Tendencias21

Microbios genéticamente transformados acabaron con la vida en la Tierra

Investigadores del MIT han encontrado evidencias de que la mayor extinción masiva de la Tierra fue producida por unos microorganismos que emiten metano. Transformados genéticamente en el momento preciso, estos microbios provocaron con sus emisiones un cambio climático y la acidificación de los océanos, con consecuencias catastróficas. Ambas circunstancias se están reproduciendo en la actualidad como consecuencia de la acción humana. Por Yaiza Martínez.

Microbios genéticamente transformados acabaron con la vida en la Tierra

Los microbios Methanosarcina, género de microorganismos del dominio Archaea, producen un gas, el metano, conocido por ser uno de los gases que provoca el efecto invernadero, pero también porque constituye hasta el 97% del gas natural.

Aunque para ver a estos diminutos microorganismos hace falta un microscopio, podrían tener un poder de destrucción portentoso pues, según científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) (EEUU) esta especie habría causado la mayor extinción masiva acaecida en la Tierra, la Extinción masiva del Pérmico-Triásico (PT).

Hace 252 millones de años, el 95% de las especies marinas y el 70% de las especies de vertebrados terrestres de nuestro planeta desaparecieron. Hasta ahora, esta extinción global se había achacado a asteroides o a explosiones volcánicas, pero la causa podría estar en algo mucho más pequeño.

Los investigadores del MIT aseguran que las evidencias de este hecho son abundantes y generales. En aquella época, de manera repentina, se produjo un florecimiento explosivo de Methanorsacina en los océanos, lo que conllevó un lanzamiento a la atmósfera de enormes cantidades de metano. Y esto a su vez cambió radicalmente el clima y la química de los mares.

Los microbios no trabajaron solos, sino que los volcanes fueron sus cómplices. Por una parte, las Methanorsacina habían desarrollado una nueva capacidad, que les permitió utilizar una rica fuente de carbono orgánico; pero también aprovecharon un elemento para su eclosión, el níquel, emitido por un vulcanismo masivo en ese momento de la historia terrestre.

Tres conjuntos de evidencias

El MIT publica que estas conclusiones están basadas en tres conjuntos independientes de evidencias. Por un lado, existe una evidencia geoquímica que muestra un aumento exponencial del dióxido de carbono (CO2) en los océanos en la Extinción masiva del Pérmico-Triásico (PT).

Por otro lado, está la evidencia genética de un cambio en las Methanosarcina en aquel momento, que permitió a estos microbios convertirse en un importante productor de metano a partir de la acumulación del carbono orgánico presente en el agua.

Por último, los sedimentos analizados muestran un aumento repentino en la cantidad de níquel depositada exactamente en ese tiempo.

Los depósitos de carbono muestran que algo causó un repunte significativo de la cantidad de gases que contienen carbono -dióxido de carbono o metano- cuando se dio la extinción masiva. Algunos investigadores han sugerido que estos gases podrían haber sido expulsados por las mismas erupciones volcánicas que crearon los “traps siberianos”, una gran formación de roca volcánica originada durante la extinción masiva del Pérmico-Triásico.

Sin embargo, los cálculos realizados por el equipo del MIT han señalado que estas erupciones no resultaron suficientes como para explicar ese carbono observado en los sedimentos. Y, lo que es más importante, los cambios en el tiempo registrados en la cantidad de carbono no se ajustan al modelo volcánico.

«Una inyección inicial rápida del dióxido de carbono de un volcán sería seguido por una disminución gradual», explica Fournier. «En cambio, vemos lo contrario: un aumento rápido y continuo, lo que sugiere que hubo una expansión microbiana”.

Y añade: “El crecimiento de las poblaciones microbianas es de los pocos fenómenos capaces de aumentar la producción de carbono de manera exponencial y muy rápida”.

La clave genética

El análisis genómico de la Methanorsacina ha arrojado luz sobre lo que en realidad sucedió: Estos microorganismos adquirieron un medio particularmente rápido de toma de metano, gracias a la transferencia de genes de otro microbio, una transferencia que se produjo más o menos a finales del Pérmico.

Esta adquisición genética permitió que los microbios se expandiesen de manera exponencial con el consumo veloz de la gran reserva de carbono orgánico que encontraban en los sedimentos oceánicos.

Pero las Methanorsacina no habrían sido capaces de proliferar tan prodigiosamente si no hubiesen contado con la suficiente cantidad de nutrientes minerales adecuados.

En este caso, fue el níquel, algo que se ha demostrado gracias al análisis de sedimentos de China, en los que se refleja el aumento drástico de este elemento tras las erupciones de Siberia que, ya se sabía, produjeron algunos de los depósitos más grandes del mundo de níquel. Esto proporcionó el combustible para el crecimiento explosivo de la Methanosarcina.

Consecuencias catastróficas en el pasado… ¿y en el futuro?

Todo este proceso conllevó las siguientes consecuencias: La explosión de metano, provocada por los microbios, habría incrementado los niveles de dióxido de carbono en los océanos, lo que resultó en una acidificación de las aguas, similar a la acidificación que podría ocasionar el cambio climático inducido por el hombre.

De hecho, se ha calculado ya que las emisiones sin control de CO2 como consecuencia de las actividades humanas están provocando una alteración del grado de acidez del mar que podría acabar con los ecosistemas hoy conocidos.

Según el último estudio realizado sobre calidad de las aguas por el Programa Internacional Geosfera-Biosfera, presentado en noviembre de 2013 en Polonia, de momento la acidificación oceánica podría hacer desaparecer al 30% de las especies marinas en 75 años. Además, si no cambian las tendencias de la contaminación antropogénica, este efecto habrá aumentado un 170% a finales de este mismo siglo.

Otros estudios han señalado asimismo que la acidificación de los mares se está produciendo en la actualidad de una manera más rápida que en cualquier otro momento de la historia terrestre. Los microorganismos nos muestran, por tanto, hasta qué punto el problema del cambio climático demanda ya una solución acuciante, tal y como han asegurado los expertos del IPCC en su informe más reciente.

Sobre las extinciones masivas

Una extinción masiva es un período en el cual desaparece un número muy grande de especies. La extinción masiva más conocida de la historia de nuestro planeta tuvo lugar hace 65 millones de años, y provocó la desaparición de los dinosaurios.

Las otras tuvieron lugar hace 444 millones de años, 360 millones de años, 252 millones de años y 210 millones de años. Como se ha dicho, la más grave fue la de hace 252 millones de años, ya que provocó la desaparición del 53% de las familias biológicas marinas, el 84% de los géneros marinos y aproximadamente el 70% de las especies terrestres (incluyendo plantas, insectos y vertebrados).

Algunos especialistas piensan que estamos a las puertas otra extinción masiva, que será causada por el ser humano que, en su crecimiento, recorta las posibilidades biológicas y la diversidad natural. Al mismo tiempo, sin embargo, es la única especie con la capacidad de corregir este impacto humano sobre la naturaleza.

Referencia bibliográfica:

Daniel H. Rothman, Gregory P. Fournier, Katherine L. French, Eric J. Alm, Edward A. Boyle, Changqun Cao, y Roger E. Summons. Methanogenic burst in the end-Permian carbon cycle. PNAS (2014). DOI: 10.1073/pnas.1318106111.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente