Tendencias21

Menos hambre en el mundo y el desafío de la prensa

Se suele decir que las buenas noticias interesan menos al público que las malas, y que por ello en los medios de comunicación abundan informaciones sobre desgracias y catástrofes, humanas o naturales. Afortunadamente, hay excepciones: el informe lanzado el 16 de septiembre por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura […]

Mario Lubetkin. Crédito: Cortesía del autor

Mario Lubetkin. Crédito: Cortesía del autor

Por Mario Lubetkin
ROMA, Sep 27 2014 (IPS)

Se suele decir que las buenas noticias interesan menos al público que las malas, y que por ello en los medios de comunicación abundan informaciones sobre desgracias y catástrofes, humanas o naturales.

Afortunadamente, hay excepciones: el informe lanzado el 16 de septiembre por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que registra una importante reducción del hambre en el mundo cifrada en cien millones de personas, tuvo una vasta difusión internacional con más de 2.000 artículos, publicados incluso en los más grandes medios.

Algunos de los artículos expresaron sorpresa sobre este avance contra el hambre puesto que existía un estado de opinión que suponía un aumento de la miseria y el hambre en el mundo.Para cantar victoria hacen falta más esfuerzos y mejor coordinación entre los mismos actores que ya han sacado de la miseria a millones de personas: gobiernos y organizaciones internacionales, los actores no estatales, la opinión pública y quien la informa, los medios de comunicación.

El éxito mediático correspondió a la importancia de la noticia, no solo por el avance en sí mismo, sino también porque revela la tendencia a una ulterior disminución del hambre.

En efecto, la reciente estimación de la FAO indica que la reducción global del hambre continúa. Para el período 2012-2014 se calcula el número de personas crónicamente desnutridas en 805 millones, cien millones menos que en la década precedente y 209 millones menos que en el período 1990-1992.

Un aspecto que no ha sido suficientemente analizado por los medios es que 63 países que ya han superado el primero de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de reducir el hambre a la mitad en el período 1990-2015, mientras son numerosos los países que aún tienen un año para alcanzar esa meta.

De hecho,  no obstante el progreso logrado, hay marcadas diferencias entre las distintas regiones.

África subsahariana es la región del mundo que más hambre padece y solo ha registrado modestos avances en los últimos años, ya que una de cuatro personas aún sufre de desnutrición. En varios países del norte de África, la situación es mucho mejor y los niveles de desnutrición son bajos.

En Asia, la región más poblada del planeta, se encuentra el mayor número de hambrientos, también con diferencias internas: pocas mejoras en Asia Meridional, buenos avances en Asia Oriental y en el Sudeste Asiático.

América Latina y El Caribe exhiben muy rápidos progresos, particularmente en el Sur del continente.

Naturalmente, una de las principales causantes de estos resultados es el estímulo de las políticas públicas, algunas originales y otras inspiradas en casos exitosos, como el programa Hambre Cero de Brasil.

Pero hemos visto que de la guerra contra el hambre solo se han vencido algunas batallas y aún tenemos por delante un largo camino.

Para cantar victoria hacen falta más esfuerzos y mejor coordinación entre los mismos actores que ya han sacado de la miseria a millones de personas: gobiernos y organizaciones internacionales, los actores no estatales, la opinión pública y quien la informa, los medios de comunicación.

Entonces, ¿cómo informar sobre estos procesos, cuya tendencia es claramente positiva para los destinos de la humanidad y no limitarse a publicar los datos que los informes de las organizaciones internacionales presentan sobre el estado de la situación?

La respuesta está exactamente allí, estos números no pueden ser leídos como un acontecimiento puntual sino como un proceso de cambios con múltiples actores, públicos y privados, para su cabal comprensión.

¿Por qué los medios no prestan más atención a estos temas que cada vez se ubican con más fuerza en la agenda global informativa? ¿Quién puede poner en duda que la seguridad alimentaria, las pérdidas por los desechos alimentarios, o las políticas de nutrición no sean asuntos de interés para la opinión pública internacional?

