Tendencias21
Los efectos cuánticos explicarían procesos vitales

Los efectos cuánticos explicarían procesos vitales

Los efectos cuánticos podrían explicar procesos vitales tan variopintos como la fotosíntesis, la respiración, la genética y la epigenética, la migración aviar o el olfato: la coherencia cuántica se da en organismos vivos, aunque no se sabe muy bien cómo. La biología cuántica busca respuestas.

Los efectos cuánticos explicarían procesos vitales

En el mundo de lo muy pequeño, el comportamiento de la naturaleza desafía a la física clásica y al sentido común.

La mecánica cuántica da cuenta de fenómenos desconcertantes, como que los entes microscópicos –un electrón, por ejemplo– pueden encontrarse en varios estados a la vez (superposición de estados) o atravesar obstáculos infranqueables para un objeto macroscópico (efecto túnel).

En este libro, el investigador del CSIC Salvador Miret describe los efectos cuánticos que podrían explicar procesos vitales tan variopintos como la fotosíntesis, la respiración, la genética y la epigenética, la migración aviar o el olfato.

“Aunque los mecanismos cuánticos que subyacen a estos procesos vitales están aún sujetos a debate, parece que no hay ninguna duda de que la mecánica cuántica está detrás de todos ellos y de muchos más. Si logramos entender mejor estos mecanismos, podremos diseñar computadores cuánticos a imagen y semejanza de los organismos vivos, prevenir y curar enfermedades mediante nuevas terapias cada vez más sofisticadas y mejorar nuestra calidad de vida a nivel energético y tecnológico”, afirma el autor.

Miret, actual director del Instituto de Física Fundamental del CSIC, destaca a Erwin Schrödinger como uno de los primeros científicos en relacionar la biología con la mecánica cuántica en su libro de 1944 titulado What’s Life?

En esta obra, de cuya publicación se cumple el 75 aniversario en 2019, el Nobel de Física lanzó una hipótesis provocadora para su época al plantear que en la herencia y las mutaciones debía de haber procesos cuánticos.

No obstante, hubo que esperar a 2007 para que un experimento de la Universidad de California sobre la fotosíntesis confirmara la existencia de mecanismos cuánticos en el ámbito de la vida.

Recorrido cuántico

El ensayo demostró que en las células fotosintéticas, los electrones de las moléculas de clorofila excitados por la luz solar recorren de forma cuántica el camino hasta el centro de reacción donde son almacenados.

“Hasta hace poco tiempo, se pensaba que este transporte electrónico tenía lugar completamente al azar dentro del bosque de moléculas de clorofila, con la consiguiente disipación o pérdida de energía. La imagen que mejor se ajusta a este transporte es el llamado caminante aleatorio: un borracho con su paso zigzagueante. Pero este mecanismo no encajaba con la extraordinaria eficiencia de la fotosíntesis”, apunta el investigador.

Las observaciones realizadas por el grupo de investigación de Graham Fleming revelaron que la excitación, en lugar de deambular de una molécula a otra, oscilaba entre los diferentes caminos o alternativas posibles.

El mecanismo concreto por el que se produce este proceso es aún objeto de debate, pero el hallazgo supuso el resurgimiento de la biología cuántica y desde entonces numerosos grupos de investigación de todo el mundo están llevando a cabo estudios sobre la implicación de esta disciplina en los organismos vivos.

Coherencia cuántica

Según Miret, la mayor dificultad de esta nueva área de investigación es “comprender cómo la coherencia cuántica puede mantenerse en un medio o entorno caliente, húmedo y turbulento como el que está presente en cualquier organismo vivo”.

La interpretación estándar de la mecánica cuántica establece que la interacción de un sistema cuántico con un aparato de medida o con el entorno hace que aparezca la decoherencia cuántica y que el mundo clásico emerja: las partículas dejan de estar en una superposición de estados y adoptan una de las posibles alternativas.

“Lo sorprendente es que [en los experimentos sobre la fotosíntesis] la duración de la coherencia cuántica ha llegado a medirse incluso en el rango de los picosegundos (1 picose­gundo = 10-12 segundos)”, enfatiza.

Además de dar cuenta de las hipótesis y evidencias que se han recogido hasta ahora sobre los efectos cuánticos que intervienen en diversos procesos vitales, el investigador del CSIC repasa algunos conceptos básicos de la mecánica cuántica, como los latidos cuánticos (oscilaciones), el entrelazamiento cuántico o la resonancia estocástica (situaciones en las que el ruido tiene un papel constructivo).

Tres grandes interrogantes

Asimismo, en las páginas finales se pregunta por tres grandes interrogantes de la ciencia, el origen del universo, de la vida y de la mente/consciencia, desde el reconocimiento de que las causas de estos hechos singulares quedan aún muy lejos de conocerse.

“Es como si en el proceso evolutivo, que sugiere un proceso continuo, de repente hubiera habido tres saltos de una importancia capital”, señala.

