Tendencias21

Los niños autistas olfatean igual lo agradable que lo desagradable

Los niños con autismo inspiran de la misma manera cuando huelen algo ‘agradable’ que cuando es ‘desagradable’, a diferencia de la mayoría de la gente. Así lo han comprobado científicos de Israel, que han estudiado el patrón olfativo de dos grupos de 18 niños, uno de autistas y otro control.

Los niños autistas olfatean igual lo agradable que lo desagradable

Investigadores de Israel han descubierto que las personas con trastorno del espectro autista (TEA) no cambian la fuerza con la que inspiran según huelan algo agradable o desagradable, como hace la mayoría de la gente. Los niños autistas inhalan de la misma manera, no importa cuán agradable u horrible sea el olor.

Los hallazgos, publicados en Current Biology, de Cell Press, sugieren que tests no verbales relacionadas con el olor podría servir como indicadores tempranos útiles del TEA, dicen los investigadores.

«La diferencia en el patrón de olfateo entre los niños con desarrollo típico y los niños con autismo era simplemente abrumadora», dice Noam Sobel, del Instituto de Ciencia Weizmann de Israel, en la nota de prensa de Cell Press, recogida por EurekAlert!

Pruebas anteriores indicaban que las personas con autismo tienen deficiencias en «modelos de acción internos», las plantillas del cerebro de las que dependemos para coordinar a la perfección nuestros sentidos y acciones. No estaba claro, sin embargo, que este deterioro fuera a aparecer en una prueba del patrón olfativo.

La prueba

Para averiguarlo, Sobel, junto con Liron Rozenkrantz y sus colegas, presentaron olores agradables y desagradables a 18 niños con TEA y 18 niños con desarrollo normal (17 chicos y 1 chica en cada grupo), y midieron sus respuestas olfativas. La edad promedio de los niños en el estudio era de 7 años.

Mientras que los niños típicos ajustaron su manera de oler a los 305 milisegundos de sentir un olor, los niños con autismo no mostraron dicha respuesta.

Esa diferencia entre los dos grupos de niños fue suficiente para clasificar correctamente a los niños con o sin un diagnóstico de TEA el 81% de las veces. Por otra parte, los investigadores informan de que las formas de oler más extrañas estaban relacionadas con síntomas de autismo también más severos, según criterios de disfunciones sociales -no motores-.

Aplicación

Los resultados sugieren que una prueba de olfato podría ser bastante útil, aunque los investigadores subrayan que su prueba no está lista todavía ni de lejos.

«Podemos identificar el autismo y su gravedad con una precisión significativa en menos de 10 minutos usando una prueba que es completamente no verbal y no implica hacer ninguna tarea», dice Sobel. «Esto abre la esperanza de que estos hallazgos formen la base para el desarrollo de una herramienta de diagnóstico que se pueda aplicar muy pronto, por ejemplo en niños pequeños de sólo unos pocos meses de edad. Tal diagnóstico precoz permitiría una intervención más eficaz.»

Los investigadores planean ahora comprobar si el patrón de respuesta olfativa que han observado es específico del autismo o si podría presentarse también en personas con otros problemas de neurodesarrollo. También quieren saber cómo de temprano en la vida podría ser utilizada la prueba.

Pero la pregunta más inmediata para Sobel es «si un impedimento olfativo está en el corazón de la disfunción social en el autismo».

Un ‘GPS’

Un estudio reciente, de la Universidad de California (EE.UU.), ha mostrado que el olfato ayuda a los humanos a navegar por el entorno.

Mediante un experimento en el que les taparon los ojos y el oído a una serie de participantes, los científicos observaron que basándose sólo en los olores, eran capaces de encontrar de nuevo un punto determinado en una habitación. Hasta ahora se pensaba que esta capacidad era exclusiva de los animales.

Referencia bibliográfica:

Rozenkrantz et al.: A Mechanistic Link between Olfaction and Autism Spectrum Disorder. Current Biology (2015). DOI: 10.1016/j.cub.2015.05.048

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Stonehenge funcionaba como calendario solar hace 4.500 años 3 marzo, 2022
    Stonehenge era un calendario solar hace 4.500 años: los megalitos representan 12 meses de 30 días, más un mes extra de cinco días y un día bisiesto cada cuatro años. Las semanas eran de 10 días y el año se iniciaba con el solsticio de invierno.
    N+1/T21
  • La ciencia española rompe su silencio sobre Ucrania 3 marzo, 2022
    El Ministerio de Ciencia está revisando la colaboración científica española con Rusia como consecuencia de la invasión de Ucrania, al mismo tiempo que tres instituciones científicas de referencia en España recomiendan que se suspenda esa colaboración. Las academias europeas y del Grupo de los Siete, así como destacados astrónomos mundiales, se suman a la condena […]
    Redacción T21
  • Los entornos complejos provocaron el avance de la creatividad humana 2 marzo, 2022
    Según un nuevo estudio, los avances del ser humano moderno durante la Edad de Piedra Media en el sur de África son solamente la "punta del iceberg" del período que forjó el desarrollo del cerebro y la creatividad humana. Al parecer, los olvidados y sacrificados pueblos que habitaron zonas desérticas más al norte habrían conseguido […]
    Pablo Javier Piacente
  • Usarán rayos cósmicos para "escanear" a la Gran Pirámide de Guiza 2 marzo, 2022
    Con el propósito de descubrir a fondo los detalles de su estructura interna, un grupo de científicos utilizará los avances en física de alta energía (HIP) para escanear la Gran Pirámide de Guiza con muones de rayos cósmicos. El monumento, fiel representante de la grandeza del período de esplendor de la civilización egipcia, es la […]
    Pablo Javier Piacente
  • La nostalgia es mucho más que añorar el pasado 2 marzo, 2022
    La nostalgia no solo puede aliviar el dolor físico, sino que también combate la soledad, mejora la resiliencia y potencia la creatividad de las personas. Genera optimismo, autoestima y afecto social.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La ciencia ucraniana está bajo los escombros de la guerra 2 marzo, 2022
    La ciencia de Ucrania ha quedado paralizada por la guerra, al mismo tiempo que el cerco a la ciencia rusa aumenta después de que el emblemático MIT suspendiera su colaboración con el pretendido Silicon Valley de Moscú. La ciencia española guarda silencio, mientras misiles rusos han impactado un depósito de residuos radiactivos en Kiev, sin […]
    Redacción T21
  • Un antiguo deslizamiento de tierra en el Mar Rojo podría desencadenar un futuro tsunami 1 marzo, 2022
    Un deslizamiento de tierra submarino, que probablemente provocó olas de 10 metros de altura que azotaron la costa egipcia hace aproximadamente 500 años, podría servir para predecir un futuro tsunami en Medio Oriente. Si ese sector de tierra se moviliza nuevamente, los modelos sugieren que podría desencadenar un segundo tsunami dos veces más grande que […]
    Pablo Javier Piacente
  • La primera luz que iluminó al Universo no provino del espacio 1 marzo, 2022
    Una señal interpretada como la primera luz que iluminó el cosmos en el llamado "amanecer cósmico" puede no haber provenido de los confines del Universo, según ha descubierto un nuevo estudio. En concreto, puede que ni siquiera se haya originado en el espacio: sería un error o una distorsión producida por el instrumento utilizado en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un sensor cuántico revoluciona la arqueología, la geología y la seguridad 1 marzo, 2022
    Un sensor cuántico puede dibujar con una precisión inédita el subsuelo terrestre: no solo localiza objetos y estructuras, sino que también predice terremotos y erupciones volcánicas en la décima parte del tiempo requerido por otras tecnologías.
    Redacción T21
  • Descubren los secretos de la muerte cerebral 1 marzo, 2022
    Una nueva investigación ha podido observar en directo por primera vez lo que pasa en el cerebro humano en el momento de la muerte: unas ondas cerebrales especializadas nos preparan en segundos la película de la vida que se ha relatado en las experiencias cercanas a la muerte.
    Eduardo Martínez de la Fe