Tendencias21

Plutón podría tener un océano muy salino bajo su superficie

Plutón tiene bajo su superficie un océano de agua de 100 kilómetros de espesor, y un 30% de salinidad -similar al Mar Muerto-, bajo su superficie. Así lo creen investigadores de EE.UU., que han desarrollado modelos informáticos para explicar por qué el cráter con forma de corazón Sputnik Planum tiene más masa de lo que sería lógico. Un océano interior es la explicación más plausible.

Plutón podría tener un océano muy salino bajo su superficie

En febrero, científicos de la NASA que analizaron la topografía de la luna Caronte, de Plutón, afirmaron que sus brechas y valles implican que pudo tener un océano bajo su superficie que se congeló y expandió, provocando fracturas en su superficie.

También basándose en datos de la nave espacial New Horizons de la NASA, que pasó por Plutón el año pasado, se han ido acumulando pruebas de que el plutoide puede tener un océano líquido debajo de su corteza helada. Ahora, mediante el modelado de la dinámica del impacto que creó un enorme cráter en la superficie de Plutón, un equipo de investigadores ha realizado una nueva estimación de cómo de gruesa podría ser esa capa líquida.

El estudio, dirigido por el geólogo de la Universidad Brown (Rhode Island, EE.UU.) Brandon Johnson y publicado en Geophysical Research Letters, encuentra una alta probabilidad de que haya más de 100 kilómetros de agua líquida bajo la superficie de Plutón. La investigación también ofrece una pista sobre la composición de ese océano, sugiriendo que es probable que tenga un contenido de sal similar al del Mar Muerto.

«Modelos térmicos del interior de Plutón y pruebas tectónicas encontradas en la superficie sugieren que puede existir un océano, pero no es fácil de deducir su tamaño o cualquier otra cosa al respecto», dice Johnson, que es profesor ayudante del Departamento de Ciencias Planetarias, de la Tierra y el Medio Ambiente de Brown. «Hemos sido capaces de poner algunas restricciones en su espesor y obtener algunas pistas sobre su composición», dice, en la web de la universidad.

La investigación se centró en Sputnik Planum, una cuenca de 900 kilómetros de diámetro que conforma el lóbulo occidental de la famosa figura en forma de corazón que se puso de manifiesto durante el sobrevuelo de New Horizons. La cuenca parece haber sido creada por un impacto, probablemente por un objeto de 200 kilómetros de diámetro o más grande.

La historia de cómo se relaciona la cuenca con el presunto océano de Plutón comienza con su posición en el planeta en relación con Caronte -la luna más grande de Plutón-. Plutón y Caronte tienen un anclaje mareal mutuo, lo que significa que siempre se muestran entre sí la misma cara mientras giran.

Sputnik Planum se encuentra directamente en el eje de mareas que une a los dos mundos. Esa posición sugiere que la cuenca tiene lo que se llama una anomalía de masa positiva: que tiene más masa que el promedio de la corteza helada de Plutón. Cuando la gravedad de Caronte tira de Plutón, tiraría proporcionalmente más de las zonas de mayor masa, lo que habría movido el planeta hasta que Sputnik Planum se alineara con el eje de mareas.

Sin embargo, una anomalía de masa positiva haría de Sputnik Planum un «bicho raro» en lo que a cráteres se refiere.

«Un cráter de impacto es básicamente un agujero en el suelo», dice Johnson. «Consiste en que desaparece un montón de material, por lo que sería de esperar una anomalía de masa negativa, pero eso no es lo que vemos en Sputnik Planum. Eso hizo que la gente se pusiera a pensar cómo se pudo producir esa anomalía de masa positiva».

Explicación

Parte de la respuesta es que, después de su formación, la cuenca se ha ido llenando parcialmente con hielo de nitrógeno. Esa capa de hielo añade algo de masa a la cuenca, pero no es suficientemente gruesa por sí sola para hacer que Sputnik Planum tenga masa positiva, dice Johnson.

El resto de la masa podría estar generado por un líquido que está «al acecho» debajo de la superficie.

Al igual que una bola de bolos soltada en un trampolín, un gran impacto crea un hueco en la superficie de un planeta, seguido de un rebote. Ese rebote tira del material hacia arriba, desde el fondo de interior del planeta. Si ese material surgente es más denso que lo que ha arrancado el impacto, el cráter termina con la misma masa que tenía antes de que ocurriera el impacto. Este es un fenómeno al que los geólogos se refieren como compensación isostática.

El agua es más densa que el hielo. Así que si había una capa de agua líquida bajo la capa de hielo de Plutón, pudo haber brotado tras el impacto de Sputnik Planum, equilibrando la masa del cráter. Si la cuenca comenzó con masa neutra, la capa de nitrógeno depositada más tarde sería suficiente para crear una anomalía de masa positiva.

Modelos

«Este escenario requiere un océano líquido», dice Johnson. «Queríamos ejecutar modelos informáticos del impacto para ver si esto es algo que realmente sucedería. Lo que encontramos es que la producción de una anomalía de masa positiva es bastante sensible al espesor de la capa de océano. También es sensible a lo salado que sea el océano, debido a que el contenido de sal afecta a la densidad del agua».

Los modelos simulan el impacto de un objeto lo suficientemente grande como para crear una cuenca del tamaño de Sputnik Planum, golpeando Plutón a una velocidad esperada para esa parte del sistema solar. La simulación utilizó diversos espesores de la capa de agua debajo de la corteza, desde 0 hasta 200 kilómetros de espesor.

El escenario que mejor reconstruyó la profundidad observada de Sputnik Planum, al tiempo que creaba un cráter con compensación de masa, era uno en el que Plutón tiene una capa de océano más de 100 kilómetros de espesor, con una salinidad de alrededor del 30 por ciento (la del Mar Muerto es del 28%, y la de los océanos terrestres, el 3,5%).

«Lo que esto nos dice es que si Sputnik Planum es de hecho una anomalía de masa positiva -y parece que así es- esta capa de océano de por lo menos 100 kilómetros de espesor tiene que estar ahí», dice Johnson. «Es bastante sorprendente para mí que este cuerpo tan lejano del sistema solar pueda tener agua líquida.»

A medida que los investigadores sigan analizando los datos enviados por New Horizons, Johnson tiene la esperanza de que surja una imagen más clara del posible océano de Plutón.

Han co-escrito el artículo Timothy Bowling, de la Universidad de Chicago, y Alexander Trowbridge y Andrew Freed, de la Universidad de Purdue (Indiana).

Referencia bibliográfica:

Brandon C. Johnson, Timothy J. Bowling, Alexander J. Trowbridge, Andrew M. Freed: Formation of the Sputnik Planum basin and the thickness of Pluto’s subsurface ocean. Geophysical Research Letters (2016). DOI: 10.1002/2016GL070694

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • El Telescopio Webb podría detectar civilizaciones alienígenas por su nivel de contaminación del aire 22 febrero, 2022
    El nuevo Telescopio Espacial James Webb podría ser capaz de identificar otras civilizaciones con avance tecnológico, a través de la detección de las "huellas" de su contaminación atmosférica, como por ejemplo la presencia de clorofluorocarbonos (CFC). Las tecnofirmas podrían finalmente resolver el misterio: ¿estamos solos en el Universo o existen otros mundos con civilizaciones tecnológicas?
    Pablo Javier Piacente
  • Una enorme llamarada que estalló desde el otro lado del Sol presagia futuras tormentas geomagnéticas 22 febrero, 2022
    Una colosal llamarada solar impactó con fuerza en el espacio hace pocos días: aunque en este caso no alcanzó a la Tierra por registrarse en el otro lado del Sol, podría presagiar futuras tormentas geomagnéticas que impacten en nuestro planeta cuando la región solar activa gire hacia nosotros.
    Pablo Javier Piacente
  • Egipto celebra hoy una alineación solar legendaria 22 febrero, 2022
    Egipto celebra hoy por todo lo alto la alineación solar con el templo de Abu Simbel, que ocurre dos veces al año: ilumina las estatuas de Ramses II, de Ra el dios del Sol, y de Amón rey de los dioses, dejando en la oscuridad a la estatua del dios Ptah por estar asociado a […]
    Redacción T21
  • El tambaleo de Marte, nuevo misterio para la ciencia 22 febrero, 2022
    La oscilación en el eje de rotación de Marte, recientemente detectada, representa un nuevo misterio para la ciencia que dos científicos españoles pueden tal vez aclarar: un nuevo modelo dinámico aplicable a la mecánica celeste encaja con el tambaleo observado en el planeta rojo.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La rapidez mental casi no cambia a lo largo de la vida 21 febrero, 2022
    Nuestra capacidad para resolver problemas rápidamente se mantiene prácticamente inalterable de los 20 a los 60 años de edad, según un nuevo estudio. La rapidez con la cual logramos procesar la información cognitiva inicia su declive sobre edades más avanzadas, permaneciendo estable durante décadas. 
    Pablo Javier Piacente
  • Identifican al primer asteroide con tres lunas 21 febrero, 2022
    Los astrónomos han comprobado que un asteroide descubierto en el siglo XIX en el cinturón de asteroides, y denominado 130 Elektra, tiene la mayor cantidad de satélites de cualquier cuerpo del cinturón principal, y que es el único sistema de asteroides cuádruple conocido en el Sistema Solar. Posee 260 kilómetros de diámetro y cuenta con […]
    Pablo Javier Piacente
  • Músicos y químicos usan el sonido para comprender mejor la ciencia de la vida 21 febrero, 2022
    Los músicos están ayudando a los científicos a analizar datos, comprender mejor el plegamiento de proteínas y hacer nuevos descubrimientos bioquímicos a través del sonido. Es más fácil escuchar sonidos que interpretar datos.
    University of Illinois/T21
  • El espacio provoca cambios profundos en el cerebro de los astronautas 21 febrero, 2022
    El cerebro de los astronautas que están medio año en el espacio reconfigura las conexiones de los centros sensoriomotores para adaptarse a los movimientos en condiciones de ingravidez. La neuroplasticidad funciona también en el espacio.
    N+1/T21
  • "En el mundo microscópico de los átomos y las moléculas es donde van a salir nuevas tecnologías" 20 febrero, 2022
    MCHB. Usted en la actualidad se encuentra como director de la División Técnica de Óptica Cuántica del Instituto Max Planck en Múnich (Alemania) e imparte numerosos cursos y conferencias alrededor del mundo en torno a una física cuántica de las informaciones, donde nos expone como los físicos cuánticos utilizan leyes muy diferentes a las aplicadas […]
    Marisol Chévez Hidalgo-Bonefil
  • La próxima pandemia mundial podría ser provocada por un virus artificial 20 febrero, 2022
    La próxima pandemia mundial podría ser desencadenada por un virus artificial porque la biología sintética experimenta a sus anchas sin regulación alguna y expone públicamente sus protocolos, abriendo la puerta a una carrera armamentista biológica.
    Redacción T21