Tendencias21

Los niños mienten cuando conocen bien a los demás

Según una nueva investigación, los niños que aprenden a razonar acerca de los estados mentales y pensamientos de otras personas son más propensos a usar el engaño para conseguir una recompensa. El estudio demuestra así una correlación entre la “teoría de la mente” en los niños y su tendencia a mentir: para engañar intencionadamente han de conocer a los demás. Por Irene Benito.

Los niños mienten cuando conocen bien a los demás

Una mentira es una falsa declaración realizada por alguien, además de un  mecanismo de defensa natural de nuestra especie, que cumple varias funciones como proteger la autoestima, el anhelo de ser aceptado y amado, evitar que nos juzguen, etc.
 
Pero, ¿por qué surge la capacidad humana de mentir? Todos los niños y niñas pequeños, en algún momento de su desarrollo, mienten. Sus mentiras pueden ser de diferentes tipos y debidas a diversas causas.

Algunas de ellas son naturales y apropiadas, ya que tienen que ver con el mundo de fantasía de los niños, y otras son mentiras intencionadas para librarse de algún castigo o conseguir algo. En todo caso son etapas comunes, pero debemos prestar atención a que éstas no se generalicen y se transformen en hábito.
 
Antes, hay que razonar
 
Un nuevo estudio publicado en la revista Psychological Science de la Association for Psychological Science (aps) de EEUU, revela que los niños a los que se les enseña a razonar acerca de los estados mentales o pensamientos de los demás son más propensos a usar el engaño para ganar una recompensa.
 
El hallazgo indica, por tanto, que el desarrollo de la “teoría de la mente” (TM), una capacidad cognitiva fundamental para muchas interacciones sociales, permitiría a los niños comprender el pensamiento de los demás  para engañarlos de forma intencionada.
 
“Decir una mentira con éxito requiere crear deliberadamente una creencia falsa en la mente del receptor al que se miente, y  la TM podría proporcionar una importante herramienta cognitiva para que los niños sean capaces de hacer algo así”, explican los investigadores en un comunicado de la aps. Por tanto, el estudio demuestra una correlación entre la “teoría de la mente” en los niños y su tendencia a mentir a los demás
 
La investigación sugiere asimismo que los niños comienzan a decir mentiras sobre los 2 ó 3 años de edad. Los hallazgos fueron realizados por los psicólogos
 Genyue Fu, de la Hangzhou Normal University de China, y Kang Lee, de la Universidad de Toronto en Canadá.

Escondite experimental
 
Para encontrar el vínculo entre la TM y la propensión a mentir, los investigadores llevaron a cabo un juego del escondite. En esta primera prueba, se mostró a los pequeños una selección de etiquetas y se les pidió que eligieran sus favoritas. Pero se les dijo que sólo podrían quedarse con el adhesivo en caso de lograr ganar 10 caramelos en un juego de escondite.
 
El juego consistía en que los niños ocultaran un caramelo en una de dos copas preparadas para la ocasión, al tiempo que el investigador mantenía los ojos cerrados. Cuando este abría los ojos, pedía al niño que le dijera el lugar donde se ocultaba el caramelo, y escogía esa copa. El niño sólo podía ganar cada caramelo solo si mentía sobre la ubicación de este al experimentador.
 
Un total de 42 niños sometidos al estudio nunca mintieron, en ninguno de los 10 ensayos que se realizaron. Estos niños fueron los seleccionados para continuar con el estudio. Tenían unos 3 años de edad.
 
 Tarea de falsos contenidos
 
A continuación, a todos ellos se les entrenó en la teoría de la mente con una tarea de «falsos contenidos» estándar, que consistió en mostrarles una caja de lápices y preguntarles qué pensaban que había dentro. Cuando se reveló que la caja realmente no contenía lápices, se pidió a los pequeños que razonaran sobre lo que otras personas podían pensar que había en la caja.
 
El objetivo de esta capacitación era enseñar a los niños que la gente puede conocer y creer cosas diferentes, es decir, a pesar de que los niños sabían el verdadero contenido de la caja, aprendieron que otras personas podían creer que la caja contenía lápices.
 
Esta tarea de aprendizaje fue realizada cada dos días, en un total de seis sesiones. Después, los investigadores probaron una vez más a los niños en el juego del escondite.
 
Se constató así que los niños que habían sido capacitados en la teoría de la mente también aumentaron la probabilidad de ganar en el juego del escondite, en comparación con otros niños de un grupo de control (que no habían sido entrenados con la tarea de la caja de lápices). La diferencia se mantuvo además durante un período de 30 días.

Implicaciones
 
Si bien los resultados no arrojan luz sobre los componentes específicos de entrenamiento que subyacen a este efecto, los investigadores creen que proporcionan evidencia concreta de una relación de causalidad entre la teoría de la mente y ciertos comportamientos sociales, como la mentira.
 
«Al aumentar su sensibilidad a los estados mentales (ajenos) y al hacerlos razonar sobre falsas creencias, capacitamos a los niños pequeños no sólo para aplicar rápidamente los conocimientos adquiridos para resolver un problema en una situación social, sino también para seguir haciéndolo un mes después», explican Lee y sus colaboradores.

«En conjunto, estos hallazgos sugieren que los niños no memorizaron mecánicamente lo que se les enseñó en las sesiones de entrenamiento de TM, sino que fueron capaces de consolidar este conocimiento y utilizarlo de forma adaptativa para resolver un problema social al que se enfrentaban», concluyen los científicos.

Referencia bibliográfica.
 
X. P. Ding, H. M. Wellman, Y. Wang, G. Fu, K. Lee. Theory-of-Mind Training Causes Honest Young Children to Lie. Psychological Science (2015). DOI: 10.1177/0956797615604628.

 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente