Tendencias21

Los espacios verdes urbanos mejoran las relaciones sociales

Los espacios verdes urbanos y los diseños urbanísticos mejoran el ánimo, la convivencia y la gestión ambiental de los ciudadanos. El impacto psicológico positivo es mayor cuando recorremos calles arboladas, jardines bien cuidados y pasos de peatones decorados.

Los espacios verdes urbanos mejoran las relaciones sociales

Un estudio de caso realizado por investigadores de la Universidad de Waterloo, en Canadá, ha descubierto que las intervenciones sencillas y económicas en el diseño urbanístico de las ciudades pueden aumentar el bienestar y las conexiones sociales entre los residentes.
 

Los espacios verdes y los colores empleados en el diseño urbano han sido asociados con niveles más altos de felicidad, una mayor confianza en los desconocidos y una mayor gestión medioambiental que en los lugares sin esas características.
 

«Las intervenciones de diseño urbano que estudiamos son relativamente simples y de bajo costo, pero muestran un gran potencial para mejorar la vida emocional y social de las personas», explica en un comunicado Hanna Negami, autora principal y candidata a doctora en neurociencia cognitiva. «Algo tan simple como añadir vegetación a un camino de hormigón o pintar un paso de peatones puede ayudar a enriquecer los espacios públicos urbanos».

Mejora de las conexiones sociales
 

Para el estudio, los participantes realizaron recorridos a pie por el barrio de West End de Vancouver y se les pidió que completaran un cuestionario a través de una aplicación para móviles (app) en seis etapas de un trayecto urbano.

El trayecto incluía espacios decorados con otros sin mejorar, por ejemplo una calle con espacios verdes y otra con solo hormigón, pasos de peatones que combinaban el estilo clásico de cebra con otro en el que los colores eran los del arco iris, y finalmente espacios verdes en los que uno estaba en estado salvaje y otro ajardinado.
 

Al analizar las respuestas de los participantes en cada uno de esos espacios, los investigadores comprobaron que la incorporación de zonas verdes en los entornos urbanos, así como de otras iniciativas creativas, favorecen las conexiones sociales entre los ciudadanos y ayudan a mitigar el aislamiento social. Los investigadores esperan que estos hallazgos ayuden a mejorar las experiencias de las personas que viven en ciudades.

“Sabemos que el diseño de una ciudad tiene un impacto psicológico directo y medible en sus ciudadanos”, apunta el profesor de Psicología Colin Ellard. «Hemos podido demostrar cómo se puede medir ese impacto y lo que nos puede decir sobre un diseño bueno y psicológicamente sostenible».
 

Referencia

Field analysis of psychological effects of urban design: a case study in Vancouver. H. R. Negami et al. Cities & Health, 9 January 2019. DOI: https://doi.org/10.1080/23748834.2018.1548257.

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario