotercer y último capítulo lleva por título “El cultivo de la práctica cotidiana de la meditación”, título que explica perfectamente su contenido: se trata de una serie de consejos y recomendaciones muy detalladas para ayudarnos en el camino emprendido de la meditación.

El libro incluye un cd que, no cabe duda, constituye una excelente herramienta para iniciar, ya, una meditación.

Como se ve, se trata de una obra no extensa, que cumple de manera encomiable su objetivo, pues nos lleva de la mano en esos primeros tramos, no exentos de dificultades (también recogidas en la obra) de la práctica meditativa.

Índice

1. El antiguo arte de la meditación.
2. ¿Por qué meditar?
3. Los beneficios de la práctica meditativa.
4.Primera meditación: Conectar con la respiración.
5. Segunda meditación: El trabajo con las sensaciones corporales.
6. Tercera meditación: El trabajo con los sentimientos y las emociones.
7. Cuarta meditación: Observación de los pensamientos.
8. Quinta meditación: La meditación del perdón.
9. Sexta meditación: Meditación del amor altruista.
10. Séptima meditación: La comida meditativa.
11. Octava meditación: El paseo meditativo.
12. Meditación y responsabilidad social.
13. El cultivo de la práctica cotidiana de la meditación.

Meditación para principiantes

Notas sobre el autor

Jack Kornfield se formó como monje budista en Tailandia, Birmania e India. Es cofundador de la Insight Meditation Society, en Barre (Massachussets) y del Spirit Rock Meditation Center, en Woodacre (California). Es doctor en psicología clínica.

Ha sido uno de los maestros clave a la hora de introducir la práctica budista theravada en Occidente. Durante muchos años, su trabajo se ha centrado en integrar y dar vida a las grandes enseñanzas espirituales de oriente de un modo accesible a los estudiantes y a la sociedad occidentales.

Su obra incluye los libros Las enseñanzas del Buda, Un sendero con corazón, Después del éxtasis, la colada, Living Dharma y, en colaboración con Joseph Goldstein, Vipassana.

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario