Tendencias21

Los pájaros cantores se parecen a los músicos humanos

Cuantas más canciones sabe un pájaro, más capaz es de manejar la música, al igual que los seres humanos. Un estudio internacional ha analizado el canto del verdugo gorginegro, una especie muy musical, y ha demostrado que se parece más al ser humano de lo que se pensaba.

Los pájaros cantores se parecen a los músicos humanos

El comportamiento melódico de algunos pájaros cantores es similar al de los músicos humanos. Esa es la conclusión presentada en un artículo publicado por un equipo internacional de investigadores, entre ellos David Rothenberg, profesor de filosofía y música en el Departamento de Humanidades del Instituto Tecnológico de Nueva Jersey (NIJT, EE.UU.), tal como se informa en un comunicado.

También han participado la City University of New York (CUNY), la Universidad Libre de Berlín (Alemania) y la Universidad de Macquarie (Australia).

El artículo se ha publicado en Royal Society Open Science, de la Real Sociedad de Londres para la Mejora del Conocimiento sobre la Naturaleza.

El verdugo gorginegro de varios colores, una especie muy musical, proporcionó una gran cantidad de datos interesantes para el análisis de Eathan Janney, doctorando del Departamento de Psicología en el Hunter College de CUNY.

Janney basa su análisis en años de datos recogidos y analizados también por la violinista y biomusicóloga Hollis Taylor, de la Universidad de Macquarie, que había publicado con anterioridad análisis muy detallados de canciones de este pájaro.

«Dado que las canciones de esta ave comparten muchos puntos en común con la música humana», dice Taylor, «esta especie posiblemente podría revolucionar nuestra forma de pensar sobre los valores fundamentales de la música.»

En el pasado, las afirmaciones de que los principios musicales son parte integral de los pájaros se han visto en gran medida con escepticismo y se consideraban una ilusión. Sin embargo, el extenso análisis estadístico y objetivo del nuevo trabajo demuestra que cuanto más complejo es el repertorio de un pájaro, mejor lleva este el ritmo, y mejor interactúa con otras aves que los que saben menos canciones.

El vídeo que acompaña esta noticia incluye una muestra de un solo del verdugo, así como otra canción de esta especie y de la urraca canora.

El co-autor Ofer Tchernichovski, profesor en el Departamento de Psicología de Hunter College, apunta que los verdugos «equilibran su rendimiento para mantenerlo en un punto óptimo entre el aburrimiento y la confusión.»

Constance Scharff, co-autora que dirige el laboratorio de comportamiento animal en la Universidad Libre de Berlín, dice que los verdugos gorginegros, «de forma no muy distinta de los músicos de jazz, juegan con sus canciones, equilibrando repetición y variación.»

Este hallazgo sugiere que tal virtuosismo musical puede significar algo más que la evolución de una manera de establecer el dominio territorial y facilitar el apareamiento. También puede ser una prueba de que la habilidad musical de las aves es precursora de la evolución de las múltiples dimensiones de la habilidad musical en los seres humanos.

Multidisciplinar

El artículo es el producto de una investigación multidisciplinar, relaizada por biólogos, neurólogos, músicos e ingenieros, entre ellos el co-autor Lucas C. Parra, miembro del Departamento de Ingeniería Biomédica de CUNY.

Rothenberg dice: «La ciencia y la música pueden tener diferentes criterios de lo que es la verdad, pero a veces es necesario ponerlos juntos para dar sentido a las bellas actuaciones que encontramos en la naturaleza.»

El investigador, que toca el clarinete y el saxofón, ha estudiado también las ballenas y las cigarras, y su relación con la música.

Referencia bibliográfica:

Eathan Janney, Hollis Taylor, Constance Scharff, David Rothenberg, Lucas C. Parra, Ofer Tchernichovski: Temporal regularity increases with repertoire complexity in the Australian pied butcherbird’s song. Royal Society Open Science (2016). DOI: 10.1098/rsos.160357

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Seguramente se producirán más erupciones en lugares como La Palma y Tonga 23 febrero, 2022
    Una investigación europea ha documentado que las diferencias de temperatura en el manto superior de la Tierra permiten anticipar qué volcanes entrarán en erupción, pero no en qué momento. El geofísico Javier Fullea, de la UCM, que participó en esa investigación, anticipa en esta entrevista que seguramente se producirán más erupciones en lugares como La […]
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Un tercer continente euroasiático existió hace 50 millones de años 23 febrero, 2022
    Balkanatolia era un continente que existió hace 50 millones años separado de Europa y Asia. Hace de 34 a 40 millones de años se unió con sus dos vecinos, allanando el camino para el reemplazo de los mamíferos europeos por mamíferos asiáticos.
    Redacción T21
  • El Telescopio Webb podría detectar civilizaciones alienígenas por su nivel de contaminación del aire 22 febrero, 2022
    El nuevo Telescopio Espacial James Webb podría ser capaz de identificar otras civilizaciones con avance tecnológico, a través de la detección de las "huellas" de su contaminación atmosférica, como por ejemplo la presencia de clorofluorocarbonos (CFC). Las tecnofirmas podrían finalmente resolver el misterio: ¿estamos solos en el Universo o existen otros mundos con civilizaciones tecnológicas?
    Pablo Javier Piacente
  • Una enorme llamarada que estalló desde el otro lado del Sol presagia futuras tormentas geomagnéticas 22 febrero, 2022
    Una colosal llamarada solar impactó con fuerza en el espacio hace pocos días: aunque en este caso no alcanzó a la Tierra por registrarse en el otro lado del Sol, podría presagiar futuras tormentas geomagnéticas que impacten en nuestro planeta cuando la región solar activa gire hacia nosotros.
    Pablo Javier Piacente
  • Egipto celebra hoy una alineación solar legendaria 22 febrero, 2022
    Egipto celebra hoy por todo lo alto la alineación solar con el templo de Abu Simbel, que ocurre dos veces al año: ilumina las estatuas de Ramses II, de Ra el dios del Sol, y de Amón rey de los dioses, dejando en la oscuridad a la estatua del dios Ptah por estar asociado a […]
    Redacción T21
  • El tambaleo de Marte, nuevo misterio para la ciencia 22 febrero, 2022
    La oscilación en el eje de rotación de Marte, recientemente detectada, representa un nuevo misterio para la ciencia que dos científicos españoles pueden tal vez aclarar: un nuevo modelo dinámico aplicable a la mecánica celeste encaja con el tambaleo observado en el planeta rojo.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La rapidez mental casi no cambia a lo largo de la vida 21 febrero, 2022
    Nuestra capacidad para resolver problemas rápidamente se mantiene prácticamente inalterable de los 20 a los 60 años de edad, según un nuevo estudio. La rapidez con la cual logramos procesar la información cognitiva inicia su declive sobre edades más avanzadas, permaneciendo estable durante décadas. 
    Pablo Javier Piacente
  • Identifican al primer asteroide con tres lunas 21 febrero, 2022
    Los astrónomos han comprobado que un asteroide descubierto en el siglo XIX en el cinturón de asteroides, y denominado 130 Elektra, tiene la mayor cantidad de satélites de cualquier cuerpo del cinturón principal, y que es el único sistema de asteroides cuádruple conocido en el Sistema Solar. Posee 260 kilómetros de diámetro y cuenta con […]
    Pablo Javier Piacente
  • Músicos y químicos usan el sonido para comprender mejor la ciencia de la vida 21 febrero, 2022
    Los músicos están ayudando a los científicos a analizar datos, comprender mejor el plegamiento de proteínas y hacer nuevos descubrimientos bioquímicos a través del sonido. Es más fácil escuchar sonidos que interpretar datos.
    University of Illinois/T21
  • El espacio provoca cambios profundos en el cerebro de los astronautas 21 febrero, 2022
    El cerebro de los astronautas que están medio año en el espacio reconfigura las conexiones de los centros sensoriomotores para adaptarse a los movimientos en condiciones de ingravidez. La neuroplasticidad funciona también en el espacio.
    N+1/T21