Tendencias21

¿Por qué Internet debería imitar al cerebro, y la economía a la naturaleza?

Las redes naturales son más estables y eficientes que las redes artificiales, como Internet. ¿Por qué? Un equipo internacional de investigadores ha descubierto que la clave está en la relación entre la estructura interna de cada red natural y el patrón de conexiones que cada una de esas redes establece con otras redes. Lograr imitar ese paradójico equilibrio permitirá mejorar las redes no biológicas, como los sistemas financieros o de suministro energético y de información.

¿Por qué Internet debería imitar al cerebro, y la economía a la naturaleza?

A pesar de que se ha dicho que el cerebro de un niño muy pequeño funciona como Internet en sus inicios; y el de un adolescente como una compleja y moderna red de fibra óptica, lo cierto es que las redes naturales –como las del cerebro- aún superan a las redes artificiales (como las eléctricas e Internet) en eficiencia y estabilidad. ¿Por qué razón?

Los científicos se devanan los sesos por tratar de averiguarlo, porque descubrir este punto permitiría imitar mejor a las redes naturales en contextos no biológicos, como el diseño de infraestructuras eficientes para sistemas de red eléctrica, datos o Internet, o la construcción de redes financieras robustas.

Un estudio internacional, liderado desde el City College de Nueva York y publicado en Nature Physics, ha revelado ahora que las ventajas de las redes naturales con respecto a las artificiales radican en lo siguiente: la relación entre la estructura interna de cada red y el patrón de conexiones que cada red establece con otras redes (las redes en la naturaleza no actúan de manera aislada, sino que intercambian información y dependen las unas de las otras para funcionar apropiadamente, escriben los científicos en dicha revista).

“En concreto hemos demostrado que si las interconexiones entre redes las proporcionan nodos con una alta conectividad dentro de su red (hubs) y hay un grado moderado de convergencia en las conexiones, el sistema de red de redes es estable y robusto a los fallos”, ha explicado a Sinc Santiago Canals, investigador del Instituto de Neurociencias (CSIC-Universidad Miguel Hernández) y coautor del trabajo.

La prueba en redes neuronales

Para probar su planteamiento, el equipo de investigadores empleó el cerebro humano como banco de pruebas.

Usando la tecnología de imagen por resonancia magnética nuclear (fMRI), que permite mostrar en imágenes las regiones cerebrales que ejecutan una tarea determinada, examinaron redes cerebrales funcionales en dos experimentos. En uno de ellos, el cerebro desarrollaba tareas; en el otro permanecía en estado de descanso.

De esta forma, confirmaron que las redes neuronales del cerebro se conectan siguiendo una topología que maximiza la estabilidad.

“Los resultados obtenidos no solo contribuyen a desvelar el secreto de la estabilidad en los sistemas de redes naturales, sino que proporcionan predicciones teóricas específicas sobre cómo deberían interconectarse las redes, de cualquier tipo, para ser estables”, señala Canals.

Según los autores, la consistencia entre las observaciones experimentales y las predicciones hacen que su teoría sea una buena candidata para estudiar redes muy complejas. Su conocimiento, como se ha dicho, podría ser trasladado más allá de la naturaleza.

“Entender cómo los sistemas naturales han resuelto, tras miles de años de presión evolutiva, el problema de la estabilidad en las redes de redes, puede enseñarnos a construir otras similares resistentes a fallos, eligiendo la mejor forma de conectar los elementos del sistema en base a un conocimiento teórico, y no por el método de prueba y error”, concluye Casals.

Referencia bibliográfica:

Saulo D. S. Reis, Yanqing Hu, Andrés Babino, José S. Andrade Jr, Santiago Canals, Mariano Sigman, Hernán A. Makse. Avoiding catastrophic failure in correlated networks of networks. Nature Physics (2014). DOI: 10.1038/nphys3081.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Siete incendios forestales rodean a la central nuclear de Chernóbil 24 marzo, 2022
    Siete incendios forestales, que superan diez veces los criterios de clasificación de emergencia de Ucrania, están rodeando a la central nuclear de Chernóbil y pueden dispersar los contaminantes radiactivos que quedaron del accidente nuclear de 1986, sin que esté operativo un sistema se seguimiento.
    Redacción T21
  • Los sonidos pueden rescatar del aislamiento profundo a los pacientes de ELA 24 marzo, 2022
    Una nueva investigación ha comprobado que los sonidos se pueden usar para que personas inmovilizadas pero conscientes puedan comunicarse con los médicos, familiares y amigos. Funcionó con éxito en un paciente de ELA que ya ni podía mover los ojos.
    N+1/T21
  • El asteroide que terminó con los dinosaurios fue más destructivo de lo que pensamos 23 marzo, 2022
    Las secuelas del asteroide que eliminó a los dinosaurios de la faz de la Tierra fueron aún más brutales de lo que creíamos: cantidades masivas de azufre fueron arrojadas a la estratosfera. Posteriormente, una gran nube de gases bloqueó al Sol y enfrió la Tierra durante décadas o siglos, para luego caer como lluvia ácida […]
    Pablo Javier Piacente
  • Revelan detalles de misteriosos "círculos de radio" descubiertos en el espacio 23 marzo, 2022
    Cinco “círculos de radio” identificados en el espacio desconciertan a los científicos. Se trata de anillos de emisiones de radio muy débiles, que rodean a galaxias con un agujero negro extremadamente activo en su centro. Las enormes estructuras solo se detectan a través de radiotelescopios: se esfuman al intentar observarlas con telescopios ópticos, infrarrojos o […]
    Pablo Javier Piacente
  • Las baterías cuánticas pueden reducir a segundos la recarga de los vehículos eléctricos 23 marzo, 2022
    Una investigación desarrollada en Corea del Sur ha descubierto un sistema para que la recarga de los coches eléctricos se reduzca a 3 minutos en casa y a 9 segundos en una estación. Aplica tecnologías cuánticas que recargan de golpe todas las celdas de la batería.
    IBS/T21
  • Identificados más de 5.000 planetas fuera de nuestro sistema solar 23 marzo, 2022
    El recuento de exoplanetas confirmados por la NASA acaba de superar los 5.000, aunque suponemos que en la Vía Láctea hay cientos de miles de millones. No sabemos nada de ellos, pero es inevitable que encontremos vida más allá del sistema solar.
    JPL/T21
  • La información sería el quinto estado de la materia en el Universo 22 marzo, 2022
    El contenido de la información de cada partícula podría medirse en términos de masa: se lograría a través de la colisión entre partículas y antipartículas. De esta forma, podría comprobarse que la información es un estado más de la materia.
    Pablo Javier Piacente
  • En cualquier momento, el Sol puede dejarnos incomunicados 22 marzo, 2022
    Las tormentas solares de mayor intensidad, como algunas que se han registrado a lo largo de la historia del planeta, harían que la Tierra quede incomunicada: al no funcionar los servicios de Internet y producirse fallas eléctricas severas, todo el sistema de comunicación global se paralizaría. Tan solo es cuestión de tiempo que esto suceda.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren cuáles son las profesiones más aburridas del mundo 22 marzo, 2022
    El analista de datos es la profesión más aburrida del mundo, seguida de los contables, fiscales, bancarios y agentes de seguros. Artistas, científicos, periodistas, médicos y profesores son las profesiones más apasionantes.
    Redacción T21
  • La vida en la Tierra pudo surgir solo con moléculas de ARN 22 marzo, 2022
    Una nueva investigación sugiere que la vida en la Tierra surgió a partir de la actividad de las moléculas de ARN, sin necesidad de proteínas ni de ADN: científicos japoneses han creado una molécula de ARN que se replica, diversifica y desarrolla hasta la complejidad.
    Eduardo Martínez de la Fe