Tendencias21
Aunque miremos la misma cosa, no todos vemos siempre lo mismo

Aunque miremos la misma cosa, no todos vemos siempre lo mismo

Las personas no tienen siempre la misma percepción de las cosas que vemos: una huella visual que se origina en el cerebro marca grandes diferencias con respecto a lo que ven los demás.

Investigadores de la Universidad de California en Berkeley han descubierto que los seres humanos presentan grandes diferencias sobre como perciben visualmente las cosas del mundo. Literalmente las personas ven de manera diferente hasta en los casos más simples, como por ejemplo la ubicación de una taza de café sobre una mesa.

El descubrimiento podría ser vital en áreas como la medicina o la tecnología, en las cuales se requiere máxima precisión en determinados contextos. De acuerdo a una nota de prensa, los científicos descubrieron que las diferencias visuales no solamente se dan entre distintas personas, sino también al variar el propio campo de visión individual.

Aunque se piensa habitualmente que lo percibido se corresponde exactamente con las características del mundo físico, los especialistas norteamericanos han determinado que cada persona posee una especie de “huella visual”, con condiciones peculiares y muchas veces marcando grandes diferencias con respecto a lo visualizado por otros.

Los experimentos y análisis realizados también demuestran que existen grandes variaciones en la percepción visual cuando se modifica el campo de visión de la persona, dejando en claro que podemos ver de manera diferente una misma cosa en función de nuestra situación y ubicación.

Una huella visual con origen cerebral

El enfoque de este estudio partió de una pregunta sencilla: ¿podrían dos personas estar totalmente de acuerdo en cuanto a la posición de una taza de café sobre una mesa? Luego de los trabajos realizados quedó claro que la respuesta sería negativa: las personas han aprendido a ubicar la taza y a tomarla por efecto de la práctica cotidiana, pero en realidad la percepción visual de su localización es muy diferente en cada caso.

El desarrollo de la investigación incluyó pruebas de localización visual y percepción del tamaño, entre otros indicadores analizados por los científicos. Los resultados marcaron grandes diferencias en cuanto al rendimiento visual y a lo percibido por cada persona, como así también en las distintas áreas del campo visual de los mismos individuos.

Los expertos efectuaron un mapeo de los datos obtenidos, para poder determinar una “huella visual digital” de cada participante y mostrar con claridad la distorsión perceptiva que se observa. Según los científicos, los resultados muestran que las variaciones visuales se originan en el cerebro, aunque será necesario profundizar en nuevas investigaciones para hallar la base neuronal de este comportamiento.

Múltiples campos de aplicación

Las aplicaciones de este hallazgo son muy importantes, porque actividades como la cirugía médica, el desarrollo de dispositivos informáticos de escasas dimensiones o incluso la conducción de vehículos terrestres y aeronaves requieren de una máxima precisión visual. Una mínima distorsión podría generar una muerte, una falla técnica o un accidente.

En el mismo sentido, los investigadores destacaron el caso de las actividades deportivas como el tenis o el fútbol, que aunque no sean esenciales como los ejemplos anteriores también poseen una fuerte implicancia social. Mínimas diferencias visuales en una acción concreta pueden modificar los fallos de jueces y árbitros, cambiando drásticamente el curso de una competencia.

En definitiva, queda claro que nuestras diferencias de percepción exceden el campo de las áreas subjetivas como la política o la religión, observándose de manera concreta y literal en aquello que vemos.

Referencia

Idiosyncratic perception: a link between acuity, perceived position and apparent size. Zixuan Wang et al. Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences (2020).DOI:https://doi.org/10.1098/rspb.2020.0825

Enlace complementario al estudio.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

2 comentarios

  • Ya en el año 1975 la Psicología del Humanismo Universalista (o Nuevo Humanismo) desarrollado por Silo y su grupo de estudio, dio cuenta de que la percepción y la representación son subjetivas. Es una alegría ver el avance de la ciencia en la medición de ello. Sin embargo me parece que la presentación, a modo de «descubrimiento», deja mucho que desear. La interpretación de los resultados y a las conclusiones que llegan me parece de un nivel muy básico y sin profundidad. Quizás se deba al desconocimiento del descubrimiento (este si que fue real) de la consciencia humana en su integridad, en donde se describe con precisión la función importantísima con que cumple la imagen en el ser humano. Además el modus operandi empleado, si es como dice el artículo, es de dudoso rigor científico, si lo que se buscó es dar cuenta de la percepción versus la imaginación. No consideró el espacio en donde se dan las imágenes, ni el papal de la representación en la percepción. Y lo insólito, es que generalice el funcionamiento sin considerar a las imágenes en los distintos niveles de consciencia. Por ejemplo, En el nivel de sueño paradojal (con imágenes), en donde todo es representación, estas se puedan dar con mucho detalle y tan vivas (o más) que en la percepción. Así, hacer mención de una generalización de estos mecanismos de consciencia mediante un estudio básico e incompleto, a mi ver, es un grave exceso, que además, agrega confusión a la confusión en los tan intrincados e incompletos conocimientos que tenemos aun sobre nuestro cerebro.

RSS Lo último de Tendencias21

  • Partículas invisibles de polvo cósmico habrían propagado la vida por toda la Vía Láctea 20 febrero, 2024
    Una nueva investigación sostiene que el polvo cósmico podría ser responsable de la propagación de la vida por toda la galaxia, mediante un proceso conocido como panspermia. Esta no es una idea nueva, pero en este trabajo se ha calculado qué tan rápido podría suceder: gracias a la presión de la radiación solar, pequeños granos […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un misterioso encuentro cósmico modificó la órbita de la Tierra hace millones de años 20 febrero, 2024
    Alrededor de 56 millones de años atrás, en el límite entre el Paleoceno y el Eoceno, la temperatura de la Tierra se elevó hasta 8 grados Celsius. Una nueva investigación postula que un encuentro superficial entre el Sistema Solar y otra estrella podría haber cambiado la órbita de la Tierra, con la intensidad suficiente como […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un antibiótico que puede superar a muchas cepas de bacterias resistentes 20 febrero, 2024
    Investigadores de la Universidad de Harvard han creado un antibiótico que puede superar muchas bacterias resistentes a los medicamentos. Estas cepas se han convertido en una amenaza mortal y creciente para la salud mundial.
    Redacción T21
  • Los satélites espía proporcionan información sobre los cambios históricos en los ecosistemas 20 febrero, 2024
    Más de un millón de imágenes desclasificadas de antiguos programas de espionaje estadounidenses podrían utilizarse para la investigación y conservación ecológica, a partir de los recientes avances tecnológicos en el procesamiento y análisis de imágenes. Llamamiento científico para aprovechar esta oportunidad.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Algunos virus antiguos moldearon nuestros cuerpos y cerebros 19 febrero, 2024
    Los virus antiguos que infectaron a los vertebrados hace cientos de millones de años desempeñaron un papel fundamental en la evolución de nuestros cerebros avanzados y cuerpos de gran tamaño, según un nuevo estudio. De acuerdo a los científicos, una secuencia genética adquirida de retrovirus es crucial para la producción de mielina, y ese código […]
    Pablo Javier Piacente
  • Las minilunas podrían transformarnos en una especie interplanetaria 19 febrero, 2024
    "Minilunas" aún no descubiertas pueden orbitar la Tierra: teniendo en cuenta su proximidad a nuestro planeta, estos pequeños cuerpos serían excelentes herramientas para potenciar la exploración espacial. En concreto, algunos científicos creen que estos diminutos satélites podrían permitir a la humanidad explorar con mayor facilidad el Sistema Solar, establecerse como una especie interplanetaria y vivir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean un robot con el cerebro de un insecto 19 febrero, 2024
    Investigadores europeos han desarrollado un robot que puede moverse como un insecto. Le integraron un modelo de la actividad neuronal que se mueve de la misma forma que lo hacen los insectos para navegar eficientemente en cualquier entorno, sin tener capacidad de aprendizaje.
    Redacción T21
  • ¿La cognición sería una función de onda? 19 febrero, 2024
    Las ondas cerebrales desempeñan un papel crucial para la formación de la memoria, de la misma forma que las ondas cuánticas estructuran las neuronas que posibilitan la cognición. Una nueva investigación sugiere que memoria y consciencia podrían formar parte de esa dinámica, aunque a escalas muy diferentes.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los simios también tienen sentido del humor 18 febrero, 2024
    Cuatro especies de grandes simios empiezan a burlarse de los demás en broma en edades tan tempranas como los humanos. Sus burlas son provocativas, persistentes y se caracterizan por elementos sorprendentes y divertidos. Llevan así 13 millones de años.
    Redacción T21
  • Hasta el pequeño cerebro de una hormiga desarrolla tareas complejas 17 febrero, 2024
    Las hormigas del desierto encuentran su camino durante una fase temprana de aprendizaje con la ayuda del campo magnético de la Tierra. El proceso de aprendizaje asociado deja huellas claras en su pequeño cerebro, capaz de asumir tareas complejas con menos de un millón de neuronas.
    Eduardo Martínez de la Fe