Tendencias21
Nuevas antenas inflables para satélites del tamaño de una caja de zapatos

Nuevas antenas inflables para satélites del tamaño de una caja de zapatos

Los CubeSats son satélites muy baratos con un volumen de un litro y un peso de no más de un kilo. Pero tienen una pega: no pueden portar grandes antenas y, por tanto, emitir señalas desde muy lejos. Investigadores del MIT han ideado una fórmula para solucionar este problema: unas antenas que se hinchan gracias a unos polvos que pasan de sólido a gas al entrar en contacto con las bajas presiones del espacio. Por Marta Lorenzo.

Nuevas antenas inflables para satélites del tamaño de una caja de zapatos

Los satélites se hacen cada vez más pequeños. Ya los hay del tamaño de una caja de zapatos: son los CubeSats‎, que tienen un volumen de un litro, un peso de no más de un kilo y son construidos habitualmente con elementos y componentes comerciales.

Por eso, estas máquinas están volviendo la exploración especial más barata y accesible, además de porque pueden ponerse en órbita con menos coste que los satélites tradicionales.

Sin embargo, los CubeSats tienen una pega: la limitación del tamaño de sus antenas condiciona notablemente su rango de comunicación y, por tanto, limita también el tipo de misiones que estos aparatos pueden llevar a cabo.
Para vencer este obstáculo, un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), en EEUU, ha ideado una antena hinchable que puede doblarse en el interior de un espacio compacto e inflarse una vez que el satélite se encuentre ya en órbita.

Según publica el MIT en un comunicado, el sistema permitiría aumentar de manera significativa las comunicaciones de los satélites.

Por un lado, gracias a que las antenas inflables amplificarían significativamente las señales de radio, para que los CubeSats puedan transmitir datos a la Tierra a mayor ritmo.

Por otra parte, la distancia que puede ser cubierta por un satélite equipado con una antena inflable sería siete veces mayor que la de un CubeSat corriente. Según sus autores, con estas antenas, los satélites podrían transmitir desde la Luna, e incluso desde más lejos.

“El sistema hinchable constituye una de las soluciones más baratas y económicas para el problema de las comunicaciones”, aseguran. El avance ha aparecido detallado en la revista Acta Astronáutica.

Unos polvos casi “mágicos”

La idea de la antena hinchable no es nueva. De hecho, experimentos espaciales anteriores ya habían probado con éxito estos diseños, aunque principalmente con grandes satélites.

En estos otros casos, voluminosas antenas se inflan con un sistema de válvulas de presión, una vez que el satélite se encuentra en el espacio. Pero dicho sistema –pesado y engorroso- no puede sumarse a un CubeSat, por meras razones de espacio.

Por otro lado, estos pequeños satélites a menudo son lanzados como carga útil a bordo de cohetes con otras misiones científicas, y las válvulas de presión pueden explosionar, poniendo en riesgo las misiones.

La alternativa ideada por el equipo del MIT es más ligera y segura: está basada en un polvo para sublimación, un compuesto químico que pasa de polvo sólido a gas cuando es expuesto a una presión baja.

Este “efecto mágico” puede desencadenarse en el espacio, donde “la diferencia de presión provocaría una reacción química que hace que el polvo se sublime, pasando del estado sólido al gas; y que infle la antena”, explica Alessandra Babuscia, directora de la investigación.

Mejora de transmisiones

Babuscia y sus colaboradores construyeron dos prototipos de antenas –uno cónico y otro cilíndrico-, cada una de un metro de ancho; con politereftalato de etileno (PET), un tipo de plástico muy usado en envases de bebidas y textiles.

Los científicos determinaron cómo doblarlas de la forma más eficiente posible: consiguieron así empaquetarlas en un espacio de 10 centímetros cúbicos dentro de un CubeSat, junto a unos gramos de ácido benzoico, que es un tipo de polvo para sublimación.

Después, el equipo probó el hinchado de las antenas en una cámara de vacío del MIT, en cuyo interior la presión se bajó hasta niveles similares a los del espacio exterior. Ocurrió como estaba previsto: el polvo se convirtió en gas e infló ambas antenas hasta que éstas alcanzaron la forma deseada.

La medición de las propiedades electromagnéticas de cada antena –que indican su capacidad de transmitir datos- demostró que éstas transmitían mejor (10 veces más rápido y siete veces más lejos) que las antenas para CubeSat ya existentes.

Por último, los científicos también probaron la resistencia de las antenas al impacto de éstas con micrometeoros, y la consecuente aparición de agujeros en su material. Los resultados demostraron que la vida útil de la antena inflable para CubeSat podría ser de un par de años, a pesar de las perforaciones.

Referencia bibliográfica:

Alessandra Babuscia, Benjamin Corbin, Mary Knapp, Rebecca Jensen-Clem, Mark Van de Loo, Sara Seager. Inflatable antenna for cubesats: Motivation for development and antenna design. Acta Astronautica (2013). DOI: 10.1016/j.actaastro.2013.06.005.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Los colores que vemos viven en nuestros ojos, nuestro cerebro, nuestra cultura y el entorno 2 noviembre, 2022
    El color está en los ojos y el cerebro del espectador: la forma en que vemos y describimos los tonos varía ampliamente entre las personas por múltiples razones. Según un nuevo estudio, estas variaciones están determinadas por variables como nuestra estructura ocular individual, la forma en que nuestro cerebro procesa las imágenes, qué idioma hablamos […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los agujeros negros en estado cuántico rompen los límites de lo extraño 2 noviembre, 2022
    El Universo nos está revelando que siempre es más extraño, misterioso y fascinante de lo que la mayoría de nosotros podríamos haber imaginado: un nuevo estudio ha descubierto que los agujeros negros, afectados por el fenómeno de superposición cuántica, pueden tener masas muy diferentes al mismo tiempo: extrapolando esta idea a una persona, significaría que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Pistas químicas resuelven uno de los misterios de los violines Stradivarius 2 noviembre, 2022
    Unas pistas químicas han resuelto uno de los misterios que convierten a los Stradivarius en los mejores violines del mundo: la madera contiene un tratamiento a base de proteínas que podría influir en el sonido del instrumento, dándole su inconfundible claridad.
    CERIC/T21
  • Las matemáticas descubren cuál es la mejor defensa para un equipo de fútbol 2 noviembre, 2022
    Físicos argentinos han desarrollado un modelo informático fabricado con imágenes reales de partidos de fútbol que calcula la mejor defensa para un equipo: lo que marca la diferencia no es la cooperación para los pases, sino la distancia entre los jugadores.
    N+1/T21
  • Identifican en Marte el impacto de meteorito más grande registrado en el Sistema Solar 1 noviembre, 2022
    Un seismo que sacudió el planeta rojo en 2021 fue el resultado del impacto de un meteorito masivo, según revelaron los científicos de la NASA. Se trata del impacto de meteorito más grande registrado hasta hoy en todo el Sistema Solar: el cráter producido mide 150 metros de ancho y 21 metros de profundidad. Al […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren un enorme asteroide potencialmente peligroso para la Tierra 1 noviembre, 2022
    Un asteroide cercano y potencialmente peligroso es el más grande identificado en los últimos 8 años, según los investigadores. Con casi un kilómetro y medio de ancho, desarrolla una órbita que, en el futuro, podría acercarlo lo suficiente a la Tierra como para plantear un grave problema y poner a prueba los sistemas de defensa […]
    Pablo Javier Piacente
  • Podría haber 4 quintillones de objetos extraterrestres en nuestro sistema solar 1 noviembre, 2022
    En nuestro sistema solar podría haber hasta 4 quintillones de objetos tecnológicos extraterrestres. La mayoría serían muy pequeños para ser detectados, pero otros podrían ser como el misterioso Oumuamua, según astrónomos de Harvard.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los científicos chillan: nos estamos quedando sin futuro 1 noviembre, 2022
    La rebelión científica está viviendo una escalada de acciones que advierte del triste final que espera a nuestra civilización si seguimos mirando hacia otro lado ante la crisis planetaria: la indiferencia social, el negacionismo de los intereses creados y la inconciencia de las instituciones, nos están dejando sin futuro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Marte tuvo un océano en su hemisferio norte 31 octubre, 2022
    Los científicos descubrieron en Marte más de 6.500 kilómetros de crestas fluviales, que son probablemente deltas de ríos erosionados o cinturones de canales submarinos: los restos de una antigua costa marciana, en torno a un océano o un gran mar que habría existido en el planeta rojo hace aproximadamente 3.500 millones de años, y que […]
    Pablo Javier Piacente
  • La Luna nunca se separará de la Tierra, aunque se aleja progresivamente 31 octubre, 2022
    Un nuevo estudio que analizó las capas de roca en un parque australiano ha descubierto que la Luna estaba 60.000 kilómetros más cerca de la Tierra hace 2.500 millones de años, y que, aunque se está alejando de nuestro planeta 3,8 centímetros por año, nunca se separará de la Tierra.
    Pablo Javier Piacente