Somos conscientes de los gigantescos cambios que se están verificando en el campo de la comunicación, sumados a los efectos que la profunda y prolongada crisis económica asestó a numerosos medios.

Menos medios de comunicación escritos, diarios con menos páginas, menos periodistas en las redacciones, multiplicación de los medios digitales multimedia, dificultades de los periodistas en afrontar nuevos temas en profundidad por los límites de los procesos formativos de las universidades, son quizás algunos de los puntos que deben ser tomados en consideración en la presente situación.

Esto está planteado a la actual generación, pero sobre todo a las nuevas generaciones que tendrán la responsabilidad de informar más y mejor sobre estos temas.

En pocas semanas se presentará un nuevo desafío comunicacional, la Conferencia Internacional sobre Nutrición, la segunda después de 22 años, que se realizará en Roma, entre el 19 y el 21 de noviembre.

La convocatoria de la conferencia sostiene que comprometerse no es suficiente, es solo el comienzo. La Conferencia diseñará el marco para que los países puedan transformar su compromiso en acción y en impacto. No se pudo haber elegido una mejor oportunidad para esta Conferencia.

Este es el momento en el que los gobiernos están negociando la segunda serie de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, denominados los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que comenzará a aplicarse el año próximo, precisamente para erradicar el hambre y la miseria en el mundo.

Es evidente que también en este caso, no se trata solo de informar sobre el desarrollo de la Conferencia, sino asimismo de afrontar los grandes nudos de este debate estratégico para el crecimiento de sociedades más sanas y equilibradas, en el cual la responsabilidad pública de los gobiernos está llamada a jugar un rol determinante.

Mario Lubetkin es el director de Comunicación Corporativa de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Editado por Pablo Piacentini

Artículos relacionados

Fuente : http://www.ipsnoticias.net/2014/09/menos-hambre-en…

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan por primera vez materia oscura en un cúmulo galáctico 14 febrero, 2024
    La materia oscura identificada, detectada indirectamente en un cúmulo conformado por miles de galaxias, podría ayudar a los científicos a comprobar la existencia de una estructura a gran escala que se extiende por todo el Universo: de esta forma, un "andamiaje" de materia oscura atravesaría todo el cosmos y sería el sostén de innumerables galaxias, […]
    Pablo Javier Piacente
  • El primer implante cerebral de Neuralink en un humano está rodeado de misterio 14 febrero, 2024
    Existen dudas sobre si el primer implante cerebral a un humano, anunciado por Elon Musk el 29 de enero, se ha producido realmente, ya que todo está rodeado de falta de transparencia, ausencia de certificación científica, escasos detalles sobre su tecnología, sus métodos y sus resultados.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Descubren un fármaco de animación suspendida que imita la hibernación 14 febrero, 2024
    Descubren un fármaco de "animación suspendida" que imita la hibernación y podría mejorar el trasplante de órganos, asegurar la supervivencia ante lesiones traumáticas y facilitar los viajes espaciales de larga duración.
    Redacción T21
  • La muerte los llama y ellos se juntan 13 febrero, 2024
    Un experimento desarrollado en "granjas de cadáveres" permitió comprobar que la descomposición de cuerpos humanos y de otras especies atrae siempre a las mismas variedades de microorganismos y hongos, sin importar el clima, la estación del año o la ubicación en el globo. Un mejor conocimiento de esta comunidad "universal" de descomponedores permitirá importantes avances […]
    Pablo Javier Piacente
  • Una corriente oceánica fundamental para el equilibrio climático podría anticipar su colapso 13 febrero, 2024
    Los científicos han descubierto una señal de advertencia clave antes que una corriente crucial del Atlántico colapse y sumerja al hemisferio norte en un verdadero caos climático: la Circulación de Vuelco Meridional del Atlántico (AMOC) genera una liberación de calor que ayuda a mantener a Europa, y también en parte a América del Norte, más […]
    Pablo Javier Piacente