Por último, el epílogo incluye una muestra muy variada de investigaciones recientes relacionadas con los temas abordados en el libro, desde la búsqueda de exoplanetas a las investigaciones sobre el envejecimiento, pasando por los últimos avances en neurociencia.

“Mi intención es poner de manifiesto lo importante que son la investigación y sus aplicaciones, y concienciarnos de que la mecánica cuántica tiene mucho que decir en otros campos como, de alguna manera, ya apuntaba Schrödinger en su libro”, aclara el autor.

Los efectos cuánticos explicarían procesos vitales

Referencia

Título: Biología cuántica
Autor: Salvador Miret Artés
Editorial: Catarata. CSIC
Colección: ¿Qué sabemos de?
Materia: Divulgación científica
EAN 9788490977231
 ISBN 978-84-9097-723-1
Páginas: 144
Fecha publicación: 17-06-2019

2 comentarios

  • Sumamente interesante, en uun campo del que nunca había oído hablar:la mecánica cuántica, como base de la fotosíntesis, y de la vida.
    Gracias por subirlo.

  • Una incursión en la biología cuántica, que describe las relaciones(y dependencias) de los mecanismos biológicos, como la fotosíntesis de los árboles, y su eficiencia, al ser realizada mediante la mecánica cuántica, difuminada en todas las opciones posibles de vías para acumular energía, y colapsando en la más económica y eficiente, de gasto de energía, en el transporte, desde su origen, a su almacenamiento.

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una bacteria se transforma en un largo hilo para infectar células más rápidamente y crecer sin límites 7 febrero, 2022
    Una bacteria puede mutar su forma hasta convertirse en un interminable hilo y multiplicar por 100 veces su tamaño: de esta manera, logra infectar más células en menos tiempo. Es una virulenta variante de infección bacteriana que no se había identificado hasta el momento.
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan el primer agujero negro fuera de control en la Vía Láctea 7 febrero, 2022
    Por primera vez, un equipo internacional de científicos ha logrado detectar un agujero negro errante, solitario e inactivo en nuestra galaxia, a poco menos de 5.200 años luz de distancia de la Tierra. El misterioso objeto se mueve a través de la Vía Láctea a una velocidad de 45 kilómetros por segundo: los astrónomos confirmaron […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los abismos oceánicos están profusamente poblados de vida prístina 7 febrero, 2022
    Los abismos oceánicos triplican la diversidad microbiana de los niveles superiores de los mares terrestres, pero la mayor parte de esa vida es desconocida por la ciencia: lo revela el análisis de casi 1.700 muestras y dos mil millones de secuencias de ADN recogidas en todo el mundo.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El universo temprano estaba siete veces más caliente que el actual 7 febrero, 2022
    El universo temprano tenía una temperatura siete veces mayor que la actual, han comprobado los astrofísicos: utilizaron una nube de vapor de agua proyectada por una lejana galaxia para observar el estado del Universo en sus primeras etapas. Nueva puerta para el estudio de la energía oscura.
    Redacción T21
  • El cerebro es como una máquina del tiempo 6 febrero, 2022
    El cerebro actualiza cada 15 segundos la información que procede de los ojos para que podamos gestionar la vida cotidiana sin que caigamos en alucinaciones. Es como una máquina del tiempo que nos proporciona estabilidad visual.
    Redacción T21
  • Las ardillas tienen el secreto de los viajes al espacio profundo 5 febrero, 2022
    La pérdida de masa muscular que sufren los astronautas en el entorno de gravedad cero del espacio se puede subsanar replicando el mecanismo natural que usan las ardillas para hibernar y despertarse meses después en perfecto estado físico.
    Redacción T21
  • Las primeras células se agruparon de forma autónoma, tanto en la Tierra como en Marte 4 febrero, 2022
    La formación autónoma de poblaciones de protocélulas o células primitivas, utilizando la energía presente en superficies naturales, podría haber sido el punto de partida de una ruta que habría culminado en la transformación de entidades no vivas en organismos vivos, según un nuevo estudio. 
    Pablo Javier Piacente
  • El agua de la Tierra existía antes que surgiera nuestro planeta 4 febrero, 2022
    La composición química del agua que hoy disfrutamos en la Tierra y que es primordial para la vida existía desde mucho antes de la formación de nuestro planeta: se conformó gracias a depósitos de gas que incluían vapor de agua, en los primeros 200.000 años del Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Existe un mundo paralelo oculto? Un experimento con neutrones parece sugerirlo 4 febrero, 2022
    Un experimento desarrollado con neutrones en el reactor nuclear de Grenoble ha descubierto nuevos indicios de que las partículas que desaparecen inexplicablemente podrían haber emigrado a un universo paralelo. Y pueden volver al nuestro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las lunas podrían ser la clave para que los planetas alberguen vida 3 febrero, 2022
    Las lunas podrían ser un elemento crucial para que un planeta tenga la capacidad de albergar vida: según un nuevo estudio, los satélites naturales deben ser grandes en proporción al tamaño del planeta anfitrión, para que las posibilidades de hallar vida se incrementen.
    Pablo Javier Piacente