Tendencias21

Los datos espectrales podrían acelerar el hallazgo de vida extraterrestre

Para confirmar la existencia de vida extraterrestre necesitamos detectar muchas más moléculas en la atmósfera de un planeta de las que se tienen en cuenta actualmente. Mediante los datos espectrales, la luz de un planeta puede brindarnos esa información: un nuevo estudio ha logrado precisar estos datos de 958 moléculas que podrían servir como firmas biológicas.

Científicos de la Universidad de Nueva Gales del Sur han desarrollado una base de datos espectrales correspondientes a 958 especies moleculares que contienen fósforo, que podrían ser vitales en el descubrimiento de vida extraterrestre. Sostienen que para confirmar la vida en otros planetas es imprescindible detectar una gran cantidad de moléculas, que acompañen el hallazgo inicial de una posible firma biológica. A través de los datos espectrales, la luz emitida por un astro puede aportar esa confirmación.

En función de los últimos adelantos tecnológicos en el camino por hallar vida extraterrestre, los científicos lograron demostrar cómo una detección inicial de una posible firma biológica debe ir seguida de la búsqueda de moléculas relacionadas. Esa sería la única manera de confirmar la presencia de alguna forma de vida en un planeta o exoplaneta.

Sin embargo, los especialistas sostienen que no es necesario viajar al espacio para buscar evidencia de vida extraterrestre, solamente observar adecuadamente: apuntando con un telescopio y hallando los datos espectrales correctos, la luz de un planeta puede indicar qué moléculas hay en la atmósfera de ese astro. En consecuencia, se podrían obtener los datos que deben complementar a la presencia de una primera sustancia que marque indicios de vida (biofirma o firma biológica).

La espectroscopia astronómica estudia precisamente el espectro de la radiación electromagnética, incluyendo la luz visible, que se emite desde estrellas y otros objetos celestes. Estos datos espectrales se pueden utilizar para averiguar diversas propiedades de estrellas y galaxias distantes, como por ejemplo su composición química y movimiento. En el mismo sentido, brindan información sobre los planetas y otros cuerpos que giran alrededor de las mencionadas estrellas.

Tema relacionado: Aumentan los signos de vida en el sistema solar.

Datos espectrales, vida extraterrestre y biofirmas

Según una nota de prensa, el equipo de astrónomos australianos utilizó algoritmos informáticos para producir una base de datos de códigos de barras espectrales infrarrojos, que corresponden a 958 especies moleculares que contienen fósforo, considerando la importancia de la fosfina como firma biológica. Los expertos sostienen que la fosfina es una firma biológica muy prometedora, porque solo se produce en concentraciones diminutas mediante procesos naturales.

Al mismo tiempo, aclararon que para confirmar la existencia de vida extraterrestre se requiere rastrear cómo se produce o consume la sustancia marcada como biofirma, por eso es imprescindible encontrar una mayor diversidad molecular. En el caso específico de la fosfina descubierta en la atmósfera de Venus en septiembre de 2020, los especialistas creen que es necesario hallar moléculas relacionadas para confirmar la existencia de vida primitiva unicelular.

Los investigadores concluyeron que su nuevo método podrá colaborar en la detección de firmas biológicas y acelerar esa búsqueda, mediante la observación de exoplanetas y el hallazgo de los mencionados datos espectrales, para posteriormente compararlos con la base de datos creada en torno a casi mil moléculas que podrían confirmar la existencia de vida extraterrestre.

Un enfoque novedoso

Para Laura K. McKemmish, una de las investigadoras responsables del estudio, «se trata de un enfoque científico novedoso para el seguimiento de la detección de biofirmas potenciales, y tiene relevancia para el estudio de la astroquímica dentro y fuera del Sistema Solar. La única forma en que podremos observar los exoplanetas y ver si hay vida allí es mediante el uso de datos espectrales recopilados por telescopios», indicó.

Además, destacaron en el estudio publicado en la revista Frontiers in Astronomy and Space Sciences que esta vía de investigación puede potenciarse notablemente en los próximos años, a partir de las nuevas tecnologías presentes en los telescopios de avanzada que ya están en funcionamiento o se habilitarán próximamente.

Referencia

Computational Infrared Spectroscopy of 958 Phosphorus-Bearing Molecules. Juan C. Zapata Trujillo, Anna-Maree Syme, Keiran N. Rowell, Brendan P. Burns, Chenoa D. Tremblay, Laura K. McKemmish et al. Frontiers in Astronomy and Space Sciences (2021).DOI:https://doi.org/10.3389/fspas.2021.639068

Foto: Billy Huynh en Unsplash.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario