Tendencias21
Por el petróleo, Uganda se olvida del oro

Por el petróleo, Uganda se olvida del oro

Uganda se dispone a explotar unos 2.000 millones de barriles de petróleo descubiertos cerca de su frontera occidental, mientras presta poca atención a grandes recursos mineros que se encuentran en algunas de las zonas más pobres de este país. Las riquezas minerales ugandesas deberían aprovecharse para crear empleos y combatir la pobreza, dijo a IPS […]

El artículo Por el petróleo, Uganda se olvida del oro fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

El gobierno de Uganda pone su atención en la riqueza petrolera y olvida por ahora los vastos recursos mineros. Crédito: Wambi Michael/IPS

El gobierno de Uganda pone su atención en la riqueza petrolera y olvida por ahora los vastos recursos mineros. Crédito: Wambi Michael/IPS

Por Wambi Michael
KAMPALA, Nov 11 2013 (IPS)

Uganda se dispone a explotar unos 2.000 millones de barriles de petróleo descubiertos cerca de su frontera occidental, mientras presta poca atención a grandes recursos mineros que se encuentran en algunas de las zonas más pobres de este país.

Las riquezas minerales ugandesas deberían aprovecharse para crear empleos y combatir la pobreza, dijo a IPS el director ejecutivo del no gubernamental Instituto de África para la Gobernanza Energética, Dickens Kamugisha.

“Los ingresos de esa rica base de recursos tienen potencial para transformar nuestra economía. Se podría así redoblar la lucha contra la pobreza y las enfermedades y mejorar los servicios sociales para todos los ugandeses”, sostuvo.

Esta nación de África oriental cuenta con importantes yacimientos de oro, cobre, cobalto y uranio.

En 2006 se descubrieron reservas petroleras de unos 2.000 millones de barriles (de 159 litros) en la zona del lago Albert, cerca de la frontera con la República Democrática del Congo.

Uganda redujo la proporción de población pobre de 50 por ciento, en los años 90, a 24,5 por ciento en 2010, según el Informe 2013 de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

No obstante, la pobreza sigue arraigada en algunas áreas rurales, donde viven más de 85 por ciento de los 36 millones de habitantes.

El informe “Is anybody listening?” (¿Alguien está escuchando?), publicado en octubre por la Red de Asesoría sobre la Pobreza Crónica, señala que, a pesar del crecimiento económico sin precedentes de Uganda, “el desempleo todavía es alto, mientras los más pobres y los más vulnerables siguen teniendo dificultades para acceder a servicios sociales básicos”.

“Por ejemplo, más de 30 por ciento de las niñas y los niños de los hogares pobres no están inscriptos en la escuela”, según el estudio.

En las últimas dos décadas, el producto interno bruto de este país creció en promedio 7,5 por ciento al año.

Según Onesmus Mugyenyi, analista de la Coalición de Defensores para el Desarrollo y el Ambiente, el grado de pobreza persistente se relaciona estrechamente con la incapacidad del gobierno para explotar en forma sostenible los recursos naturales.

La población rural “se emplea en actividades que dependen de recursos naturales, particularmente la agricultura. Por tanto, una explotación sostenible es clave para reducir la pobreza”, dijo Mugyenyi a IPS.

El analista reconoció que hay leyes y políticas adecuadas para administrar la riqueza natural, pero no se aplican.

“Estamos degradando los mismos recursos que deberíamos aprovechar para reducir de la pobreza”, afirmó.

El ministro de Desarrollo Minero, Peter Lokeris, admitió que el gobierno aún no cuenta con la capacidad necesaria para explotar en forma provechosa la minería, el petróleo y el gas.

“Se necesita experiencia y recursos financieros. Hemos puesto en práctica leyes y construido capacidades para comenzar la explotación de esos minerales”, dijo a IPS.

Por ahora, esa explotación se hace ilegalmente.

Los mineros artesanales se dedican a la extracción informal de oro con métodos inadecuados que ponen en riesgo su propia vida, indicó Kamugisha. “Lo peor de todo es que no se puede seguir el rastro del oro extraído, pues no es declarado”.

Kamugisha estima que esa minería artesanal produjo 28,3 millones de dólares en oro en 2008, mientras las exportaciones formales del metal totalizaron 35,3 millones de dólares.

En Karamoja, noreste de Uganda, hay yacimientos de más de 50 minerales. Pero su población está hundida en la pobreza.

Alrededor de 82 por ciento de los habitantes de Karamoja son pobres, y solo ocho por ciento tienen acceso a saneamiento, según datos de la Oficina de Estadísticas de Uganda.

La desnutrición aguda afecta a 10,9 por ciento de los habitantes de la zona, mientras el promedio nacional es de seis por ciento.

“El sector minero en Karamoja se caracteriza por métodos insostenibles, malas condiciones sanitarias y de seguridad, trabajo infantil, desigualdad de género, precios injustos y degradación ambiental”, describió Isaac Kabong, director ejecutivo de la Organización Cristiana Ecológica, en diálogo con IPS.

La extracción de recursos naturales es difícil en la región por la inseguridad reinante, que debe atribuirse al abigeato y a los choques entre clanes tribales, según Bob Opio, representante del gobierno central en Moroto, uno de los siete distritos de Karamoja.

Este clima “abrió la puerta a los contrabandistas de minerales de países vecinos, como Sudán del Sur y Kenia. En medio de esa confusión, la autoridad del distrito no puede recolectar las regalías que beneficiarían a la población local de Karamoja”, explicó Opio a IPS.

En la Actualización Económica de Uganda, publicada en agosto, el Banco Mundial insistió en la necesidad de diversificar la base económica y proveer nuevas fuentes de empleo.

Según el informe de la Red de Asesoría sobre Pobreza Crónica, la mayoría de los ugandeses dependen de la agricultura para subsistir.

“Aunque la economía de Uganda creció rápidamente en la mayor parte de la década pasada y seguirá haciéndolo, una significativa proporción de la población no se beneficia de esa expansión”, dice en el informe Philippe Dongier, director del Banco Mundial para este país, Tanzania y Burundi.

Uganda, según el estudio, debe administrar la fuerza laboral para que abandone la agricultura de subsistencia y se incorpore al sector industrial y de servicios.

Artículos relacionados

El artículo Por el petróleo, Uganda se olvida del oro fue publicado originalmente en IPS Agencia de Noticias.

Fuente : http://www.ipsnoticias.net/2013/11/por-el-petroleo…

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Espectacular eclipse solar en Fobos, la luna de Marte 22 abril, 2022
    Un impactante eclipse solar de Fobos, una de las dos lunas marcianas, fue registrado por el rover Perseverance sobre la superficie de Marte. Según los científicos de la NASA, las observaciones permitirán profundizar sobre la relación existente entre las fuerzas gravitacionales que ejerce la luna y la conformación interna de Marte. 
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren un nuevo tipo de explosión estelar 22 abril, 2022
    Los astrónomos han descubierto un tipo desconocido de explosión estelar que ocurre con frecuencia en algunas enanas blancas. Son explosiones termonucleares que tienen la millonésima parte de la fuerza explosiva de una nova.
    ESO/T21
  • La consciencia podría estar arraigada en un proceso cuántico 22 abril, 2022
    Una nueva investigación ha observado cómo los anestésicos afectan al comportamiento de unas pequeñas estructuras de las neuronas y sugiere que la consciencia está sostenida por procesos cuánticos del cerebro, aunque el resultado no es definitivo.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Una sonda espacial visitaría Urano en 2031 21 abril, 2022
    Según un comité científico, Urano es uno de los cuerpos más intrigantes del Sistema Solar, y debería ser visitado por una sonda en 2031: su baja energía interna, dinámica atmosférica activa y campo magnético complejo presentan grandes enigmas. Además, las grandes lunas de roca helada de Urano han mostrado evidencia sorprendente de actividad geológica y […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren cómo manipular el comportamiento ante un peligro 21 abril, 2022
    Una investigación de la Universidad de Basilea ha descubierto que en el procesamiento cerebral del miedo no solo están implicadas las neuronas, sino también individualmente las dendritas. Se pueden utilizar para manipular el comportamiento ante un peligro.
    N+1/T21
  • La ciencia aconseja cómo hablar con los hijos de la guerra en Ucrania 21 abril, 2022
    Hablar con los hijos de la guerra en Ucrania con sinceridad, realismo y confianza les ayudará a navegar por las complicadas emociones que suscita el conflicto. La preocupación por la guerra significa que los niños tienen empatía. La clave es no dejar que el miedo los paralice.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Identifican a la roca más caliente que existió en la Tierra 20 abril, 2022
    La roca más caliente jamás descubierta en la corteza terrestre alcanzó durante su formación una temperatura de 2.370 grados Celsius, incluso superior a la registrada en gran parte del manto terrestre. La roca, una pieza de vidrio negro del tamaño de un puño, se derritió en el impacto de un meteorito hace unos 36 millones […]
    Pablo Javier Piacente
  • La vida tiene muchas posibilidades de existir en Europa, la luna de Júpiter 20 abril, 2022
    Las bolsas de agua líquida a escasa profundidad bajo la capa de hielo que domina a Europa, una de las lunas de Júpiter, podrían ser comunes e incrementarían considerablemente las condiciones de habitabilidad del satélite, convirtiéndolo en el candidato ideal para el hallazgo de algún tipo de vida extraterrestre.
    Pablo Javier Piacente
  • La pobreza y la criminalidad se marcan en el cerebro de los recién nacidos 20 abril, 2022
    Dos investigaciones paralelas realizadas con mujeres embarazadas han descubierto que la pobreza de las madres provoca una reducción del cerebro de los recién nacidos, y que la criminalidad en el entorno disminuye las conexiones neuronales de los bebés.
    Redacción T21
  • Las misteriosas señales de radio cósmicas serían desgarradores gritos planetarios 20 abril, 2022
    El desgarramiento de planetas lejanos, atraídos por la gravedad de sus respectivas estrellas, crea un grito de ondas de radio que percibimos como FRB. Las dejamos de recibir cuando los restos planetarios se alejan siguiendo sus órbitas.
    Eduardo Martínez de la Fe